Inicio » Noticias » Estatales » Chihuahua » En pleno desierto, lago artificial y criadero de peces
FOTO: HÉCTOR DAYER. EL MEXICANO.

En pleno desierto, lago artificial y criadero de peces

SALVADOR MIRANDA. EL MEXICANO.

Invierten un millón de pesos para producir especies como tilapia, carpa y bagre.

SAMALAYUCA, Chihuahua. Con una inversión de un millón de pesos fue que inició el proyecto de un criadero de peces tilapia, carpa y bagre en la granja “Mi Granjita”, en el poblado de Samalayuca.

Israel Villagrana, propietario del Acuícola, expuso que hace un año que inició junto con su esposa la cosecha de peces para la cría y venta de pescado para consumo humano, señaló que tiene alrededor de 50 mil alevines (peces pequeños) que estarán listos para ponerlo a la venta al público el próximo verano.

A escasos metros de la entrada al poblado de Samalayuca viniendo de Ciudad Juárez se encuentra el balneario “Mi Granjita”, además que cuenta con un lago artificial donde se practica la pesca.

Israel Villagrana dijo que tan sólo en el lago artificial que tiene una superficie de mil 200 metros cuadrados y 1.80 de profundidad hay más de 4 mil peces entre bagre y carpa que son utilizados exclusivamente para el deporte de pesca.

Narró que la novatez en este negocio les cobró factura debido a que perdieron dinero al principio precisamente por la inexperiencia, sin embargo, el gusto por la pesca fue que continuaron adelante con el proyecto hasta cristalizar el sueño de contar además con la cría de peces para la venta.

Explicó que una vez por mes realizan la actividad de pesca por más de 30 participantes acompañados por sus familias.

Los visitantes tienen la oportunidad de llevar sus tiendas de campaña por si desean pernoctar en el lugar.

El costo de la entrada es de 40 pesos más 60 pesos por caña que utilicen, incluye las albercas.

En los torneos de pesca que organizan clubes hacen un cobro de inscripción de 250 pesos y el 50% de lo que se junte se reparten en los premios, además se les entregan medallas a los ganadores.

Aclaró que la actividad de la pesca es meramente deportiva por lo que una vez que atrapen los peces son devueltos al agua.

La última vez que trajeron peces de La Boquilla en Camargo fue hace cuatro años y fueron 300 truchas, ahora cuentan con más de 4 mil tan sólo en el lago artificial y se han ido reproduciendo.

A la entrada del lugar está la alberca que abren al púbico en verano, mientras que al fondo del terreno se encuentran el lago artificial y a un costado está el invernadero para la cría de peces con tres grandes estanques.

Cada uno de los estanques contiene en promedio 5 mil peces que en total pesan alrededor de 2 mil kilos.

Israel platica que la idea de hacer un lago para pesca y cultivo de peces fue porque tenían un dinero ahorrado producto de la liquidación de trabajo tanto de él como de su esposa, fue cuando le comentó que deberían invertir sus recursos en el tema de los peces.

Cuando se decidieron le comentaron a su suegra quien es la propietaria del terreno donde se encuentra el balneario junto con el lago y el invernadero sobre el proyecto que tenían en mente y aceptó en utilizar el terreno donde también vive.

Primero, hicieron el balneario para los visitantes a Samalayuca, luego hace seis años empezaron con el lago artificial y en junio del año pasado con la cría de peces.

Además, cuentan con gallinas para iniciar con el proyecto de producir huevos orgánicos para la venta al público y en un futuro la crianza de conejos y un huerto para cultivar cilantro.

Para mantener en buen estado alimenticio de los peces, Israel invierte alrededor de 4 mil pesos por quincena en la compra de 10 costales de alimento con un peso de 25 kilogramos cada uno.

El alimento es especial para peces, además que les dé hígado de pollo ya que contiene mucha proteína lo que permite que un buen crecimiento.

Dijo que los peces pequeños estarán listos para la venta al público en Cuaresma, el cual tiene un precio promedio de 70 pesos el kilogramo.

Hay un estanque donde tiene peces grandes para la venta, ya que las personas que conocen del lugar buscan el pescado para su consumo, principalmente son gente originarios del sur o de las costas de México que prefieren comprar pescado fresco.

Externó que entregaron un proyecto al gobierno federal y estatal a través de Desarrollo Rural para mejorar las instalaciones del invernadero con una inversión de 400 mil pesos, ya que se requiere de más tecnología, así como la compra de filtros aireadores solares que tiene un costo de 20 mil pesos cada uno aproximadamente.

Israel Villagrana mencionó que el balneario “Mi Granjita” tiene horario de 8:00 de la mañana a 6:00 de la tarde durante invierno, y hasta las 7:00 de la tarde en temporada de verano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *