viernes , 25 septiembre 2020
Inicio » Carrusel » Crisis de floricultores por COVID-19 agrava discriminación contra trabajadoras

Crisis de floricultores por COVID-19 agrava discriminación contra trabajadoras

JOSÉ MANUEL PÉREZ. HERALDO ESTADO DE MÉXICO.

Tan sólo en Santa María Aranzasu Villa Guerrero se quedaron sin trabajo más de 200 cultivadores de flor, único sustento que tenían para llevar el pan de cada día a sus familias debido a la pandemia de COVID-19; la crisis ha dañado particularmente a estos trabajadores donde además actitudes misóginas de  productores, han hecho víctimas principalmente a las mujeres cultivadoras que llegan a ganar hasta 20 por ciento menos que los hombres por hacer el mismo trabajo durante  nueve horas al día en temporada alta.

La señora Valentina Rodríguez Hernández entrevistada por este diario, argumentó que esta crisis se extiende a todas las comunidades que se dedican al cultivo de la flor en Villa Guerrero y Tenancingo, donde hoy el desempleo cunde, y del que subsistían hasta la mitad de marzo más de 3 mil trabajadores, una gran mayoría sin gozar de seguridad social ni otro tipo de prestaciones, y menos para las mujeres de estos dos municipios.

Sin ingresos económicos 

La recolectora de flor, quien junto con cuatro de sus compañeras –que omitieron su nombre- denunciaron esta situación e hicieron notar la grave crisis económica por la que atraviesan ellas y miles de trabajadores del ramo que se quedaron sin ningún ingreso económico, y piden al Gobernador del Estado Alfredo del Mazo Maza voltear su mirada a la situación que prevalece para toda la región de dos de los principales municipios dedicados al cultivo de flor donde a muchos de los trabajadores les han recortado sus horas de trabajo o se les da dos días de labor a la semana y con la mitad de su sueldo de poco más del salario mínimo.

Los productores han reducido las jornadas de trabajo duramente a los y las trabajadoras por la caída del mercado de la flor tanto para las ventas locales como sus compromisos en la Central de Abasto de la Ciudad de México, en el mercado de las flores en el mismo Tenancingo o el Ejido de la Finca y el resto del país o hasta en Estados unidos y Canadá u Holanda que también pararon las compras, por lo que toneladas de flor se han tirado a la basura, pues muchos, sobre todo pequeños productores prefieren tirarlas, antes que venderla a precios más bajos, indicó la señora Valentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *