Inicio » Noticias » Estatales » Chiapas » Eliminar aranceles a maíz, frijol, caña y leche, puntilla para labriegos de Chiapas

Eliminar aranceles a maíz, frijol, caña y leche, puntilla para labriegos de Chiapas

La eliminación de los aranceles a maíz, frijol, caña de azúcar y leche en polvo será la puntilla para los campesinos e indígenas de Chiapas, pues en los años recientes la producción y los rendimientos obtenidos en maíz han disminuido drásticamente; sólo en la región de la frailesca –antes considerada el granero del sureste– se dejaron de cosechar 81 mil toneladas, sostuvo Daniel Villafuerte Solís, investigador del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas.

El campo chiapaneco tiene una tendencia a la pobreza en general y sus campesinos no podrán competir frente a Estados Unidos el próximo año, alertó el investigador. “En municipios como Villa de Corzo y Villaflores –principales productores de maíz– la producción del grano se redujo en 56.2 y 44 por ciento, respectivamente, lo cual refleja la profunda crisis del modelo agropecuario provocado por el entorno macroeconómico nacional e internacional”.

La apertura comercial y el retiro de los subsidios gubernamentales lejos de favorecer un proceso de reconversión agropecuaria originó el reforzamiento del tradicional patrón productivo sustentado en la ganadería bovina extensiva y en la producción de café, plátano, maíz y caña de azúcar, pero en condiciones de infrasubsistencia resulta insustentable, y por eso la urgencia de pensar en un nuevo modelo que tome en cuenta los problemas estructurales del campo, la pobreza y el creciente éxodo de la población rural a Estados Unidos, abundó.

En su estudio Economía campesina, etanol y crisis del maíz en Chiapas, el investigador señala que las remesas ocupan cada vez más un lugar preponderante en la reproducción familiar y social en las localidades rurales de muchas regiones del estado; “la parcela que antes constituía la base de la organización campesina está siendo desplazada como fuente básica de ingresos de las familias para convertirse en un complemento”.

Reflejo de eso es la baja en la producción de maíz, la cual experimenta una tendencia crítica. Antes, abundó, los municipios de Villa de Corzo, Villaflores y la región de la frailesca dedicaban al cultivo de maíz 169 mil hectáreas, que representaba 28 por ciento del total de la superficie cosechada en el estado, pero en 2005, el registro fue de apenas 88 mil hectáreas, es decir, 11 por ciento.

“De mantenerse el actual modelo y política públicas, en lo que se refiere a maíz 92 por ciento del sector se mantendrá en subsistencia, y el futuro para el 8 por ciento restante es incierto, pues se encuentran en el circuito del mercado y responden al impulso de los precios. De continuar la tendencia, la crisis social y política será de consecuencias insospechadas”, acotó el investigador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *