miércoles , 13 noviembre 2019
Inicio » Carrusel » Desarrollan modelos de producción orgánica en pollos y gallinas

Desarrollan modelos de producción orgánica en pollos y gallinas

LUCÍA LÓPEZ. NOTICIAS UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA.

Los proyectos los encabeza especialista del CUAltos con apoyo de la Fundación Produce Jalisco y de SAGARPA.

GUADALAJARA, Jalisco. Dos proyectos que encabeza el doctor Alberto Taylor Preciado, investigador del Centro Universitario de los Altos (CUAltos), beneficiarían actividades económicas en las que Jalisco destaca: producción de pollos de engorda y de huevo. La investigación representa una “alternativa” para quienes quieran incursionar en procesos certificados de producción orgánica, que es un mercado potencial, explicó el también integrante del Cuerpo académico en bienestar animal de la Universidad de Guadalajara.

El pollo tradicionalmente se engorda en una densidad de diez a once aves por metro cuadrado, con luz constante y alimentos balanceados. En el modelo que se desarrolla se da un mayor espacio, la alimentación se acompaña de leguminosas y gramíneas, se reduce el tiempo de luz y se restringe el uso de antibióticos.

Los resultados hasta el momento “son educacionalmente satisfactorios”. Se logró un peso corporal de mercado; los costos de producción son coincidentes con el tipo de producción, pero la mortandad ha resultado una cuestión a resolver. Un pollo normal cuesta la mitad de un orgánico, precisó.

En cuanto a la producción de huevo, “la gallina está sometida a un nivel de producción intensivo”, pasa 24 horas en una jaula con otras dos o tres gallinas más. En el proyecto, a las gallinas “ponedoras” se les ofrece un metro cuadrado de espacio y se les da piso la mayor parte del tiempo, además de que ovopositan en nichos adecuados. Se ha trabajado conforme a los estándares de producción y no ha existido cambio en el porcentaje de huevo por ave; además se atiende su salud, dureza del cascarón y color de la yema.

El costo en el mercado de un huevo tradicional es de 2.8 pesos aproximadamente y el de gallina de piso, puede llegar a costar al público hasta 3.7 pesos, “lo que abre un mercado potencial porque hay consumidores que pueden pagar este producto”.

Estos proyectos cuentan con apoyos materiales y de recursos económicos a través de organismos estatales y federales, así como por la aportación de organizaciones de productores, afirmó Taylor Preciado, quien ha hecho contribuciones a la producción pecuaria –foco fluorescente que permite ahorros sustanciales en la avicultura y patente de suplemento nutricional para la ganancia de peso en cerdos–.

Los modelos a desarrollar resultan de “prueba y error”, con el fin de concretar un proceso productivo acorde y del interés del avicultor. Estos modelos, que empezaron a desarrollarse en 2013 y entregaron sus primeros resultados en 2014, continuarán depurándose en 2015, además de que lograron ganar más apoyos –que en total suman más de 1 millón 150 mil pesos–.

Para este año se agregará otra importante variable: se incorporará un módulo de lombricultura para alimentar a las aves con subproductos de lombriz, “que tiene alta cantidad de proteína de buen valor biológico”, apuntó el especialista en nutrición animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *