Inicio » Noticias » Estatales » Crea empresa de agricultura productos de belleza y salud

Crea empresa de agricultura productos de belleza y salud

Maritza Mena. El Sol de Puebla.

PUEBLA, Puebla. Fosforita de México, SA de CV, es una empresa poblana que nació para transitar a la agricultura orgánica a través de fertilizantes hechos a base de minerales, sin embargo, su línea de productos se ha extendido al ramo de la salud, para disminuir padecimientos, explicó Diana Lozada, encargada de Desarrollo Organizacional.

La creación de abonos minerales es la principal fortaleza de la compañía, pero en el Foro Global Agroalimentario presentó algunos productos que pueden ayudar a disminuir padecimientos en el estómago e incluso eliminar metales pesados en el cuerpo que pudieron haber sido ingeridos, dijo.

Las bases de los productos son minerales como magnesio, dolomita o roca fosfórica. “Ofrecemos una amplia gama de productos minerales de alta calidad y pureza para la agricultura orgánica a precios competitivos”, dice la página web de la empresa que está ubicada en la colonia La Libertad.

A través de una mina en Hidalgo, que funciona desde hace 70 años, Fosforita de México obtiene los minerales que son usados en los productos que elabora.

“Nuestros productos estrella son los fertilizantes, pero de ahí se ha ido innovando con jabones con cargas minerales, además de productos a base de arcilla”, explicó Lozada en entrevista.

Zeolita clinoptitolita es el nombre de uno de los productos, que, de acuerdo con la encargada de desarrollo organizacional, es útil en caso de que el cuerpo de alguna persona tenga metales pesados. Su aspecto es como de un polvo color gris, que es ingerido para retirar plomo, cadmio o zinc, alojados en el organismo por alguna razón.

Asimismo, resaltó que existen otros productos con minerales que aportan calcio a los huesos, mientras que los hay también a base de magnesio para quitar el dolor de estómago. Su línea de productos se ha extendido al área de la belleza, ya que tiene jabones, infusiones aromáticas, también a base de minerales, cremas con propiedades especiales y otros productos.

“Desde 1972 hasta el día de hoy, nos hemos dedicado con esmero a nutrir al campo mexicano con nuestra roca fosfórica natural de origen marino-sedimentario, excelente para la elaboración de fertilizantes solubles, así como para su aplicación directa por su alta reactividad y gran aporte de fósforo, calcio, silicio y micronutrientes”, señala la empresa.

Desarrollan poblanos fertilizantes orgánicos

kolibri-fertilizantes-organicos

Por otra parte, Kolibrí es el nombre de la empresa poblana que nació hace año y medio como una alternativa para disminuir los daños al suelo provocados por los fertilizantes hechos con componentes químicos, dijo Gonzalo Escobedo, encargado de proyectos de la compañía.

Actualmente, explicó, en el 80 por ciento de la superficie agrícola en el estado se usan productos que afectan la fertilidad del suelo y sólo en 20 por ciento se utilizan orgánicos.

La base del fertilizante, que nació en Tehuacán, es de gallinaza y agregados, y se produce en tres pasos que son triturar y mezclar la materia prima, su descomposición por medio de microorganismos controlados a través de volteos, mezcla y humedad, así como calor.

En el stand del Foro Global Agroalimentario, donde mostró el fertilizante, explicó que el proceso de elaboración del abono orgánico tarda alrededor de cuatro meses y es sometido a temperaturas elevadas para eliminar cualquier agente que pueda ser dañino.

“El problema con los productos a base de químicos es que guardan componentes dañinos que afectan el suelo cada año y lo hacen más infértil”, comentó en entrevista.

La compañía avícola de la cual obtiene Kolibrí la materia prima tiene 30 años de fundada, sin embargo, hace alrededor de un par de años nació la idea de crear un fertilizante natural que fuera amigable con la naturaleza y también accesible para todos los bolsillos.

Mientras que un bulto de abono a base de gallinaza tiene un precio en el mercado de 60 pesos, uno químico puede llegar a los mil 400 pesos, dijo, con la diferencia de que éste último tendrá un efecto nocivo para la salud de los habitantes, y también para la tierra.

Escobedo explicó que la salud de las personas se ve afectada porque cuando una planta o fruto crece los residuos llegan a quedar en el alimento que se consume.

“Este producto se desarrolla entre tres y cuatro meses a través de la fermentación aeróbica, se va moviendo hasta que se logra el peso y la textura, también se pasa por calor a 70 grados y así se deja libre de componentes dañinos e es inocuo”, añadió.

Compartió que por lo pronto la distribución del fertilizante orgánico se encuentra en el municipio de Tehuacán, pero en poco tiempo será abierta una tienda en Puebla con la finalidad de llegar a muchos más clientes que puedan estar más cerca de la capital del estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *