Inicio » Noticias » Estatales » Da Narda tiro de gracia a cultivos
Las viviendas y cultivos en Collantes, el la Costa oaxaqueña quedaron entre el agua.

Da Narda tiro de gracia a cultivos

NADIA ALTAMIRANO. NVI NOTICIAS.

Para el cultivo de granos básicos los efectos de la tormenta tropical Narda fueron casi imperceptibles. Sin embargo, el presidente del Sistema Producto Maíz Frijol en el estado, Raúl Narváez, estimó que alrededor de 20 mil hectáreas resultaron inundadas, el diez por ciento de las 200 mil que siniestró la sequía.

“Pasamos de una sequía a la inundación, pero ni con estas lluvias salimos”, y estimó que el 40 por ciento de la producción en el estado, es decir una 300 mil toneladas de maíz, se perdieron este año.

Afectaciones por el cambio climático

El monitoreo de las zonas siniestradas por Narda, sobre todo en la región de la Costa, todavía no concluye, pero bien sabe que ahí afectó desde San Pedro Pochutla a Pinotepa Nacional.

Cuando es un buen año para el maíz que se siembra en Oaxaca, la producción anual puede fluctuar en las 700 mil toneladas como en el 2017, pero el resultado en el 2018 aún no es oficial y podría ser inferior.

Zonas ganaderas resultaron afectadas.

“Este 2019 es de los años más atípicos y con los más profundos daños”, advirtió, quizá como hace 20 años no se sentía, porque una sequía tiene un mayor impacto “porque cada vez los suelos están más erosionados”, una consecuencia del cambio climático y la falta de un mejor manejo de suelos.

Por eso, el legislador llamo a legisladores para elaborar y aprobar una Ley Estatal de Conservación de Suelos que prohiban uso de implementos agrícolas que causen más erosión a la tierra y que las autoridades de todos los niveles impulsen la capacitación para que los productores lleven a cabo un mejor manejo de sus cultivos.

Estás acciones, más que requerir recursos, “requieren voluntad y disposición para que se acompañe al productor y se le enseñe a introducir una agricultura de conservación, que implica entre otras cosas dejar el rastrojo en su cultivo que le ayuda a generar resistencia a la sequía”, aconsejó Narváez.

“Necesitamos hacer agricultura de conservación de suelos porque sino, cada año nos va a afectar más, está comprobado científicamente”, alertó.

Papaloapan, beneficiado

Consideró que las lluvias recientes van a beneficiar a los municipios de la Cuenca del Papaloapan, donde ya se habían levantado las cosechas y se preparaban las tierras para el ciclo otoño-invierno, y contarán con mejor humedad.

Aún así, urgió a llevar a cabo un plan emergente para el ciclo agrícola siguiente, porque en estos días “se inundó lo que ya estaba siniestrado, ya estábamos mal por la sequía”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *