Inicio » Noticias » Estatales » Chihuahua » Despoblados al 100% los establos de La Gomera

Despoblados al 100% los establos de La Gomera

 EL SOL DE PARRAL.

Los establos en La Gomera quedaron completamente vacíos, a raíz de que una vaca resultara infectada con tuberculosis.
el ambiente se siente desolado

La Gomera, Chih.- Desolados y abandonados lucen los establos en la comunidad de La Gomera, el despoblamiento a raíz de que una vaca resultara infectada de tuberculosis ya se cumplió al 100 por ciento. El panorama luce triste y lleno de incertidumbre, los productores tienen la esperanza de que se les pague por sus animales, para poder usar el dinero para sobrevivir durante los meses en los que comienza el repoblamiento.

Los establos se han quedado vacíos, entre los pobladores sólo quedan los recuerdos del ganado bovino que tenían, así como la incertidumbre de saber si podrán seguir sobreviviendo en el lugar o si deberán cambiarse a la ciudad para buscar un nuevo trabajo.

La actividad productiva de la cual dependían principalmente quedó en el olvido, por unos meses dejarán de vivir de la ganadería, ahora deberán de buscar vender pastura o de plano pedir trabajos de raya, para poder llevar el sustento a sus hogares.

El secretario de Desarrollo Rural, Leonel de la Rosa, dio a conocer que la medida ya fue terminada, se hizo con el fin de mantener el estatus sanitario que se ha conseguido durante la administración de Gobierno Estatal, sin embargo, actualmente se están buscando opciones para que las condiciones de los productores no sean tan desfavorables.

Agregó que las 900 cabezas de ganado fueron enviadas al estado de Aguascalientes, donde fueron sacrificadas en el rastro, por lo cual se les pagará a 35 pesos el kilo y en el caso de los becerros a 50 pesos el kilo.

Por el momento se encuentran trabajando en el pago de las reses, así como un limpiado y barrido que realizarán por completo en los establos y corrales donde estaban los animales, con el fin de eliminar los riesgos de que las vacas vuelvan a infectarse por tuberculosis.

Comentó que hay maquinaria que está removiendo el suelo, así como el estiércol generado por el ganado bovino, buscando eliminar las bacterias que se pudiesen generar a causa de dicha enfermedad.

El secretario de Desarrollo Rural, explicó que tendrán una reunión con los productores para que planteen sus problemáticas, y en base a ello, ver las acciones que se pueden realizar con el fin de apoyarlos.

Leonel de la Rosa, agregó que dicha medida vendrá a beneficiarlos en un futuro, ya que no estarán limitado la exportación de su ganado a nivel nacional, sino que podrán hacerlo incluso a nivel internacional.

Al visitar el pueblo, el panorama luce desolado y abandonado, anteriormente cuando se acudía a dicha comunidad, las vacas se podían ver al por mayor, incluso se debía de tener precaución ya que andaban por el camino, buscando qué pastar.

Ahora, el transitar por las veredas es libre, no hay vacas ni si quiera tomando agua, en los establos donde llegaban a haber decenas de cabezas de ganado, ahora sólo quedan los bebederos, incluso maquinaria ha comenzado a limpiar los establos para asegurarse de que en el repoblamiento, no resulten enfermas.

Antonio Gómez Sandoval, uno de los ejidatarios del lugar, tenía 16 vacas, comentó que fue algo devastador lo que acaban de vivir, ya que se quedaron sin su modo de vivir, no obstante, mostró optimismo en seguir trabajando hasta volver a adquirir las vacas que perdió

“El panorama es desalentador, pero eso no nos detendrá, seguiremos trabajando, para conseguir más vacas, para que no nos las vuelvan a quitar”, resaltó.

En tanto Emilio Muñoz, otro de los productores, quien tenía 20 cabezas, comentó que sus vacas eran lecheras, ahora hasta para el consumo propio batalla porque tiene que adquirir el producto lácteo en la ciudad.

“No siempre se puede ir hasta Parral a conseguir la leche, tomamos pura agua a falta de la leche que dejamos de producir al momento de perder las vacas”, lamentó.

También resaltó que aún no les pagan por las vacas que se llevaron a Aguascalientes, y están a la espera de ello, ya que con eso piensan comprar al menos 10 reces, para poder sobrevivir, ya que ni las labores que tenían sembradas de alfalfa han producido, debido a la escasez de lluvias que han tenido.

Es un momento crítico por el que están pasando los lugareños, ya que aparte del despoblamiento, la producción en cultivos de temporal no ha sido la suficiente, debido a la escasez de precipitaciones pluviales que se tiene en la región.

Por su parte, Francisco Enrique Moreno, destacó que tenía 16 vacas en su establo, la incertidumbre ha comenzado a gobernar su hogar, sus hijos todavía acuden a las escuelas, el gasto para poder darles el sustento es considerable. No hay trabajo, el único modo de vivir que tenía se desvaneció al momento de que se llevaron a todos sus animales, “ahora tendré que emplearme en un trabajo de raya, en las labores, aunque paguen sólo 150 por día, y en ocasiones sean nada más 3 días a la semana cuando nos contratan”.

La esperanza que tienen, es que les paguen por el ganado que sacrificaron, con el fin de comprar algunos escasos animales, y en otros poder usar el dinero para amortiguar los gastos que siguen teniendo.

Algunos incluso han pensado en salir de sus comunidades y acudir a la ciudad, ya que el panorama es desolador, externan que será en dos meses después de que se les limpien los corrales, cuando se les dé permiso para volver a repoblar el hato ganadero, por lo que contemplan ahora sí, “épocas de vacas flacas”.

Por último, Luis Ponce, mencionó que dentro de su ganado contaba con sólo 5 cabezas, sin embargo, eran lecheras, lo que les daba productos lácteos para el auto consumo, incluso elaboraban asaderos. Ahora, todo eso ha quedado en el olvido, ya no cuenta con ningún animal, y además las lluvias no han sido las suficientes para sus cultivos, por lo que espera que el apoyo que les van a dar, le alcance para seguir dando el sustento a su familia.

Los establos de madera, la pastura así como los bebederos, ya no son usados más por los productores, se vislumbran en un que otro rancho sólo caballos, incluso hasta el olor de estiercol ha comenzado a desvanecerse, ya que no hay animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *