Inicio » Opinión » El equipo de Romo y la intención de frenar el etiquetado

El equipo de Romo y la intención de frenar el etiquetado

MARIBEL RAMÍREZ CORONEL. EL ECONOMISTA.

No debe ser fácil la posición del jefe de la Presidencia, Alfonso Romo, al frente del Consejo Nacional para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico (Cofinece) en una administración a la que de pronto le cuesta dar muestras de congruencia y certidumbre.

Todos los días le han de llegar infinidad de sentidas quejas, argumentos y evidencias por las cuales se está afectando la continuidad o el buen caminar de sectores productivos. Y en muchos casos debe ser cierto.

Sin embargo, hay ámbitos como el del combate a obesidad y diabetes donde también debe tener claro una cosa: es mucho más costoso el no imponer límites al consumo de alimentos altamente calóricos que el sí ponerlos.
Y lo decimos por la nueva norma del etiquetado que está por implantar la Secretaría de Economía. Sabemos que tanto su titular Graciela Márquez, como el subsecretario de Industria, Ernesto Acevedo —quien se ha mostrado abierto a todo lo relacionado con la economía de la salud—, así como el subsecretario de Salud, Hugo Lopez-Gatell, tienen la instrucción del presidente López Obrador de seguir escuchando a la industria de alimentos y bebidas sobre el posible impacto económico en sus procesos a raíz del esperado nuevo etiquetado.

Les han pedido que expongan sus puntos en la consulta pública a través de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) y se tomarán en cuenta si están bien fundamentados.

Pero, no convencida, la industria busca incidir fuera del proceso, con el equipo de Romo en la Presidencia de la República donde hay más apertura a argumentos económicos. Nos dicen que ha habido varias reuniones en Presidencia donde la industria insiste en rechazar el etiquetado por costos y afectación en sus procesos. Para Romo y su gente puede haber una preocupación genuina sobre el tema; imponer frenos productivos ahora es algo sensible en un contexto de parálisis económica.

Pero algo que genera desazón en ciertos sectores del gobierno es la presencia de un exempleado de Coca Cola dentro del equipo de Romo en Presidencia. Se trata de José Manuel Madero, hasta hace poco director general de Bepensa, una de las principales embotelladoras y distribuidoras de Coca Cola en la Península de Yucatán y que se ha extendido hacia otros países como República Dominicana. De hecho, a principio de año, la organización El Poder del Consumidor, de Alejandro Calvillo, criticó acremente que Bepensa tuviera un asiento en el Consejo de Salud del Gobierno de Yucatán, algo que no es de presumirse, como tampoco que Yucatán sea la principal consumidora de dicho refresco en todo el mundo.

Nos dicen que el exdirector de Bepensa apareció como representante de Presidencia el día que se instauró el grupo de trabajo de modificación de la NOM 051 para el nuevo etiquetado. Ese día los discursos gubernamentales de Salud y Economía, al igual que los de la academia —INSP, IPN, UNAM—, OPS y Unicef fueron en acuerdo total al nuevo etiquetado. Esa vez la industria no pudo decir mucho, pero en su favor habló Madero sobre la necesidad de proteger las inversiones y tener cuidado con posiciones ideológicas, un discurso que contrastó con el resto de los representantes del Ejecutivo.

Un punto mas: la diputada Tatiana Clouthier, cuando se discutía la reforma para incluir el etiquetado de advertencia en la Ley General de Salud, justo propuso que quedara en transitorios que el Cofinece estuviera encargado del proyecto, es decir que se dejara en manos de la industria…

Algo claro es que en Chile y Perú donde ya se aplicó este tipo de etiquetado no hubo gran perjuicio a la producción industrial de bebidas alimentos porque la adaptación del sector y de los consumidores fue inmediata.

Semana de eventos sobre lucha vs obesidad

Este lunes la Organización Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) presenta un segundo informe sobre consumo de alimentos ultraprocesados en América Latina, lo cual revelará más datos de por qué insistir en medidas para bajar el consumo de alimentos altamente calóricos en la región.

El martes la Academia Nacional de Medicina, que preside la doctora Teresita Corona, tendrá un evento de políticas para enfrentar la obesidad infantil en donde seguramente los médicos hablarán sobre el nuevo etiquetado de advertencia.

Y el miércoles la investigadora de la Universidad de Chile, Marcela Reyes, y Arantxa Colchero, investigadora en Ciencias Médicas del INSP, expondrán sobre el impacto económico del etiquetado de alimentos en Chile conforme una reciente evaluación.

[email protected]

Twitter.com/MaribelRCoronel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *