Director General: Eduardo Goycoolea Nocetti. Subdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
jueves , 9 diciembre 2021
Inicio » Noticias » Estatales » Baja California » Denuncian en BC el saqueo de salvia
La planta es utilizada por los indígenas para ciertas ceremonias religiosas.

Denuncian en BC el saqueo de salvia

Compartir es bueno:

ALINE CORPUS. AGENCIA REFORMA.

Integrantes de las comunidades indígenas kumiay y pai pai, así como ejidatarios del Valle de la Trinidad consideraron que la demanda se duplicó durante la pandemia de Covid-19, por razones espirituales o medicinales.

ENSENADA, Baja California. Con el “boom”de la medicina herbolaria y de la búsqueda de la espiritualidad, algunos seguidores del movimiento denominado “new age” o del yoga, conocidos como “yoguis”, provocan el saqueo de toneladas de salvia apiana en Baja California, denunciaron indígenas y ejidatarios en zonas rurales.

Ante el crecimiento de la demanda, la planta –considerada sagrada– se ofrece sin regulación en sitios web asiáticos como Aliexpress, Alibaba, o latinos, como Mercado Libre; pero también hay anuncios desde países como Venezuela o Colombia en Facebook, Tik Tok o Instagram.

Los precios son tan variados como los lugares que la ofrecen.

Debido a que la planta nativa se localiza al noroeste de Baja California, en zonas indígenas y ejidales, la extracción ilegal está causando graves afectaciones a grupos vulnerables, sobre todo a la familia etnolingüística yumana, indicaron indígenas.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en la entidad no ha logrado frenar la degradación de la especie.

La también llamada “salvia blanca” es un arbusto con olor penetrante y hojas pequeñas, color blancuzco, que en la actualidad no se cultiva, toda la población existente en el Estado es silvestre.

En un recorrido, los integrantes de las comunidades indígenas kumiay y pai pai, así como ejidatarios del Valle de la Trinidad y especialistas de Ensenada interesados en la sustentabilidad, consideraron que la demanda se duplicó durante la pandemia de Covid-19, por razones espirituales o medicinales.

Keneth Reza Albáñez, indígena pai pai, indicó que la pandemia por Covid-19 disparó la demanda de la salvia blanca.

“En la pandemia mucha gente la empezó a utilizar para tés, para los bronquios, y con este fin también se vende en Estados Unidos.

“Es triste, esta planta es nativa (de Baja California), milenaria, como grupo étnico la utilizamos para limpiar malas energías, malas vibras, se puso muy de moda, ya saben que limpia el ambiente, que trae paz, al ver este producto piden más; está mal, nosotros no la usamos por toneladas”, señaló.

Cosmogonía yumana

La salvia apiana es parte de la cosmogonía de la familia etnolingüística yumana, explicó la antropóloga Alejandra Velasco Pegueros.

“En las comunidades se sigue usando en ciertas ceremonias, se quema salvia apiana o blanca para purificar el espacio, para limpiar el espíritu”, indicó.

Reza Albáñez agregó que hasta marzo pasado, y por un periodo aproximado de un año, observó una extracción ilegal de entre dos y tres toneladas por semana de salvia en la comunidad pai pai de Santa Catarina, al sur de Ensenada.

Esas cifras de recolección ilegal aún no están reflejadas en las estadísticas proporcionadas por Transparencia de la Profepa en Baja California.

Mientras en 2015 se decomisaron sólo 50 kilos de salvia, para 2019 se confiscaron 7.5 toneladas de la planta en un solo evento.
Gilberto González Arce, indígena kumiay de la comunidad de La Huerta, al sureste de Ensenada, alertó sobre los que llamó una “usurpación de los saberes”.

“La salvia es la principal planta de los pueblos indígenas en Baja California. El saqueo también se trata de una apropiación cultural; más que una moda es una usurpación de los saberes de los pueblos indígenas originarios de Baja California, no tengo conocimiento que otros pueblos lo usen de manera tradicional, salvo los pueblos cucapá, pai pai, kumiay, kiliwa y cochimí”, apuntó.

Vigilan la planta

Carmen Yanely Irigoyen Domínguez, kumiay que conoció los beneficios de la salvia por su abuelo ya fallecido, señaló que en la comunidad de San Antonio Nécua, en Ensenada, los indígenas tuvieron que organizarse para vigilar y evitar el robo de la planta.

Sin embargo, dijo, en el ejido López Portillo, a unos 15 kilómetros del Puerto de Ensenada, donde nació su esposo, el saqueo continúa con el objetivo de enviarlo a Estados Unidos o a la Ciudad de México.

“En este cerro todo estaba lleno de salvia, volteabas y se miraba gris (color de la planta), se veía muchísima.

“Ahora la usan hasta para el hígado, riñón, dolor de espalda; la planta no sirve para eso, la usan para limpias energéticas, pero ni saben cortarla, en tiempo de cosecha sólo la mujer puede cortarla, se deja la semilla para que se esparza, pero ellos llegan con machetes, o se la llevan desde la raíz, el daño es irreparable”, explicó.

Lorena Esparza, comisariada del ejido Francisco Serrano, entre Mexicali y Ensenada, indicó que en este lugar tienen un permiso para la extracción de salvia apiana, y es tal la demanda que a veces buscan comprarla empresas que no cuentan con permisos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

“Por donde quiera la gente anda sacando salvia, tenemos que cuidarla día y noche; creo que sólo hay como tres ejidos que pueden sacar salvia legalmente, las empresas pagan 30 mil pesos al ejido por cada tonelada de salvia, donde laboran 30 personas, y es por cierta temporada, se ocupan días para juntar esa cantidad.

“Realmente no saben lo que están haciendo, con eso de que la venden para rituales, pero no se tiene un control, estamos acabando con nuestra propia naturaleza, la biodiversidad, la fauna, es todo, es un daño por no cuidarla, porque la están explotando de manera exagerada”, señaló.

 

Compartir es bueno:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *