Buenos días, buenas tardes, buenas noches. Saludándote en ocasión presente y en todos los tiempos al arranque de una nueva década

Pero antes de irnos lejos en el tiempo, digamos que, con lo visto en corto plazo, tenemos para ir galopando aprisa con tensiones geopolíticas, pugnas comerciales, anomalías climáticas, juicios políticos, arbitrajes en portafolios de inversión, devaluación del dólar, movimiento de precio súbito en commodities energéticos, agrícolas y anexas.

Empecemos por orden, si me permites; desafortunadamente, en casi todos los tópicos anteriores, tenemos que poner a la administración de la Casa Blanca como parte del problema o solución, depende cómo veas las cosas y en qué plazo.

Arrancamos con el tema comercial. Los chinos y estadounidenses estarán formalizando un acuerdo comercial fase 1 muy posiblemente mañana, así el viceprimer ministro chino y la oficina del Tesoro estadounidense entrarán en una tregua, firmando un acuerdo que no ha filtrado detalles más allá de una intención global en monto económico sin desglose por commodities agrícolas y pecuarios.

El mercado lleva meses esperando este momento y una vez que está llegando, la reacción enmudece y reacciona sin mayor sobresalto de momento; también, ya da por hecho un incremento comercial agropecuario que, en mi opinión, como vaya pasando el tiempo, nos dejará con la sensación del vaso vacío por encima de la óptica de lo medio lleno.

Esperemos detalles puntuales, tal vez después de firmar tengamos más específicos los  temas y con ello poder extrapolar escenarios de precios para los commodities agrícolas y pecuarios.

Pasamos así, de un tema a otro pues en eso de los commodities agrícolas y pecuarios el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) nos dio una visión integral del estado de cosas con un informe mensual de oferta y demanda mundial, más inventarios trimestrales, revisión productiva del ciclo 2019/2020, y finalmente, estimaciones de siembra para cultivos invernales.

El USDA publicó un informe enorme que nos llevó justamente a ningún lado. Nada nuevo bajo la luz, es más, me parece que fue un tanto decepcionante no poder ver justicia una vez que durante el ciclo agrícola, el clima fue increíblemente hostil, el abandono de área sembrada muy evidente y, aun así, y en contra de todo pronóstico, los estadounidenses cosecharon muy bien, y en esta última revisión hasta se dieron el lujo de subir rendimientos.

El USDA anunció que en la primavera hará una evaluación más a detalle de las zonas agrícolas que dejaron maíz puesto en planta durante todo el invierno para saber realmente cuánto se terminó cosechando y cuánto no.

Independientemente de todo, la calidad del maíz estará en tela de juicio, la humedad es alta y las impurezas más; habrá que cuidar lo que se importe y garantizar que las aflatoxinas no se apoderen del tema.

El USDA dejó en los números un planteamiento neutral bajista que si no detonó en venta violenta fue tal vez por la proximidad con la firma del acuerdo fase 1. Me parece que una vez que se firme, en cosa de nada, el mercado exigirá muestras claras de negocio hecho o demanda incremental justo cuando las cosas no dan ese aporte, seguimos viendo un muy fuerte impacto de la peste porcina y ya está también una variedad más de influenza aviar rondando Europa del Este, a diferencia de la peste porcina, esta influenza si es zoonótica, así que cuidado.

Tenemos muchos temas que tocar aún, la tensión geopolítica en el mundo crece, el enfrentamiento entre Irán y Estados Unidos es muy astringente, es muy polarizarte pues atrás de Irán se encuentran Rusia, China y la India, entre los más destacados.

La tensión geopolítica tiene su efecto en commodities de resguardo, y en tiempos recientes hemos visto migración de carteras a zona de metales preciosos, digamos oro para citar al más cómodo. Esta operación va y viene, y no le damos mucha vida, aun así, hay quien cita más y más comercio respaldado con estos instrumentos, una vez que hay países que le quieren dar la vuelta al sistema SWIFT y evitar el cerco de las sanciones comerciales estadounidenses.

Se termina el espacio de diálogo y no así, los temas. Digamos para cerrar que lo más seguro es lo más amarrado: administra bien tus riesgos, asegura tus márgenes, y deja que los errores de cálculo los traiga a cuestas tu competencia. ¿Para lograrlo, estás en buenas manos?

Ánimo.

[email protected]