martes , 19 noviembre 2019
Inicio » Noticias » Nacionales » El Campo, el gran pendiente del TLCAN

El Campo, el gran pendiente del TLCAN

IVETTE SALDAÑA. EL FINANCIERO…

A 20 años de que se terminaron las pláticas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y a 18 años de que entró en vigor, Juan Gallardo Thurlow -quien fuera negociador de ese acuerdo por parte de la iniciativa privada- dijo que dos de los temas que debieron haberse pactado mejor fueron el mecanismo de solución de controversias y las reglas de origen.

Consideró que entre los pendientes del TLCAN están la oportunidad extraordinaria que hay para hacer cambios en el campo, y que éste sector saque más provecho del tratado, porque aún hay reglas que inhiben que el agricultor sea propietario de la tierra, al existir los ejidos.

“La cara más lacerante es el campo”, observó, y advirtió que hace falta más competencia pública y privada en ciertos segmentos de la economía de México.

En el TLCAN hay un incumplimiento “flagrante”, señaló, y es la negación del gobierno estadounidense a abrir sus fronteras a los transportistas de carga mexicanos, por la presión que ejercen los sindicatos de EU.

Lamentablemente, la cercanía geográfica podría aprovecharse más si los camiones sacaran la mercancía y la llevaran de puerta a puerta, en lugar de hacer los transfers actuales.

No son ciertos todos “esos espejismos de que los conductores mexicanos no están capacitados”, aseveró.

Diagnóstico

El presidente del Grupo Azucarero México (GAM) dijo que “el gran éxito de los Acuerdos Paralelos es que no dicen nada”.

Comentó que éstos surgieron después de terminadas las negociaciones del TLCAN y se incluyeron a petición del entonces presidente estadounidense William Clinton, quien quiso hacer una aportación al tratado incorporando temas laborales y de medio ambiente, ya que el acuerdo fue negociado en la administración de George H. W. Bush, antes de que Clinton fuera elegido como presidente.

Gallardo Thurlow, extitular de la Coordinadora de Organismos Empresariales de Comercio Exterior (COECE), propuso hacer una “especie de diagnóstico” que valore el TLCAN y cualquier tratado para encontrar las fallas, corregirlas y modernizarlos.

Comentó que antes del pacto trilateral no existían esquemas de solución de controversias, y éste fue un gran paso, aunque los mecanismos que se pusieron en el TLCAN para la resolución de conflictos comerciales tienen plazos muy “holgados” y dientes insuficientes.

Pero rechazó que se tenga que abrir el tratado para volver a negociar, ya que es un asunto de hacer más ágil el mecanismo de solución de controversias.

“No hay que renegociar; se puede mejorar”, porque muchas veces solamente se trata de un tema administrativo.

Gallardo dijo que entre los empresarios se construyó como una especie de cuarto de guerra, en el que se representó a 150 sectores productivos.

Durante su exposición en el diplomado “Tratados de libre comercio: Logros, retos y oportunidades de desarrollo profesional”, de la Escuela Libre de Derecho, recordó que las conversaciones del TLCAN fueron intensas, sobre todo en la última etapa, a la que se les invitó para participar por dos días y terminaron quedándose un mes, con la conclusión satisfactoria de la negociación.

Para Gallardo Turlow, las cifras muestran que hubo logros favorables para el país, como la certidumbre que genera un tratado, mayormente en las cadenas productivas más fuertes como la automotriz.

Otra de las ganancias fue que el proceso de apertura comercial fue detonador de inversiones para nuestro país y se fijó un marco jurídico comercial que funciona en tres economías: Canadá, Estados Unidos y México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *