Puebla, Pue. Debido a que se pierde 40% de las cosechas cada año porque se siembran en zonas no acordes, el Consejo Agropecuario Poblano presentará a finales del 2017 el mapa que realizó de las siete regiones del estado  para identificar los productos con mejor potencial de crecimiento.

El presidente de esa organización, Ignacio Menéndez Priante, comentó que a través del estudio se detectaron más de 80 productos que permitirían al sector agrícola mejores rendimientos, aprovechando las condiciones de clima y subsuelo.

Adelantó que de los productos identificados, al menos 60 son verduras, 20 granos y el resto frutas; sin embargo, podría aumentar debido a que el estudio no está cerrado y siguen las investigaciones con el apoyo de agrónomos.

Mencionó que para poner en práctica ese mapeo es necesario el apoyo también de las asociaciones agrarias, ya que son el filtro para llegar a los representados, con el propósito de convencerlos de la reconversión productiva, puesto que es la única forma de garantizar mejores rendimientos.

Estimó que por cada 10 pesos invertidos en los cultivos, sólo recuperan seis y lo demás se refleja en pérdidas, porque no se da la madurez que necesitan frutas y verduras al no estar en zonas adecuadas, productos que no pueden ofrecer a tiendas de autoservicio debido a la baja calidad, aunado a que se compite con otros estados.

Recordó que son casi 1 millón de hectáreas sembradas, por lo que con este mapeo se podrán plantear proyectos con una mayor rentabilidad y a corto plazo, lo que convencerá a los agricultores por diversificar su actividad.

RECUPERARÁN ÁREAS CULTIVABLES

Indicó que también permitirá la recuperación de las primeras 7,000 hectáreas con vocación agrícola que quedaron abandonadas por sus dueños durante más de una década, debido a que obtenían pocas cosechas, lo cual sólo cubría el autoconsumo y no para comercializar.

Menéndez Priante dijo que requerirá el apoyo presupuestal para concretarlo, ya que impulsarán proyectos a partir de esa reconversión productiva, sobre todo en los municipios más pobres que se encuentran en el norte del estado.

Señaló que hay al menos 30 organizaciones de productores que mostraron interés en este mapa, quienes “tendrán como labor convencer a sus miembros de aplicarlo o tomarlo como referencia para implementar algunas opciones en forma piloto”.

Indicó que en lugar de tener pérdidas, las familias dedicadas al campo podrán aspirar a mejores ingresos y, con ello, frenar la migración de los jóvenes que aspiran ir a los Estados Unidos o buscar empleo en la industria poblana o albañilería.

Acotó que no son malos esos deseos de superación, pero, aclaró, en los municipios hay oportunidades de crecimiento si explotan de manera adecuada las tierras que han quedado a cargo de los adultos mayores para generar productos con fines de autoconsumo.

Recordó que en las regiones frías, los frutales son ideales para producir manzana, pera, durazno, naranja, entre otros; mientras que en los valles bajos con poca cantidad de agua se puede apostar por sembrar hortalizas.