Director General: Eduardo Goycoolea Nocetti. Subdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
viernes , 30 julio 2021
Inicio » Noticias » Estatales » Despertando al gigante otomí

Despertando al gigante otomí

Compartir es bueno:

PLAZA JUÁREZ

Despertando al gigante otomí

 

 

 

 

El Mezquite es un árbol que puede llegar a medir 15 metros de altura y producir unas vainas de unos 20 centímetros de largo. El Valle del Mezquital recibe su nombre debido al cultivo de esta especie.

De acuerdo a investigadores de la Ingeniería Agroindustrial de la Universidad Politécnica de Francisco I. Madero (UPFIM) desde hace cinco años que llevan a cabo este estudio, comprobaron que la vaina de este árbol contiene 35 por ciento de proteína en su semilla casi el doble que lo que contiene el frijol.

La vaina de este árbol después de ser molida y pasar por un proceso de secado, se obtiene un polvo rico en proteína de excelente calidad, es un endulzante natural ya que contiene azúcar en su 45%, contiene también fibra, calcio, potasio, magnesio, hierro y zinc.

Esta especie de árbol es bastante resistente, pues su raíz puede llegar hasta los 47 metros de profundidad para encontrar agua.

Fue así como investigadores de la Universidad Politécnica de Francisco I. Madero y de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) estudiaron cómo esta proteína se desempeña como alimento en un sistema biológico. Dado que no se tenía evidencia, hicieron análisis con entes biológicos (ratones), suministrando una dieta de mezquite.

Como resultado, después de 4 meses de alimentarlos, no hubo signos de toxicidad y los ratones alimentados con esta harina que preparaban como churro, crecieron normal y sanos.

En entrevista, el Doctor Luis Díaz Batalla, investigador de la UPFIM, aseguró que la semilla es la que contiene la proteína y el mesocarpio es el que contiene el azúcar. Para obtener un aprovechamiento integral de esta materia prima, el equipo multidisciplinario que lleva a cabo esta investigación fermentó la fracción que contiene azúcar y encontraron una fuente alta de alcohol que al destilar obtuvieron una bebida tipo mezcal o ron, proceso que ya cuenta con una solicitud de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), a través del programa Innova Fest en el 2019, la cual está en espera del resultado.

“Esta dualidad que presenta el mezquite, es lo que nos hemos dedicado a estudiar y estos han sido los frutos, fue así como participamos también en el 2020 en el Premio Hidalgo de Ciencia, Tecnología e Innovación  y resultamos ganadores en la categoría de Investigación científica por el proyecto titulado: Caracterización y procesamiento de la vaina de mezquite (Prosopis laevigata) para la obtención de productos de alto valor nutrimental, nutracéutico y agroindustrial en el Valle del Mezquital.” compartió orgulloso el proponente y representante del equipo el Dr. Luis Díaz.

El científico dijo también sumando esfuerzos con la participación de investigadores de la UPFIM, UAEH y UPP se postularon y fueron seleccionados en el programa del Fondo Newton, que forma parte del Programa Oficial de Asistencia para el Desarrollo del Reino Unido, programa que tiene la finalidad de promover la creación y desarrollo de sociedades en el ámbito científico y de innovación, así como fomentar el crecimiento económico y el bienestar social en los países.

Programa que llevan a cabo en cooperación con el British Council con sede en Londres, un instituto cultural público del Reino Unido. La finalidad de este programa es otorgar financiamiento para el desarrollo de investigación e impartir capacitación.

¿Qué sigue?

“Transferir el conocimiento a los pobladores como productores, ejidatarios, grupos de mujeres, indígenas y grupos representativos del Valle del Mezquital, a través de cursos directos, para hacer la entrega de esta tecnología, que esas personas se apropien de ella y puedan generar alimentos nutritivos con alta valor en proteína o una bebida rica como destilado”.

Añadió que se “Visualizan dos opciones, una donde entre la propiedad privada, porque se necesita inversión para la tecnología que genera estos procesos, y la segunda opción sería la posibilidad que se puedan asociar la iniciativa privada y los pobladores que son la mano de obra, para generar cooperativas que puedan en corto plazo crear empresas y comercializar nuevos productos”. Concluyó el investigador.

Compartir es bueno:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *