viernes , 25 septiembre 2020
Inicio » Opinión » De Madrid a Glasgow: the clock is ticking

De Madrid a Glasgow: the clock is ticking

CORIN ROBERTSON. EXCÉLSIOR

 

 

 

 

 

• La ciudad escocesa será la sede de la Cumbre Climática de Naciones Unidas COP26.

Si siguieron de cerca la cobertura sobre la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que tuvo lugar en Madrid, el mes de diciembre pasado, sabrán que los resultados de la misma no fueron precisamente alentadores. Diversos factores impidieron avanzar como se esperaba en temas que permitirán la adecuada implementación del

Acuerdo de París.

En esta ocasión no se lograron acuerdos y se decidió postergar dichas decisiones para noviembre de este año, cuando Reino Unido reciba a la COP26. Ni Australia con sus devastadores incendios, que ya han puesto a varias de sus especies endémicas al borde de la extinción, ni Indonesia, con sus extensivas inundaciones, tienen un minuto más que postergar. Tenemos una gran encomienda y juntos, como gobierno y como país, ya estamos trabajando para asegurar que los resultados de Glasgow signifiquen una verdadera transformación de la economía y del desarrollo global.

En Madrid, la participación de México fue, como ya es tradición, muy positiva. En muchos de los temas importantes sobre los que sí se logró un acuerdo, como género y derechos humanos, la participación de la delegación mexicana fue clave. Sabemos que en el camino a la COP26 tenemos en México a un importante aliado para seguir aumentando la ambición y la colaboración de los países para combatir el cambio climático.

2020 será un año transformacional para la humanidad. Aunque no trabajemos directamente en temas relacionados con medio ambiente y cambio climático, todos tenemos un rol que jugar.  Desde la embajada estamos conscientes de ello y trabajamos no sólo mediante nuestros programas de cooperación bilateral, sino que también estamos adoptando una forma de trabajo que considere a la sostenibilidad en todas sus aristas. Por ejemplo, este año eliminaremos los plásticos de un solo uso de nuestras operaciones, cada vez incorporamos más la política del home-office, fomentamos el uso del transporte público y estamos diseñando nuestra nueva embajada buscando la mayor eficiencia energética posible.

En junio del año pasado, mi país dio a conocer un cambio en su legislación para lograr una meta de cero emisiones netas para el 2050, que implica un fuerte cambio en la política pública británica para lograr la neutralidad de carbono, mientras fomentamos una economía más incluyente y sostenible. Además, el ministerio de Asuntos Exteriores, al que pertenecemos, se ha comprometido a tener una flotilla oficial de vehículos oficiales de bajas emisiones en un periodo de diez años.

Por su parte, el príncipe William y The Royal Foundation presentaron el Earthshot Prize. Esta iniciativa busca impulsar nuevas soluciones a los problemas más importantes que enfrenta actualmente el planeta (incluyendo clima y energía, naturaleza y biodiversidad, océanos, contaminación del aire y agua dulce), con el fin de mejorar las condiciones de vida de la población, especialmente de las comunidades que están en mayor riesgo por el cambio climático.

Tenemos una enorme responsabilidad en nuestras manos. El cambio climático es el mayor desafío que enfrentamos actualmente y éste es un año crucial, ya que es nuestra fecha límite para detener esta amenaza con miras al 2030. Si no tomamos medidas drásticas, los efectos del cambio climático serán catastróficos e irreversibles y pondrán en riesgo nuestra supervivencia.

 

Espero sus comentarios en [email protected] y a través
de Twitter: @UKinMexico y @CorinRobertson

*Embajadora británica en México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *