miércoles , 5 agosto 2020
Inicio » Noticias » Estatales » Baja California » Crece impulso a huertos caseros y consumo local
Carmelo Hernández Zalvaza trabaja como investigador y maestro en la Universidad Autónoma de Baja California, en la división de Ciencias Agrícolas en el Valle de Mexicali. Foto Eneida Sánchez Zambrano.

Crece impulso a huertos caseros y consumo local

ENEIDA SÁNCHEZ NAVARRO. LA JORNADA BAJA CALIFORNIA.

MEXICALI, Baja California. Cuando vestía pantalones flojos, usaba gorras de lado o con la visera para atrás, saludaba de manera llamativa con sus dedos pulgar y meñique no imaginaba que su pasión y nueva forma de vida sería a través de la botánica y la experimentación de nuevos cultivos que propician mejores condiciones de salud y a la sociedad.

Carmelo Hernández Zalvaza es un investigador y maestro en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), en la división de Ciencias Agrícolas en el Valle de Mexicali, y combina su actividad con un movimiento social y ecológico que se basa en volver al origen de la agricultura, a lo natural y al fortalecimiento del consumo local.

Con un doctorado trunco en botánica, hace aproximadamente tres años logró establecer el proyecto “Demelo”, que se han extendido de cultivos experimentales a la elaboración de productos naturales, sostenimiento de viveros y concientización de la construcción de huertos en casa, comunitarios y urbanos.

Carmelo se ha dedicado a un proyecto comunitario de agroecología y biología junto con sus compañeras Susana Vargas e Inés Angulo, quienes decidieron invertir 50 mil pesos y sembrar y cosechar productos como la stevia, verdolagas, chía, hierbabuena, amaranto, albahaca, cilantro, jamaica, orégano, calabaza y chiles, entre otros.

A nivel internacional existe un movimiento social y económico de consumo local que fortalece las cadenas productivas cercanas y permite a su vez el consumo de productos 100% naturales, sin intermediarios y en apoyo a pequeños productores.

“La gente cada día enferma más de diabetes, y yo también estoy en peligro de enfermarme, empecé a investigar sobre la stevia, sus propiedades y dónde se venía, hablé a Paraguay y quería venderme la semilla a dólar y acá en Estados Unidos la encontré más barata”, relató.

Y así empezó a sembrar las semillas en el campo experimental en Mexicali, El Sauzal y Ensenada.

En el terreno de menos de 500 metros cuadrados, divide sus productos en pequeños invernaderos improvisados, camina entre los surcos y reconoce en un mismo lugar cinco tipos de albahaca, hierbabuena y demás plantas que convergen bajo una misma sombra.

La stevia natural en planta o seca no sólo sirve para endulzar sino para limpiar dientes y ayuda a disminuir los niveles de azúcar, porque tiene un proceso de limpieza del páncreas.

Actualmente, comercializa la hoja seca, que se utiliza para agua fresca y puede mezclarse con limón o jamaica; o la planta verde, cuyas hojas son utilizadas como endulzante. En marzo pasado los productos Demelo fueron expuestos y comercializados en Agrobaja.

Explicó que otra manera de utilizarla es en licores o mermeladas. El proceso de crecimiento de la stevia es el siguiente: se siembra en enero, se trasplanta en febrero y en abril se cosecha. Una planta puede durar hasta tres años.

La hoja de la stevia es parecida la hierbabuena y para obtener un kilo deshidratado se utilizan 12 plantas, aproximadamente. Los cuidados de esta planta originaria de Paraguay y Brasil deben ser detallados, pues no debe recibir mucha agua, ya que puede padecer una enfermedad de raíz.

Actualmente, los productos se han diversificado en plantas botánicas, que derivan en productos naturales como licores, mermeladas, cremas, productos que previenen hongos con base en plantas y control de plagas. Además de la siembra de flores, plantas aromáticas, capacitación en huertos urbanos e hidroponía.

“Ésta es una forma de hacer lo que me gusta, es una forma de empezar el patrimonio para regresar a la familia, ayudar a la población y regresar un poco a la cadena de consumo local”, describió Carmelo, quien también comparte su espacio de aprendizaje con estudiantes del CBTA, del ejido Sinaloa, a quienes deja sembrar hortalizas para que aprendan desde jóvenes a trabajar la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *