Inicio » Noticias » Nacionales » En 100 años avanzó tanto el conocimiento como la destrucción del planeta: expertos

En 100 años avanzó tanto el conocimiento como la destrucción del planeta: expertos

Antimio Cruz. La Crónica…

La humanidad necesita hacer una pausa y pensar por adelantado sobre los efectos que tendrán sus acciones sobre el planeta en lo que queda del siglo XXI, pues en el siglo pasado la inercia del crecimiento sin planeación hizo que los seres humanos le provocaran más daños a la Tierra que los que se causaron en toda la historia de la humanidad.

Así lo señalaron los participantes en las dos primeras mesas de análisis del coloquio Grandes Retos del Siglo XXI, que reúne en el Colegio de San Ildefonso a expertos de 14 grandes campos del conocimiento, desde la astronomía hasta la defensa de los derechos humanos.

Uno de los ejemplos de cómo el conocimiento ha avanzado a la misma velocidad que la capacidad para destruir el equilibrio del planeta es el problema alimentario, como explicó el doctor Octavio Paredes, Biotecnólogo del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados (Cinvestav) Irapuato.

Durante la primera jornada de reflexión, Paredes analizó la manera como la biotecnología agrícola puede ser utilizada para resolver problemas agroalimentarios. Estas mismas herramientas que permiten intervenir en la expresión o inhibición de genes de los seres vivos, serán la fuente de nuevas medicinas y pero también pueden ser un mecanismo para amortiguar la depredación de la biodiversidad.

Esta mesa, coordinada por la directora de la Facultad de Ciencias de la UNAM y ex presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias, Rosaura Ruiz, se habló también sobre las necesidades que plantea para la humanidad la transición demográfica, el aumento en el número de adultos mayores y la necesidad de crear nuevos enfoques en medicina.

La biología del futuro avanza a mayor velocidad que su comprensión en la sociedad y aunque cada vez hay más personas que han escuchado hablar sobre la ingeniería genética y la clonación, todavía no se les considera una fuente de soluciones en los planes de desarrollo nacionales o regionales.

El coloquio propone las interrogantes: ¿Cuáles descubrimientos podemos prever para el resto de esta centuria?, ¿cuál es la problemática social, nacional e internacional que podemos avizorar?, y en suma, ¿hacía donde se encaminan el conocimiento científico y las sociedades?

Las catorce perspectivas desde las que se abordarán los retos del próximo siglo son física, nueva biología, cibernética, neurociencias, nanotecnología, ciencias de la Tierra y ciencias de la complejidad, así como terrorismo y narcotráfico, impacto social del cambio climático, nueva configuración mundial, pobreza, migraciones, globalización, regionalismos, nacionalismos y cambios en la cultura, son los temas que se abordarán.

Durante la primera mesa, se subrayó la importancia que tiene la astronomía como fuente de soluciones para problemas de la tierra, a través de la ingeniería y la óptica, en una mesa coordinada por el nuevo presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), José Franco.

ciudadanía. A pesar de las grandes dificultades que vive la humanidad en todo el planeta todavía sobrevive una visión optimista del futuro y esa visión es nutrida por una nueva generación de ciudadanos críticos. Así lo señaló la coordinadora de Difusión Cultural de la UNAM, María Teresa Uriarte, al inaugurar el coloquio Grandes Retos del Siglo XXI.

La historiadora del arte citó palabras del novelista Carlos Fuentes, fallecido el pasado 15 de mayo, quien afirmó que “vivíamos tiempos en los que se insinuaba una nueva generación, de características no muy claras, pero seguramente tenía como sello la erupción de una ciudadanía crítica y participativa, dispuesta a ejercer un protagonismo mucho mayor en la toma de las decisiones”.

Uriarte consideró que Fuentes tenía una visión optimista y que su partida dejó una fuerte enseñanza para asimilar, pues “es preciso vivir con intensidad, creer con firmeza y crear con libertad hasta el último momento de nuestras vidas, pues sólo de esa podremos, desde la individualidad, contribuir a la comunidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *