miércoles , 23 septiembre 2020
Inicio » Noticias » Estatales » Después de 74 años, cerrará por crisis el ingenio de Xicoténcatl

Después de 74 años, cerrará por crisis el ingenio de Xicoténcatl

MARTÍN SÁNCHEZ TREVIÑO, CORRESPONSAL. LA JORNADA.

Emplea a cerca de 2 mil trabajadores y mil jornaleros

Ciudad Victoria, Tamps., La Compañía Azucarera del Río Guayalejo cerrará su ingenio ubicado en la cabecera municipal de Xicoténcatl –en operación desde 1946– debido a la adversa situación financiera que la factoría padece desde hace unos años y que se agudizó en 2020.

En un comunicado, la empresa informó que el cese de trabajos será ordenado y apegado a la ley. Agregó que considera sus ingenios azucareros un legado de más de siete décadas, durante las cuales se les hicieron inversiones y reformas que permitieron producir derivados de caña de la mejor calidad.

No obstante, acotó que la fábrica sufre un grave deterioro financiero que hoy hace imposible mantener su operación. Indicó que, como parte de su compromiso social, está dispuesta a realizar una zafra más, la correspondiente al ciclo 2020-2021, si halla las condiciones necesarias y cuenta con la voluntad de los empleados.

En entrevista, Florentino Sáenz Cobos, ex dirigente de la Confederación Nacional Campesina, diputado local y productor de caña, consideró lamentable que el ingenio deje de laborar, pues en él trabajan casi 2 mil empleados formales, así como mil jornaleros cortadores de caña.

Añadió que el cierre representa una catástrofe económica para los municipios tamaulipecos productores de caña: Mante, Xicoténcatl, Gómez Farías, Llera, Antiguo Morelos y González. Señaló que también afectará a tractoristas y choferes de camiones, además de que previó estragos en el comercio de la región cañera.

Dijo que, junto con los daños financieros que aduce la empresa, el fin de actividades tiene que ver con el fallecimiento de los hijos del fundador, Aarón Sáenz Garza, y el hecho de que la compañía pasó a manos de sus nietos, por lo que no descartó que desacuerdos familiares hayan influido en la conclusión de operaciones.

En calidad de productor y pariente de los empresarios azucareros, apeló a la inteligencia y prudencia y les recomendó recuperar la empresa.

El ingenio de Xicoténcatl comenzó a funcionar bajo la dirección de Aarón Sáenz como único propietario y en la década de 1990 sus hijos adquirieron el ingenio Mante, el cual quebró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *