Inicio » Carrusel » Cosecha y producción de achiote, tradición de sabor y color
FOTO: achiote.org

Cosecha y producción de achiote, tradición de sabor y color

MARIO LEÓN. DIARIO PRESENTE. Con información del SIAP-SADER.

De generación en generación ha sido la actividad económica de muchas familias.

Esta actividad es parte de la economía familiar en varias comunidades paraiseñas.

PARAÍSO, Tabasco. En toda una tradición se ha convertido en las familias de este municipio la cosecha del Achiote, en donde por generación se venía heredando el proceso para cosechar grandes cantidades, como parte de la ayuda a la economía familiar, sin embargo, la producción ha bajado, debido a la falta de la siembra del colorante o tal vez por la ardua labor que conlleva para sacar la pasta.

La cosecha del Achiote inicia en estos meses, poco a poco la semilla, el racimo de fruta se va poniendo roja hasta alcanzar su madurez, listo para ser cortado, en donde la mata tiene una vida productiva de más de 12 años, y su producción varía según el tipo del terreno donde se encuentre la mata. Si está al aire libre es posible que dé buena producción, si está debajo de otros árboles sería nula producción por la sombra que recibe.

En la ranchería Oriente, la familia de la Cruz Jiménez, se dedica a la producción de achiote, la cual lleva varios años produciendo, en donde el primer paso es ver que el fruto esté llegado -maduro para cortarlo-, acarrearlo a la vivienda y posteriormente desconchar el fruto.

El segundo paso es lavar toda la semilla en un recipiente grande -según la cantidad de producción- y posteriormente el agua se cuela con una tela muy fina y se coloca en el fuego -en este caso en el fogón- en donde se está meneando con una paleta de madera hasta que se espesa el agua convirtiéndose en una pasta que es el achiote.

Una vez que la pasta está hecha, se saca del recipiente, se espera que se enfríe colocando la pasta en hoja de plátano y luego se procede a cortar los pedacitos de pastas, ya sea para comercializarlos o guardarlos.

En la Ranchería Nicolás Bravo tercera sección, Doña Magnolia Hernández, es una mujer trabajadora y productora de achiote, produce el colorante que se usa en la cocina tabasqueña, mismo que comercializa en este municipio, en donde los 100 gramos tienen un costo de 100 pesos y el kilogramo en mil pesos.

ES ESENCIAL

Tradición tabasqueña

12 años, o más, es la vida útil de una planta de achiote.

100 pesos es el costo por cien gramos; el kilo ronda los mil pesos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *