La realidad superó a la ficción, a poco más de 50 años, la producción acuícola en el mundo pasó de ser 6%, en 1966, del total de los pescados y mariscos producidos y destinados al consumo humano directo, a ser 53%, en 2016. La acuacultura produce hoy más alimentos que toda la producción silvestre en los océanos, esto es particularmente impresionante si consideramos que tres cuartas partes del planeta son mares

Lo anterior, de acuerdo con el más reciente informe del Estado Mundial de la Pesca y la Acuicultura (SOFIA 2018) de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés).

Dicho informe menciona, asimismo, que la producción total pesquera y acuícola mundial alcanzó en 2016 un máximo histórico con 171 millones de toneladas, con un valor de 362,000 millones de USD. La acuicultura aportó 47% del volumen total y 53% de los productos para consumo humano directo. En 2016, se registró un consumo per cápita de 20.3 kg, también un máximo histórico. Señala que el sector pesquero y acuícola generó, en 2016, empleos para 59.6 millones de personas; 19.3 millones en acuicultura, y 40.3 en la pesca. Se estima una participación de la mujer con 8.3 millones de empleos.

Respecto a las capturas, 66.9% se realiza de forma sostenible, integrando 59.9% de pesquerías plenamente explotadas y 7% de pesquerías sobrexplotadas, en contraparte, 33.1% de las capturas a nivel mundial se realiza de forma insostenible. Las Naciones Unidas incluyeron en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) reglamentar la captura para controlar las pesquerías sobrexplotadas y restablecer las poblaciones a su máximo rendimiento sostenible, sin embargo, señalan que es poco probable que en el corto plazo se restablezcan estas pesquerías.

En cuanto a los flujos comerciales, menciona que las exportaciones de productos pesqueros y acuícolas ascendieron a 152,000 millones de USD; China es el principal exportador, le siguen Noruega, Vietnam, Tailandia, Estados Unidos, India y Chile. Existen tres mercados que en su conjunto concentran 64% del valor de las importaciones: Unión Europea, Estados Unidos y Japón.

La FAO cuenta con un modelo de equilibrio parcial dinámico para conocer el desarrollo de la pesca y la acuicultura, relacionado con el modelo Aglink-Cosimo que se usa para generar las previsiones agrícolas; con base en esto, las estimaciones de la  FAO para el 2030 señalan una producción de 201 millones de toneladas, esto es 30 millones más que en 2016. La acuacultura aportará 109 millones de toneladas.

En la segunda parte de esta nota comentaré sobre las oportunidades de negocios sustentables del sector pesquero y acuícola en México.

-0-

En la primera parte de esta nota, comenté sobre las tendencias mundiales de la pesca y la acuacultura sostenible para abastecer una creciente demanda de productos nutritivos. FAO, en su reporte de Estado Mundial de la Pesca y la Acuicultura, indica que en el 2030, 60% de los productos para consumo humano directo será de acuacultura y crecerá, del 2016 al 2030, en China 31.1%, África 61.2%, América latina y el Caribe 49.2%, México 42.6% y Brasil 89% .

FAO señala la importancia del enfoque ecosistémico de la pesca y la acuicultura y México es pionero, ya que desde hace más de 23 años impulsa el desarrollo sostenible con el Código de Conducta para la Pesca Responsable iniciado por la doctora Margarita Lizárraga Saucedo. La FAO otorga la medalla de reconocimiento en su nombre, cada dos años.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas indica que en México 22.3% de las aguas costeras y marinas es área natural protegida. México, en el 2018, cumplió en 223% la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles fijada para el 2020, dos años más rápido y más veces que cualquier país en el mundo.

En el 2017, México alcanzó por primera vez una producción pesquera y acuícola de 2´070,959 toneladas (SIAP, Sagarpa, Conapesca). El Consejo Mexicano de Promoción de los Productos Pesqueros y Acuícolas expone que México cuenta con 20 pesquerías y cuatro especies acuícolas certificadas o reconocidas como sustentables por organismos internacionales de prestigio. Más de 40% de la producción en México cuenta con reconocimiento internacional de sustentabilidad, comparado con 14% a nivel mundial.

No sólo eso, México redimensionó su flota de embarcaciones mayores, de 3,566, en el 2000, a 2,016, en el 2014, 43% menos; tan sólo en la flota camaronera la reducción fue de 52%, además se han incorporado en las artes de pesca los dispositivos excluidores de organismos, como tortugas y peces, en la captura de camarón y el paño medida en la captura de atún. Ninguna otra industria ha realizado esfuerzos tan titánicos por cuidar la sustentabilidad.

Este año, el Fondo de Garantía y Fomento para las Actividades Pesqueras, integrante de FIRA, cumple 30 años, durante este periodo ha estado, en las buenas y en las malas, con los productores pesqueros desarrollando las industrias atunera, sardinera y camaronera de altamar y pesca ribereña, apoyando la acuacultura de camarón, ostión, peces marinos, tilapia, trucha y bagre, todo con una visión de red de valor. FIRA, como parte de la banca de desarrollo de la SHCP, continuará impulsando al sector pesquero y acuícola en México, a través de sus productos y servicios financieros y tecnológicos para fomentar su crecimiento y desarrollo sostenible.

*Martín Téllez Castañeda es Especialista de la Subdirección de Pesca, Forestal y Medio Ambiente en FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]