martes , 19 noviembre 2019
Inicio » Opinión » Eficiencia en la agricultura, factor indispensable

Eficiencia en la agricultura, factor indispensable

RAMÓN AGUIRRE DÍAZ. EXCÉLSIOR.
El principal problema es que las fuentes de agua cercanas y más baratas que tenemos ya las utilizamos, incluso en exceso, por lo que se requiere iniciar, desde ahora, un trabajo sostenido y a largo plazo que nos permita atender la creciente demanda de agua.
Necesitamos encontrar una ruta que nos permita resolver la sustentabilidad de las fuentes que nos abastecen de agua para sus diferentes usos, todos necesarios para el bienestar, la salud, la alimentación y la productividad de los mexicanos. Se trata de los usos público-urbano, agrícola, industrial, servicios, acuacultura, pecuario, agroindustrial, que demandan agua como un insumo básico e insustituible.

El principal problema es que las fuentes de agua cercanas y más baratas que tenemos ya las utilizamos, incluso en exceso, por lo que se requiere iniciar, desde ahora, un trabajo sostenido y a largo plazo que nos permita atender la creciente demanda de agua de un país que, para el año 2020, con 128 millones de habitantes, tendrá prácticamente el doble de población que en 1980, cuando éramos sólo 67 millones. En México, con una tasa de crecimiento del 1.4%, cada año se incorporan 1.7 millones de personas que demandarán agua, en un ciclo de crecimiento para el que debemos implementar soluciones que no deberían postergarse.

Un primer aspecto por atender es la baja eficiencia con la que aprovechamos actualmente el agua. Los principales usos, el agrícola, con una utilización del 68% del total de agua que se consume, tiene eficiencias del orden del 45%, mientras que el uso público urbano, que utiliza el 14.5% del agua, tiene eficiencias promedio del 55 por ciento. Resolver esta situación representa el primer paso para lograr la sustentabilidad y alargar el rendimiento de nuestras fuentes de abasto.

La solución, necesariamente, debe involucrar a la agricultura para poder alcanzar resultados. Si logramos incrementar la eficiencia en el uso del agua, del 45% actual a un razonable 80%, podremos liberar mucha del agua que podría canalizarse para otros usos, principalmente el doméstico. Alcanzar un incremento del 35% en la eficiencia en el sector que utiliza el 68% del agua nos da un factor de 23.8, mientras que incrementar la eficiencia en el uso del agua del sector público urbano del 55% actual al 80% nos darían un factor de 3.6.

Lo anterior significa que eficientar el sector agrícola nos puede liberar más de seis veces el agua que se obtendría de eficientar al sector público urbano. Es decir, por más esfuerzos que canalicemos a un mejor uso del agua en las ciudades, que por supuesto no se descarta, no lograremos resultados efectivos. Lo que hay que destacar es que se requieren presupuestos que durante décadas no se han canalizado y el deterioro de la infraestructura agrícola es el resultado acumulado en varias décadas de insuficiencia de recursos económicos para su conservación y mejoramiento.

¿Cuánto sería necesario para atender los temas de la eficiencia, los usos del agua en la agricultura y en las ciudades, además de cumplir con la calidad de los servicios que exige la atención del derecho humano al agua? Estamos hablando del orden de unos 80 mil millones de pesos anuales, sostenidos en el tiempo y a largo plazo, los cuales, considerando una participación peso a peso entre los gobiernos local, federal y los usuarios, significarían para el presupuesto federal 2020 unos 27 mil millones de pesos de inversión, menos del 0.5% del total, que deberían considerarse prioritarios dada la problemática que atenderían.

Recientemente, el diputado Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la Comisión de Presupuesto, indicó en un comunicado: “Resulta imprescindible garantizar los recursos necesarios para que toda la población tenga acceso al agua potable y reducir la tendencia a la baja que se ha observado desde 2016…”. Por el futuro de nuestro país, ojalá en la Cámara de Diputados se logre el consenso necesario para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *