Inicio » Noticias » Estatales » Baja California » Dañan plaguicidas a jornaleros de BC

Dañan plaguicidas a jornaleros de BC

ALINE CORPUS, CORRESPONSAL. REFORMA.

AGROQUÍMICOSLa exposición a químicos utilizados como plaguicidas en los campos de cultivo del Valle de San Quintín ha causado daño a los jornaleros. Foto: Aline Corpus.

Ensenada, México (02 agosto 2015).- Jornaleros agrícolas del Valle de San Quintín presentan daños en su salud por la exposición a químicos de plaguicidas utilizados en los campos de cultivo.

Los trabajadores aseguran que padecen fuertes dolores de cabeza, náuseas, vómito, desmayos, irritación en ojos, enrojecimiento de la piel y hasta erupciones en algunas partes del cuerpo.

Tal es el caso de Amelia, quien tiene las manos y el cuello llenos de ronchas que segregan un líquido transparente, además de manchas blancas en los dedos.

Hace tres años dejó de trabajar como jornalera en los campos de tomate del Rancho Los Pinos, adonde llegó hace 13 años.

“Llegué bien, (pero hace tres años) ya no podía estar trabajando, porque las manos me daban muchísima comezón, me sangraban”, explicó.

La ex jornalera comentó que, cuando estaba en los surcos en la tierra, pasaban hombres fumigando.

“Se llenaba de líquido todo y nosotros nada más hacíamos el paño así -relató cubriéndose la cara- para no oler, mis ojos ardían mucho y me daba dolor de cabeza, gripa”.

Amelia ya no pudo trabajar. Como no tenía seguro social, acudió con médicos particulares que le cobraban 800 pesos por consulta y le recetaron pomadas, pero su piel no mejoró.

Ahora tiene 43 años y busca trabajo.

“Tengo miedo que no me den trabajo por como estoy”, apuntó.

Un video proporcionado por jornaleros del mismo rancho en el que laboró Amelia, uno de los más grandes en la región, revela el manejo que se la da a los químicos utilizados en los cultivos, entre ellos el bromuro de metilo con cloropicrina.

La grabación inicia con una imagen de una pick up blanca con un logo que dice “Pinos”. Después la imagen enfoca cinco cilindros color amarillo con un letrero que indica que contienen bromuro de metilo para uso agrícola.

Pese a su alto nivel tóxico, según la grabación, los contenedores con dicho gas están colocados sin ninguna medida de seguridad sobre la tierra, al aire libre, sin que se ubiquen en algún almacén especial para su manejo.

Un joven jornalero que labora en ese rancho señaló que, cuando se aplica el bromuro de metilo, la empresa no proporciona ninguna protección, por lo que los trabajadores tienen que improvisar con sus propios paliacates para protegerse.

“Pasan una semana o dos semanas y nos llevan sin protección (al cultivo), el vapor que sale es puro olor a eso y empiezan a arder muy feo los ojos, a llorar”, relató.

El bromuro de metilo es una sustancia que, además de causar daños a la salud, provoca afectaciones a la capa de ozono, de acuerdo con el Protocolo de Montreal, que entró en vigor en 1989, el cual fue ratificado por México.

Fernando Rodríguez, director del Rancho Los Pinos, reconoció que el bromuro de metilo se ha ido erradicando a nivel internacional como plaguicida y que existen métodos alternos, como insectos, portainjertos e hidroponia, pero que dejarán de utilizarlo en sus campos hasta 2016.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *