La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas trabaja en coordinación con el gobierno de Nuevo León en la elaboración del Programa de Manejo del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, cuyo borrador se estima quede terminado en el mes de abril para ser sometido a consulta pública.

En este proceso interviene el Consejo Asesor del Parque Nacional, integrado por representantes de las presidencias municipales de la zona, ejidatarios, sector turismo, organizaciones no gubernamentales, usuarios, academia y pequeños propietarios.

Asimismo, con el objetivo de lograr una participación informada, previo a la consulta pública, la Conanp realizará una serie de talleres que involucren a toda las partes interesadas.

El Programa de Manejo permitirá regular y planear las diferentes actividades a realizarse dentro del Área Natural Protegida (ANP) y, con apoyo del Consejo Asesor, se alineará a las especificaciones del decreto de creación del Parque Nacional y de ordenamientos superiores, como la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA).

En dicho instrumento quedarán excluidos aquellos predios que ya no forman parte del ANP, luego del fallo de 47 juicios de amparos interpuestos en 2003,  que imposibilitó en aquel entonces su elaboración.

De los 47 amparos, se perdieron 26, de los cuales 12 obtuvieron sentencia para efectos, es decir, que se deberá otorgar garantía de audiencia a los quejosos.  Los 14 restantes obtuvieron sentencia lisa y llana, por lo que se les deberá excluir del Decreto.

Los amparos involucran 11 mil 165 hectáreas de las 177 mil 395 que conforman la superficie del Parque Nacional Cumbres de Monterrey en la parte norte de la Sierra Madre Oriental.

Este Parque alberga a las comunidades vegetales de mayor valor ecológico de Nuevo León, presenta desde zonas áridas con especies propias de las regiones desérticas, pasando por matorrales con diversos tipos de vegetación, hasta bosques principalmente de pinos y encinos en las partes más altas, así como pastizales y diversas composiciones florísticas a lo largo de los ríos y cañadas.

En esta ANP se han registrado mil 368 especies de flora y fauna, 73 consideradas en peligro de extinción, amenazadas, endémicas o bajo protección especial.

Está considerado como un área de importancia para la conservación de las aves. También se aprecian especies como el coyote, el puma, el tejón, el mapache, el venado Cola Blanca, el tlacuache, el armadillo, el jabalí, la zorra Gris, la liebre y las ardillas Gris y Roja.

Es fundamental para la región porque abastece alrededor del 70 por ciento del agua que consume la ciudad de Monterrey.