Inicio » Opinión » El campo no se detiene, pero restaurantes paran

El campo no se detiene, pero restaurantes paran

VERÓNICA MARTÍNEZ. LO BÁSICO. EL FINANCIERO.

La pandemia del Covid 19 ha comenzado a paralizar al país, el alto económico y social para mitigar el coronavirus es quedarse en casa, y efectivamente miles de mexicanos estamos en nuestros hogares; sin embargo, hay actividades que no pueden parar y esa es la agropecuaria, la del campo.

En tiempos agrícolas, ganaderos, apícolas, pesqueros, no hay alto, no hay paro, no hay forma de detenerse, porque la demanda de comida no se frena y porque la madre naturaleza no perdona y puede haber mermas.

Los productores, agroempresarios en todo el país y en Yucatán mantienen su actividad con o sin Covid 19, con la mira en obtener la mejor producción a sabiendas de que hay demanda en el mercado: todos los mexicanos nos alimentamos.

Es posible que las formas de comercialización se modifiquen, porque hay segmentos de compradores que de plano tuvieron que detenerse, hacer un alto y que tendrán efectos económicos y sociales fuertes. Se trata de los restaurantes y hoteles.

En una ciudad como Mérida, con aires cosmopolitas, con un crecimiento y reconocimiento pujante en gastronomía y restaurantes, la pandemia es un balde de agua fría que pone un alto en seco a la industria.

Este segmento que compra sus insumos por terceros o de manera directa a los productores agropecuarios y pesqueros de Yucatán, ha tenido que frenar, porque sus pérdidas en ventas eran superiores a 90 por ciento en la primera semana de #YoMeQuedoEnCasa.

Para esta segunda semana, muchos se sumaron a la fuerte decisión de cerrar, de bajar la cortina temporalmente y replantear con su plantilla laboral los pasos a seguir.

Este nicho pujante es el que se frenó y que impacta en los agroproductores. Sin embargo, ellos tienen posibilidades de replantear su comercialización, ya que hay demanda de comida en el mercado.

Iniciativas como #ConsumeLocal o te llevamos la despensa o el huacal a tu casa, vienen como anillo al dedo en estos momentos de crisis.

Los alimentos son un bien básico y la producción de los mismos no puede detenerse ante la pandemia. Por el contrario, debe empujarse, impulsarse y fortalecerse.

Viene una pandemia larga, lenta y pesada, pero para el sector primario del país y de Yucatán es una oportunidad.

@Velimagu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *