Inicio » Noticias » Estatales » En Mercadito Flor de Luna, agricultoras resisten al uso de químicos

En Mercadito Flor de Luna, agricultoras resisten al uso de químicos

YUNUEN MORA. EL INFORMADOR.

El Mercadito se encuentra dentro de un proyecto más grande que rescata saberes desde la medicina tradicional, herbolaria y recuperación de tierras y cultivo

EL INFORMADOR/G. Gallo
EL INFORMADOR/G. Gallo

Hace cinco años, el colectivo Red de Defensoras de Jalisco dio paso al Mercadito Flor de Luna, ubicado en la calle Garibaldi #1275 en Guadalajara.

Un lugar colorido, con techo que simula el cielo de noche y pinturas al rededor, donde agricultoras de Jalisco y el país llevan sus productos orgánicos a vender para resistir.

Venden frutas, verduras, tortillas, café, chocolate, productos para el cabello, para la cara, artesanías, entre otros. Todos hechos por entre 300 y 400 mujeres de Jalisco, pero también de otros estados como Chiapas, Guerrero y algunos del norte del país, que conforman la red.

EL INFORMADOR/G. Gallo

El Mercadito se encuentra dentro de un proyecto más grande y que funciona hace unos 25 años llamado Escuela Benita Galeana: Defensoras de Derechos Humanos y Ambientales, de donde se desprenden cerca de 18 colectivos, entre ellos la Red de Defensoras de Jalisco.

El proyecto trabaja con las mujeres en sus territorios y en procesos organizativos, educativos y de incidencia política: “es un proyecto de resistencia, cuidado y colectividad de las mujeres y sus familias, economía y salud. Rescatan sus saberes desde la medicina tradicional, herbolaria y recuperación de sus tierras y cultivos”.

A ellas también se les han dado talleres de cómo resguardarse, protocolos de seguridad y comunicación, pues por ejemplo, “al sur de Jalisco, donde las industrias de berries, aguacates y otros nuevos cultivos han arrasado con todo, las han puesto en riesgo”.

Aunque la pandemia de COVID-19 supuso una recesión económica en el país, en el Mercadito han logrado sobrellevarlo con la solidaridad y confianza de quienes llevan sus productos y los mismos consumidores.

“No ha sido (una experiencia) fácil pero sí muy hermosa. Las mujeres están preparadas para resistir eso y más”, concluyó Eva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *