miércoles , 20 noviembre 2019
Inicio » Carrusel » Después de la tormenta, llegan las hojas

Después de la tormenta, llegan las hojas

BLOG DE LA CONAFOR.

Dentro del matorral xerófilo se encuentra un número elevado de endemismos en comparación con otros ecosistemas. Además, muchos de los productos obtenidos de las especies forestales de las zonas áridas solo se producen en México.

PRODEZSA tiene como objetivo que la población indígena y rural de las zonas semiáridas en las regiones Norte y Mixteca incrementen sus ingresos y empleo a través del aprovechamiento sustentable de especies forestales no maderables.

El agua es escasa en las zonas áridas y semiáridas, pero cuando llega, es aprovechada al máximo por la vegetación.

Durante el breve periodo, unos dos meses en todo el año, en cuanto son tocadas por el vital líquido, la vegetación cambia de color, algunas especies florecen y fructifican.

En estos lugares áridos predomina la vegetación que pertenece a matorral xerófilo, la cual, con poco más de 56 millones de hectáreas representa el 28 por ciento de la superficie total del país.

Dentro de superficie, según estimaciones de la Línea Base Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación muestra que 65.4 millones de personas habitan las tierras secas del país, es decir, el 58.22% (al año 2010).

De estas 65.4 millones de personas el 48.4% se encuentran en las zonas urbanas y solo 9.82 en las zonas rurales.

A pesar de las complicaciones que representa un clima tan extremo en estas zonas, las personas que viven en estas zonas rurales saben que después de la lluvia es el momento ideal para aprovechar varias especies y comercializar. Aunque algunas, son aprovechadas todo el año.

El número de endemismos presente en las zonas áridas es sumamente elevado en comparación con otros ecosistemas. Por otra parte muchos de los productos obtenidos de las especies forestales de las zonas áridas solo se producen en México.

10 especies de los matorrales xerófilos de lo que se obtienen productos que a diario consumes:

A continuación te presentamos una lista de especies de las cuales las personas trabajan para extraer materia y transformarla en productos utilizados por casi todo los seres humanos.

1.- Mezquite: Las vainas de este árbol se secan, se muelen y se produce una harina, con ella se cocinan galletas, empanadas, tortillas y pan.

Sus flores son concurridas por las abejas las cuales producen miel de mezquite obteniendo una miel  que se caracteriza por un sabor más suave y un color ligeramente más claro.  Con la madera del árbol se fabrican muebles y carbón de excelente calidad.

 

2.- Cortadillo: Aunque parece zacate, no lo es. Esta planta llega a medir cerca de metro y medio. Las personas que la aprovechan cortan sus hojas y de ellas logran extraer una fibra muy resistente.

Hoy en día, con este material se fabrican escobas que son casi exclusivamente para exportación, por su calidad y durabilidad. De esta misma fibra también se hacen cepillos y otros productos.

 

3.- Sotol: En algunas cañadas de muchas laderas de las zonas áridas del norte de México crece el sotol. Es fácil distinguirlo, pues no importa lo seco del panorama, esta planta siempre está verde. En su interior guarda una piña, parecida a la que producen los magueyes, sin embargo esta especie pertenece a otro grupo de plantas.

Esta planta se ha convertido un referente económico para las familias rurales, pues del sotol obtienen una bebida alcohólica con un sabor distinto a todos los demás destilados que se producen en México. Esta bebida (Con el mismo nombre que la planta) solo se produce en los estados de Chihuahua, Coahuila y Durango, y solo algunos municipio de estos estados cuentan con la denominación de origen para su elaboración. Al igual que otras bebidas, se fabrica en destilerías y se deja reposar en barricas.

 

4.- Candelilla: Esta planta que parece unos popotes recubiertos de cera, es exclusiva del continente americano. Crece en el Norte de México y Sur de Estados Unidos, pero solo en nuestro país se aprovecha.

Antes de la aparición del petróleo y sus derivados como el plástico, la candelilla era muy utilizada, sobre todo como impermeabilizante para casas de campaña por los estadunidenses durante la segunda guerra mundial.

Está cera esta considerada como  la de mejor calidad en mundo por su punto de fusión y estabilidad a ciertas temperaturas.

Entre sus principales usos es que con ella se abrillantan frutas como la manzana o el jitomate, además de que alarga su vida de anaquel.

Es una cera presente en casi todas las industrias: automotriz, farmacéutica, industrial, mecánica, moldeo de precisión, aeronáutica, alimento, cosmética, espacial, entre otras.

El 90% de la producción de México se exporta a los mercados de Europa, Estados Unidos y Japón.

 

5.- Yucca filífera: Esta planta alcanza la altura de una casa de dos pisos, es decir de unos 6 a 8 metros, pero hay algunas que llegan a medir hasta 20.

En el norte del país, es muy apreciada su flor como alimento, ya que separan el polen y las hojas son guisadas con chorizo o huevo. Además, sirve como forraje para ganado, de la semilla se produce aceite comestible y de ella se extrae la fibra para producir papel kraft.

 

Conservación de zonas áridas y semiáridas

Aunque dentro del ecosistema llamado matorral xerófilo crecen especies forestales altamente productivas e importantes para la población en general, las zonas áridas y semiáridas son de los ecosistemas menos valorados y de los más sensibles ante fenómenos como el cambio climático o los incendios forestales.

Por esta razón en 2015 la Comisión Nacional Forestal lanzó el Proyecto de Desarrollo Sustentable para las Comunidades Rurales de Zonas Semiáridas (Regiones Norte y Mixteca) (PRODEZSA) con el financiamiento del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y Fondo Fiducidiario Español para la Seguridad Alimentaria (FFSA).

El programa opera en Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Durango, Guerrero, Hidalgo, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas.

En estas 13 entidades el programa tiene como objetivo que la población indígena y rural de las zonas semiáridas en las regiones Norte y Mixteca incrementen sus ingresos y empleo.

El proyecto tiene como prioridad fortalecer el tejido social mediante su organización y con ello que incremente los negocios rurales en las regiones forestales.

Para conseguirlo se ha trabajado en la capacitación, en el fomento de actividades con principios de sustentabilidad e impulsa el acceso a mercado y negocios rurales.

En esta segunda parte del blog te dejamos otras cinco especies de zonas semiáridas, de las cuales, las personas que viven en estas zonas las recolectan y que con el proyecto se ha trabajado para hacer un uso responsable de las especies.

1. Orégano.  Durante la mayor parte del año, esta planta se observa solo como unas ramas secas en medio de tierras áridas, pero cuando llega la lluvia nacen sus hojas, que son apreciadas para algunos platillos típicos mexicanos como el menudo o el pozole. La gente del campo se dedica a recolectarlas para su venta. Algunas comunidades ya siembran, recolectan y transforman.

Por ejemplo en Zacatecas, la producción de orégano es una de las cuatro principales en el país, lo que la convierte en una actividad económica importante para las familias de zonas áridas y semiáridas en la entidad.

O en Tamaulipas donde una empresa familiar ya elabora productos naturales como ungüentos, emulsiones, jabones, cremas y mascarillas faciales, a base de aceites esenciales del orégano.

 

2. Damiana. Es una planta aromática que crecen en las zonas más secas. De sus hojas se hace té. En algunos casos la usan para fabricar bebidas energizantes, además de que es una bebida  refrescante. También se elabora un licor con sus hojas.

La flor es amarilla, de cinco pétalos y es concurrida por los polinizadores como las abejas.

 

3. Chile piquín. El fruto de esta planta sigue siendo considerado un producto forestal no maderable, y esto sucede porque a diferencia de otros chiles, su  domesticación no se ha popularizado. Casi el 100% es de origen silvestre.

Este chile al ser consumido no causa ardor, ni acidez en el estómago, puesto que no contiene pesticidas ni fertilizantes.

Al igual que otras plantas que crecen en las zonas más secas, es después de las lluvias cuando nace gran cantidad de chiles y las poblaciones rurales se dedican a recolectarlo.

Curiosamente dependiendo del agua que recibe a través de la lluvia además del tipo de suelo, la altura  determina el picor que tendrá.

Los principales estados productores son Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

 

4. Lechugilla: La lechuguilla pertenece a la familia de los agaves y de sus hojas la gente de las comunidades rurales ha fabricado una fibra que se considera de las más resistente del mundo.

Se usa para hacer cordelería, broches, cepillos, escobas y más.

En el mundo se le conoce como Tampico Fiber ya que desde los años 30 y 40 del siglo pasado la fibra que se exportaba a otros países salía  desde el puerto de Tampico.

 

5. Pitaya: Solo después de las lluvias el pitayo florece y da el fruto de la pitaya. Este fruto solo crece dos meses en todo el año y en algunas especies, el tiempo de maduración del fruto es muy acelerado, de menos de 24 horas.

Algunas comunidades como Sinaloa lo recolectan y lo congelan para después hacer galletas, mermeladas, postres y otras cosas.

Dicen los habitantes de estas zonas que para que un pitayo de su primera fruta pasan más de 50 años, por eso, ellos cortan “los brazos” de la cactácea y los plantan, con ello aceleran el proceso de fructificación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *