Inicio » Carrusel » Desperdician agricultores locales 70 millones de metros cúbicos de agua de presas: Conagua

Desperdician agricultores locales 70 millones de metros cúbicos de agua de presas: Conagua

GUADALUPE DE LA LUZ DEGANTE. LA JORNADA DE ORIENTE TLAXCALA.

Salvador Domínguez director de ConaguaTLAXCALA, Tlaxcala. Pese a la época de estiaje, alrededor de 70 millones de metros cúbicos de agua pluvial almacenados en las 16 presas del estado, son desperdiciados para irrigar casi cuatro mil hectáreas de uso agrícola, los cuales serán aprovechados por comunidades poblanas, como Valsequillo, una vez que sean desfogados.

Lo anterior es un reflejo de la falta de infraestructura o sistemas adecuados para utilizar este recurso natural en la superficie de cultivo de la entidad, casi toda de temporal.

Por ello, Salvador Domínguez Sánchez, director local de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), reflexionó sobre esta situación. Además, expuso otra problemática a la que se enfrenta el campo tlaxcalteca: el abandono y saqueo de las 647 unidades de riego durante varios años. A la fecha, se han restablecido cerca de 567, pero todavía restan 80.

Al conmemorarse este 22 de marzo el Día Mundial del Agua, el funcionario enfatizó la necesidad de que gobiernos y productores sumen esfuerzos para superar estas dificultades y mejorar el aprovechamiento del agua en el agro, toda vez que ello repercutirá en un mayor rendimiento y calidad de la cosecha.

En Tlaxcala existen 16 presas: Atlanga (situada en Atlangatepec); La Cañada, (Lázaro Cárdenas); San Felipe Hidalgo y Pozuelos (Mariano Arista); Recova y Guridi y Alcocer (Hueyotlipan) y El Sol y La Luna (en límites de municipios de Hueyotlipan y Panotla).

San Fernando (Hueyotlipan), El Muerto (Tlaxco); El Centenario (Domingo Arenas), Cárdenas y Tenexac (Terrenate); Las Cunetas (Tetla de la Solidaridad); Mazapa (Calpulalpan) y Mariano Matamoros (Ixtacuixtla).

La capacidad de todas las presas representan 70 millones de metros cúbicos, de los que Domínguez Sánchez alertó: “¿Qué pasó en 2014?, lo que está a punto de pasarnos en 2015”.

Reconoció que nuevamente serán desperdiciados millones de metros cúbicos acopiados en estos diques, porque el sector agrícola todavía no ha encontrado la forma de encauzarlos a las tierras de labor.

Pocas tierras son irrigadas por presas

La presa Atlanga fue inaugurada en 1963, en el sexenio del presidente de México, Adolfo López Mateos. Esto es lo que se lee en la placa alusiva a la ceremonia oficial, todavía recordada por pobladores del ejido de San Juan Bautista.

A escasos metros se localiza el Centro Turístico Ejidal y a otra distancia menor se ubica la estación meteorológica de Conagua.

Desde este punto, donde se observa el nivel del agua almacenada durante 2014, año en el que se registraron intensas lluvias en el estado, Salvador Domínguez Sánchez detalló la condición de ésta.

“Esta presa se encuentra a más de 90 por ciento de su capacidad, va a caer un aguacero –vaticinó el funcionario- y para que no se me desfogue sin mi control, voy a empezar a sacar el agua”.

Explicó: “Se va a ir desde aquí a Xaltocan, a Apizaco y a Tlaxcala (capital) hasta Valsequillo (Puebla)”. Reclamó: “Allá sí la saben utilizar y nosotros nada”.

Son 50 millones de metros cúbicos los acumulados y “están  quietos, sin aprovechar”. Los agricultores deberían usarlos para irrigar alrededor de 400 hectáreas que la rodean. La aglomeración del líquido ha producido un color verde en la superficie.

“Y –repasó la ruta- se van de aquí hasta Muñoz (de Domingo Arenas), luego a Panotla, San Jorge Tezoquipan, donde se encuentran las aguas que le saco al Atoyac en San Lucas Atoyatenco y se vienen por el Rojano, el San Diego y el San Lucas, ahí se unen”.

“Deberíamos tener cuatro mil hectáreas de riego verdes, ahorita que es tiempo de seca; no tengo (registradas) ni mil”, resaltó Domínguez Sánchez.

Apuntó que el gerente de Distritos de Riego en el país, Luis Rendón Pimentel, acordó “por instrucciones” de la Dirección General de Conagua, que 4 millones de pesos serán destinados para entubar esta agua de la presa de Atlangatepec.

Actualmente el líquido desciende debido a la carga hidráulica – puntualizó- y una cantidad es usada a través del sistema de aspersión. “Lo están haciendo con muchos tamaños otros paisanos (que no son de Atlangatepec), los de Lázaro Cárdenas, quienes tienen 500 hectáreas de hortalizas de la mejor calidad”.

“Está el agua revuelta, pero no tan cochina como la que le saco al (río) Atoyac pegadito a San Martín Texmelucan (Puebla) y se viene hasta San Jorge Tezoquipan (municipio de Panotla)”, manifestó.

La de Atlanga no (está) tan cochina –acentuó- como la que le saco a Panotla, que (tiene) todas las excretas industriales y humanas para regar ese Distrito (Rural)”.

Citó un ejemplo más: “Entonces, ¿qué hace la presa Mariano Matamoros con 5 millones de metros cúbicos?, nada”. El delegado de Conagua esbozó el mismo panorama que en el caso anterior.

De ahí que insistió en que de aprovecharse adecuadamente este líquido pluvial recolectado en las 16 presas (entre junio y octubre de cada año), Tlaxcala haría frente a periodos de sequía en el campo.

Mientras tanto, el año pasado Conagua realizó acciones de limpieza en el dren de agua ‘San Ignacio’ (al suroeste del estado), pero aún faltan ‘Pesos’ y ‘Buenos Aires’, en la parte sur hacia Ixtacuixtla,”que no se desazolvaban desde hace varios años”.

Las unidades de riego

La falta de operación de unidades de riego en el estado, como resultado del abandono y hurto del equipo, se convirtió en otro “drama” para productores tlaxcaltecas. Así lo ha reconocido el delegado de Conagua, quien en repetidas ocasiones ha encarado las recriminaciones de este sector por falta apoyo.

De las 647 existentes,  “ya –sostuvo- con gran esfuerzo el gobierno estatal y Conagua”, se han rehabilitado alrededor de 550.  Aún falta un paquete de 80 que serán atendidas en el presente año, ratificó.

Reiteró que se proyectaron para Tlaxcala aproximadamente 22 millones de pesos para uso agrícola. Precisó que a través de aportaciones de la Federación, del estado y de usuarios, “podremos levantar toda esta infraestructura que estaba abandonada”.

“Les faltaban bombas, transformadores, tubos, etcétera. Hay que ponerlas a trabajar”, porque los beneficios se traducirán en rendimientos mayores para agricultores. Estas unidades propician que la obtención de “más y mejores cosechas”.

Anotó que una vez que la comisión entregue estos equipos, las secretarías de Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y Fomento Agropecuario (Sefoa) realizarán los trabajos que les corresponde para alcanzar esos frutos en el campo.

Luego de examinar esta situación del aprovechamiento del  agua en el agro, advirtió el funcionario: “Y también veo un gran problema: el ciudadano ha abandonado el asunto del agua potable”; tema que aborda insistente en cada oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *