miércoles , 13 noviembre 2019
Inicio » Noticias » Estatales » Aguascalientes » Durazno de Aguascalientes podría ser exportado, pero se queda en México

Durazno de Aguascalientes podría ser exportado, pero se queda en México

CARLOS OLVERA. LA JORNADA AGUASCALIENTES. Con información de El Heraldo

En México se produce menos durazno del que se consume por lo que incluso se importa.

Hay un déficit de producción de esa fruta en el país.

AGUASCALIENTES, Aguascalientes. Si bien el durazno que se produce en Aguascalientes tiene calidad de exportación, este no sale del país porque en México hay un déficit de producción de esta fruta, lo cual hace que venderla en el país sea más beneficioso para los agricultores, según indicaron Carlos Alberto Martínez Guerra, presidente del Comité Sistema Producto Durazno de Aguascalientes y  Mario Ávalos Villarreal, Gerente del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Aguascalientes.

Este lunes, el Comité Estatal de Sanidad Vegetal ofreció una conferencia de prensa en un conocido restaurant del centro de la ciudad para anunciar que en Aguascalientes se ha eliminado en una proporción importante a la mosca de la fruta.

Como detalló Ávalos Villarreal, gracias a la labor preventiva y de vigilancia que se ha llevado a cabo en los últimos años, Aguascalientes se ha logrado librar de prácticamente de la fruta, siendo los municipios de Aguascalientes, Calvillo y Jesús María los únicos donde aún queda poca de su presencia.

En el caso de Calvillo, apuntó, es importante la colaboración del estado de Zacatecas pues si los productores de Jalpa no cuidan sus cultivos, este insecto puede pasarse con relativa facilidad a Calvillo dada su cercanía.

Este insecto afecta al durazno al igual que otras plagas como la llamada araña roja, una especie de ácaro que debilita el árbol cuando succiona la savia, con lo que hace que se defolie el árbol, sin embargo, esta plaga ha ido decayendo de la misma manera que la mosca de la fruta porque los productores han implementado el control biológico con liberación de insectos benéficos para no usar productos químicos.

Gracias a la falta de fumigantes y de plagas, añadió Martínez Guerra, las cerca de cuatro mil 500 toneladas de durazno que se producen en Aguascalientes cumple con estándares internacionales de exportación. Además el durazno aguascalentense está certificado por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) por la reducción de riesgos de contaminación y buenas prácticas agrícolas.

Si bien el producto cumple con estándares internacionales, este no se exporta debido a que en México el durazno es un producto deficitario que se consume más de lo que el país puede producir, el cien por ciento de las toneladas de este fruto mexicano terminan en tiendas comerciales que exigen altos parámetros de calidad, “Necesita incrementarse la producción con la situación del mercado global”, Martínez Guerra.

Debido a que el país no produce tanto durazno como el que requiere, es necesaria la importación de países como Chile, principalmente en el invierno y los Estados Unidos, durante el verano sin embargo el durazno mexicano, a diferencia de lo que sucede con otros frutos, es más apreciado por el mercado local.

Una ventaja competitiva del durazno de Aguascalientes con respecto a la fruta de importación es que esta última es cortada antes de llegar a una etapa madura, con lo cual tiene mejor vista, pero no mejor sabor, “El durazno de Aguascalientes tiene la ventaja de que es fruta madurada en el árbol por lo que obtiene un mejor sabor”.

El clima anticipó la cosecha

Por primera vez en cincuenta años, la floración de la fruta del durazno aguascalentense se adelantó más de un mes, a principios de enero de 2017, de modo tradicional empieza el 20 de febrero, a causa del benigno invierno. La temporada de cosecha de 500 hectáreas será a partir de mayo, en vez de junio, y se prevé una producción de 4 mil 500 toneladas de este alimento en 15 variedades.

Carlos Martínez Guerra, presidente del Sistema Producto del Durazno en el estado, informó que Aguascalientes es sobresaliente en la producción de esta fruta, y cuenta con la tecnología más innovadora para garantizar la calidad y su producción. En la actualidad, el durazno local no se exporta como fruta fresca, se comercializa en las ciudades de México, Guadalaja Monterrey.

Aunque Aguascalientes no cuenta con la superficie de siembra que poseen Zacatecas o Michoacán, aquí se registran avances significativos en el cultivo de esta fruta y se tiene la más alta producción y calidad por hectárea del país, un rendimiento que va de 15 a 18 toneladas.

Ante el encarecimiento del dólar frente al peso, dijo que el panorama es alentador para el durazno de Aguascalientes, porque la importación de la fruta ya cuesta más y no se compara con la calidad y sabor del producto local.

Actualmente se necesitan 170 jornales por hectárea para el cultivo del durazno y desde hace un año a la fecha se ha estado trayendo mano de obra de otros estados de la región, y ya se planea importarlo desde el sureste del país, debido a que en Aguascalientes la mano de obra prefiere ocuparse de modo permanente en la industria.

Aseveró que la fruta fresca de durazno no se exporta, pues México es deficitario en la producción de la misma y lo que aquí se genera se consume de modo interno, motivo por el cual sólo se importa el 50% de este alimento que se comercializa en el país.

Las empresas aguascalentenses exportan la fruta industrializada en presentaciones de mermelada, pulpa y en frascos en almíbar ya sea enteros o en trozos.

Al realizar una evaluación de su gestión en cuatro años al frente de este organismo, relató los diversos proyectos favorecieron a acceder a mejores rendimientos en la producción de la fruta como la introducción a las huertas de portainjertos, raíces de árboles de calidad mundial, que han ayudado a incrementar en un 20 o 30% la producción por hectárea. Además renovó el 40% de la superficie del estado.

También se introdujo un sistema de monitoreo de humedad en las huertas de modo remoto, vía internet, lo que ayuda a la de decisiones para el suministro de agua a los árboles de durazno, lo que ha ayudado a ahorrar en un 20% el consumo del líquido y aumente la producción.

De igual modo se cuenta con un sistema de control de heladas, donde se emplean torres de viento, que mediante unas hélices mueven el aire y evita que el clima frío se estanque y disminuya la temperatura en las huertas.

El Sistema Producto Durazno firmó convenios con genetistas de la Universidad de Texas para mejorar las variedades de fruta y actualmente aquí ya suman quince de ellas.

En el 2016 se vendió a 20 pesos el kilogramo de durazno, habrá que esperar cómo se comporta el mercado en el presente ejercicio.

En la actualidad las huertas de durazno se ubican en las superficies de Calvillo con 25 productores, en Aguascalientes con dos o tres productores y en Asientos con hasta 15 productores, en donde se registran microclimas a favor de la producción de fruta.

Por último, mencionó que en 1970 los productores de durazno debían levantar sus cosechas en un periodo de 25 días, durante el mes de agosto, lo cual ahora se ha transformado el calendario hasta 120 días, gracias al perfeccionamiento del cultivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *