jueves , 21 noviembre 2019
Inicio » Noticias » Estatales » Tabasco » Cuando comer se convierte en un lujo

Cuando comer se convierte en un lujo

El constante aumento de precios a canasta básica, ha orillado a las familias tabasqueñas a modificar su dieta.
VILLAHERMOSA, Tabasco. “Hace unos años todavía nos dábamos gustos, hasta dos veces por semana porque con 150 pesos preparábamos una sopa de mariscos, a la que le poníamos de todo. Comían nuestros hijos y hasta invitábamos. Ahora, con 200 pesos, apenas y si alcanza para preparar un día de comida, y eso comprando y regateando lo más necesario”, admitió Cristóbal Avalos de los Santos.

Domiciliados en la colonia Casa Blanca, Cristóbal, un empleado federal, y su esposa Beatriz del Socorro Cuevas expresaron que ir de compras al mercado, en este caso el “Pino Suárez, era todo un acontecimiento, “traíamos de todo, la bolsa venía llena y hasta desayunábamos antojitos, que si tacos, panuchos, churros antes de que llegáramos a casa para preparar la comida del día”.

A manera de ejemplo, detalló que antes un “puchero de res” se preparaba hasta con 50 pesos porque el kilo de carne costaba entre 25 y 30 pesos, incluyendo los huesos para darle sabor. Se compraba la yuca, calabaza, zanahoria, elote, macal, tomate, cilantro, perejil y salía una olla que quedaba para el día siguiente preparándolo hasta dos veces por semana. Hoy kilo de pulpa no deja de costarte entre 80 y 90 pesos.

Cuando se trataba de pescado, comíamos con mucha holgura escogiendo mojarras criollas y tenguayacas porque el kilo costaba de 12 a 14 pesos, aún el róbalo podíamos comerlo seguido porque el kilo no pasaba de los 30 pesos. Con dos kilos era suficiente para nosotros dos y mis dos hijos (Verónica y Williams). Lo hacíamos frito, asado, en caldo como queríamos. Con 40 pesos era suficiente. Ahora un kilo de robalo te cuesta entre 100 y 130 pesos.

Los frijoles que nunca faltan, y menos ahora, el kilo costaba 6 pesos, ahora está entre los 18 y 25 pesos. La carne salada de res o de puerco, estaba en 7 y 8 pesos, hoy cuesta entre 50 y 60 pesos. “Comer frijoles, que era lo más barato, ya cuesta ahora cuando se le agrega chicharrón o carne salada. Ahora lo tenemos ahí nada más cocido para freírlo y acompañarlo con otros alimentos”.

“La carne, sólo en sueños”: Familia Jiménez

“Ganaba 48 pesos a la semana y me gastaba 8 pesos diarios en la comida. En ese entonces tenía 20 años y era peón de albañil, pero comían rebién todos mis hijos”, recapituló Manuel Jiménez Jiménez, padre de familia de El Triunfo La Manga, en la colonia Gaviotas Norte.

En el menú de esta familia integrada por su esposa Adela del Carmen Jiménez Almeida y cinco de sus hijos, lo más socorrido son los frijoles, el arroz, los huevos, el pollo y los antojitos.

“Hace mucho dejamos de comer carne, ahora si bien nos va sólo podemos comprarla los domingos. ¿Camarones? ¿postas de robalo? No señor. ¿De dónde?, si acaso en cuaresma, y eso que mejor compramos mojarras de esas carpas, que son las más baratas porque la tenguayaca ya son muy caras, el kilo está en 60 y 70 pesos. Con esos precios ya ni guardar vigilia podemos”.

En una vivienda de techo de zinc, troncos de árboles y tablas como paredes, esta familia atendió a los enviados de TABASCO HOY justo en el momento en que preparaba la comida del día consistente en frijoles con chicharrón, arroz y para acompañarlo, ya disponían de una botella de refresco de dos litros.

Adela del Carmen dijo haberse gastado 20 pesos en un kilo de frijol, 8 pesos en medio kilo de arroz, 10 en tortilla y el chicharrón, esta vez no les costó porque de visita con un familiar por suerte les regalaron unos pedazos que aprovecharon para darle sabor al caldo. Cohibida en principio, la ama de casa aseguró que de esa comida tendrían que comer siete personas, y lo más seguro, es que no quedara nada para mañana.

“Mi familia come de milagro”: Familia Hernández

Don Isidro Hernández López, campesino chontal y originario del poblado Mazateupa, dice que “como campesino y que gano diariamente cuando hay trabajo, 50 pesos diariamente para mantener a mi familia es difícil y hasta imposible”; pues agrega que la gran crisis que se ha generado en las últimas semanas debido a que los productos, como aceita, arroz, leche, fríjol, huevos, tomates, carne y pescado han aumentado considerablemente si subir el salario, los afecta considerablemente.

Precisa, que con 50 pesos solo le alcanza para comprar maíz, fríjol, azúcar café y algo de comida en su casa. “no alcanzan los jornales de trabajo, estamos sufriendo las consecuencias, pues a todo le subieron, por eso, con 50 pesos que gano, hago milagros en mi familia para comer”.

Para José de la Cruz Jiménez, con sus 60 pesos que le pagan por barrer terrenos y cuidar los cultivos de cacao, es una pena que no le aumenten a cien pesos su salario, pues con solo comprar un pollo y sus ingredientes, ahi se le acaba su jornal que se gana desde la seis de la mañana hasta la una de la tarde, soportando los intensos calores durante el día.

“La verdad, el sueldo que me pagan no me alcanza para nada, es lamentable que a todo le suban y no me suben mi día de trabajo, por eso que rayos puedo hacer con esos 60 pesos para mantener a mi familia”.

“Vivimos de frijoles con arroz”: Familia Ramírez

“Me llamo Mario Ramírez Gómez, tengo 48 años y en mi trabajo de jornalero en el campo gano 70 pesos diarios, dinero con el que apenas me alcanza para sobrevivir, ya que todo está muy caro, este pago por mi jornal no nos alcanza para comprar los alimentos que compramos en el día, carne sólo comemos una vez a la semana y gracias a que en la comunidad hay pescado un poco más barato, lo podemos consumir hasta dos veces pero por lo general normalmente nuestra comida es nada más frijoles con arroz, el cual acompañamos con calabacitas, yuca y otras verduras que venden aquí en nuestra comunidad, además de tortillas hechas a mano, la cual nos llena más y es más barata hacerla en casa”.

Por su parte, Raúl Gómez, dice “Soy tablajero desde hace 20 años, gano 80 pesos diarios, la carne no me falta ya sea de cerdo o res, ya que siempre mi patrón me regala un pedazo, pero como no solo tenemos que comer carne, nuestra alimentación la complementamos con pollo, frijoles con puerco y arroz, sardinas y verduras, como rento una vivienda aquí en la ciudad, pues el dinero prácticamente no nos alcanza, frutas ni se diga, casi no comemos, ahorita que hay mucho mango es que comemos si alguien nos regala o a veces que vamos a algún rancho a conseguir un animal para el sacrificio es que traemos alguna frutita de la zona”.

CLASE MEDIA

Ocupación: Empleado federal

Salario: $81.53.00 diarios

Miembros de la familia: 4

Consumo habitual: pollo, frijoles, bisteces, puchero, pastas

Productos a su alcance: pulpa de res, mondongo, leche

Complemento de dieta: atún, huevos, verduras, antojitos

CLASE BAJA

Ocupación: Albañil

Salario: $60.00 diarios

Miembros de la familia: 7 personas

Consumo habitual: frijoles, huevos, pastas, refrescos embotellados

Productos a su alcance: pollo, carne con hueso, mojarras (carpas)

Complemento de dieta: sardina en lata, salchichas, café, pan, tamales

CLASE BAJA

Ocupación: Agricultor de temporada

Salario: $50.00 diarios

Miembros de la familia: 6 personas

Consumo habitual: Maíz, frijoles, azúcar y café

Productos a su alcance: Tortillas, huevos

Complemento de dieta: Pollo ocasionalmente

CLASE BAJA

Ocupación: Jornalero

Salario: $70.00 diarios

Miembros de la familia: 8 personas

Consumo habitual: Maíz, frijoles, arroz

Productos a su alcance: Tortillas, huevos

Complemento de dieta: Calabacitas, yuca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *