martes , 22 septiembre 2020
Inicio » Noticias » Estatales » Covid-19 enferma al campo; siembras se pudren por cierre de mercados

Covid-19 enferma al campo; siembras se pudren por cierre de mercados

PEDRO TONANTZIN, CORRESPONSAL. EXCÉLSIOR.

Las medidas de distanciamiento y la cuarentena, no contemplaron una estrategia para que los productos de los campesinos sigan llegando a los consumidores

El precio del pepino, por ejemplo, se cotiza a 3 pesos en el campo, pero su costo para producirlo es de 6 pesos. Foto: Cuartoscuro.

TEMOAC, Morelos.- El Covid-19 enfermó al campo, los mercados y centros de distribución de verduras y frutas frescas han parado o disminuido sus actividades, los precios cayeron, algunos productos de plano ni los compran y las cosechas podrían echarse a perder en la tierra.

El precio del pepino, por ejemplo, se cotiza a 3 pesos en el campo, pero su costo para producirlo es de 6 pesos, es decir, los campesinos para cortarlo y entregarlo tendrían que poner tres pesos más de su bolsa, por ello es mejor abandonar las siembras.

“Tenemos producto ya listo para salir, pero ya no, es mejor que se eche a perder aquí, ya no, no conviene trasladarlo, este producto llegó a su punto más bajo y otros podrían seguir esa misma ruta los próximos días, explicó Martín Salazar Camacho,  productor de pepino.

Las medidas de distanciamiento y la cuarentena, no contemplaron una estrategia para que los productos de los campesinos sigan llegando a los consumidores, quienes en Cuernavaca por ejemplo pagan de 10 hasta 20 pesos por el kilo de pepino según la calidad del mismo.

“Si nosotros paramos, qué van a consumir los de la ciudad, porque nosotros producimos lo que se come en la ciudad, imagínese que por ejemplo, por el bajo precio y que ya no recuperamos el bajo costo tendríamos que dejar todo esto que tenemos, porque ya no sería costeable para nosotros porque ya no hay quien nos compre nuestro producto”, Catalina Montaño Barreto productora de jitomate.

Catalina lamentó que el gobierno no tenga un plan, para que las cosechas no se pudran en el campo y los campesinos no puedan recuperar lo que invirtieron en la siembra de lo sus productos.

“Y pues más que nada los que saldrían perjudicados serían la gente de la ciudad, porque si en campo para, ¿de dónde van a llevar productos?, el gobierno debería tener un plan para ver de qué forma hacerle llegar los productos de los campesinos”, manifestó.

Por lo pronto ha comenzado el corte de los pepinos en los viveros ubicados en varios puntos del estado, entre ellos la comunidad de Popotlán ubicado en el municipio de Temoac, pero este paró con la caída del precio y los jornaleros despedidos.

“Ayer me tocó hablar con otro productor, que me dijo que él tenía entrego en la Mor-Mex de Cuautla, me dijo que tenía entrego de 80 cajas el día de ayer, pero a la mera hora le hablaron y le dijeron, -mira mejor esa carga no me la traigas, tírala o véndela donde tú puedas, porque yo, ya no tengo donde almacenarla”, manifestó Martín Salazar.

Los productores han pedido que el Gobierno intervenga para que las cosechas no se pudran en las parcelas o en los viveros:

“Si el gobierno estaría bien que el producto se vendiera más que nada, por nosotros estaría bien que nos compraran en precio, aunque nosotros no ganáramos pero que nuestro producto no se quedara acá, porque nuestro producto se queda parado, pero dices esto ya está bueno lo voy a llevar a vender, pero quien te lo va a comprar ahorita no hay nadie que te lo compre”.

Otros productos que también están en riesgo es el jitomatecuyo preció cayó más del 60 por ciento, Catalina Montaño precisó:

“Pues el precio está en siete pesos el kilo, pues ahorita de esto que está pasando, pues los precios se vinieron abajo, anteriormente estaba a mejor precio, porque la caja valía 500 pesos y ahorita está sólo en 200, 22”, dijo.

En el caso del jitomate, el precio de compra a los campesinos es de 7 pesos, pero en los mercados puede ir de los 15 a los 20 pesos de acuerdo a su calidad, es decir que en esta baja de precios no hay precios justos para los campesinos.

En el caso de los comercializadores si decidieran parar, sólo cerrarían sus cortinas y despedirían a sus trabajadores, pero los campesinos se quedan con las siembras y sus productos que se desperdician, además de las deudas en caso de tener créditos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *