Desde Bayer y las tres industrias en las que trabaja (agrícola, productos de consumo para la salud y farmacéutica) se ha planteado una transformación para uso de datos y el área digital desde hace tiempo; sin embargo “lo que pasó con esta pandemia es que algunas de las iniciativas se aceleraron; desde cómo mantener la cercanía con nuestros clientes, cómo hacer eventos, congresos y poder estar presentes, hasta cómo hacemos más eficiente nuestra operación, cómo usar los datos y tomar decisiones de la mano con proveedores y subirnos a esta ola”.

Por lo anterior, se trataron de identificar diversas estrategias, unas para pensar cosas de innovación en el corto plazo, y otras enfocadas en ver qué se podía hacer,  pensando en la nueva normalidad y en las acciones de disrupción que tendrán que venir y acelerar esta transformación digital.

Bravo asegura que hoy se entiende que hay expertos en términos de disrupción y digitalización para todas las industrias y para las audiencias clave, por ello la creación de espacios para encuentros en este sentido será importante. “lo que estamos buscando es un diálogo, para lograr aprendizajes y mejorar el ecosistem(…) Es algo nuevo para nosotros, es el primer Congreso Destino Digital, pero esperamos sea el primero de muchos”.

Industria agrícola se digitaliza

El representante de Bayer asegura que la industria agrícola es un ejemplo de trabajo en la era digital, pues desde hace algunos años ya está inmersa en datos y algoritmos buscando cómo hacer una agricultura enfocada a producir más alimentos con menos insumos y sin extender la frontera agrícola.

Con alrededor de 7 mil millones de personas en el mundo y una proyección de 10 mil millones para 2050, tendremos que ser capaces de producir el doble de alimentos en la misma superficie, pero cuidando mucho más el agua, la tierra, los bosques, es decir, producir alimentos de una manera sustentable.

Bravo afirma que una de las grandes palancas que tenemos para que esto suceda es el uso de datos, la agricultura de precisión y digital. “Tenemos que ser capaces de transferir y avanzar rápidamente en estas tecnologías que permitan duplicar la productividad por hectárea y cómo integrar tanto a los grandes agricultores, como a los medianos y pequeños”.