Inicio » Carrusel » En Valle de Bravo las flores curan espantos
FOTOS: ARTURO AGUILAR. EL SOL DE TOLUCA.

En Valle de Bravo las flores curan espantos

ARTURO AGUILAR. EL SOL DE TOLUCA. Con información de VIOLETA SÁNCHEZ. EL POPULAR Y DULCE VALDEPEÑA. LA JORNADA MORELOS.

4 meses y medio de trabajo fueron intercambiados por 20 días de comida.

Algunos productores decidieron vender casa por casa para sacar algo de dinero para sus familias.

“Me vi obligada a regalar mi producto”.

TOLUCA, México. En las últimas semanas, Mario García ha aprendido que las flores pueden curar el miedo que produce la pandemia de Covid-19.

Es espantadora, porque luego piensa uno cómo le vamos a hacer, se acaba el empleo y eso sí es preocupante”, expresa el floricultor, quien sabe de amanecer con la incertidumbre de dónde obtener ingresos.

Sin embargo, sus flores le han garantizado, a él y otros floricultores, tener una alternativa para recibir alimentos, los cuales siguen llegando a cambio de sus plantas de ornato que producen.

De la primera fase de este trueque estiman que recibieron 250 despensas, las cuales les alcanzaron para unos 20 días. A cambio entregaron flores que cultivaron durante cuatro meses y medio los 126 floricultores participantes en este trueque pandémico.

Cuando el Covid-19 cruzó las fronteras del país y llegó al Estado de México sus planes de floricultor cambiaron como las flores de una estación a otra.

El espanto le atosigó con mayor intensidad desde el 20 de marzo, pero él y 125 floricultores más continuaron cultivando las flores que estaban planeadas para venderse el 10 de mayo, mes que es clave en esta producción, pues con el calor la cosecha debe acelerarse.

Nos dedicamos, lo que es febrero y mayo, para vender flores la época del 14 de febrero y del 10 de mayo”, recuerda, pero al iniciar la contingencia sanitaria por el nuevo coronavirus sus flores corrían el riesgo de terminar en la basura.

Surge la idea entre el perfume de las rosas y las astromelias

“En lugar de tirarlas decidimos mandarlas para Valle”, indica. Y ahí en la cabecera municipal armaron el trueque de flores por alimentos. Enfrente del Museo Pagaza consiguieron un lugar que de momento les serviría para llevarlo a cabo con todas las medidas sanitarias.

La idea fue en la emergencia y emergente. Justo antes de declararse la Fase 3 de la contingencia sanitaria en México.

A punto de reducirse más la movilidad y antes de que el miedo aumentara, él y otros productores de flores lograron distribuir, vía el trueque, cerca de 2 mil 400 ramos aproximadamente.

A cambio recibieron cualquier producto que las personas desearan intercambiar, desde un kilo de arroz, una bolsa de sopa o una lata de atún hasta una o varias despensas.

Producto del intercambio, no sólo se beneficiaron 126 familias con distintos productos alimenticios. También el miedo se controló, ese espanto que les hacía sentir la boca seca o el vacío en el estómago.

Las flores, sus flores, les atemperaron el impacto de la pandemia, al menos de manera temporal.

Mario, quien lleva 20 años trabajando en el campo de las flores, allá en la comunidad del Aguacate en Valle de Bravo, estima que al día lograron intercambiar más de 4 mil 500 flores.

En cuestión de horas, el trueque pandémico terminaba con su mercancía y les permitía abastecer su despensa.

Fueron días inéditos, pero los recuerda con mucho color, del 16 al 20 de abril el trueque se estuvo realizando en la cabecera municipal.

Sin embargo, por la declaración de la Fase 3 de la pandemia ahora tuvieron que adoptar una nueva modalidad de intercambio, llevando sus flores a los centros de acopio de despensas, ubicados en la comunidad de Acatitlán.

Estos sitios fueron habilitados por el ayuntamiento en coordinación con organizaciones sociales, donde la ciudadanía puede donar despensas para la población vulnerable en esta pandemia.

Ahora ahí llevan sus flores, alrededor de 30 ramos diarios; a cambio, los encargados de este centro de acopio les proporcionan despensas.

Gabriela Zepeda es otra productora de flores que incursionó en el trueque. Tiene 12 años trabajando en el campo, principalmente en la cosecha de rosas y astromelias, esto en la comunidad de San Agustín de las Palmas, en el municipio de Donato Guerra.

Al aire libre o en invernadero, estas comunidades de floricultores tienen más de dos décadas dedicándose al cultivo de este producto.

Madre de tres hijos, cuando todo era normal, Gabriela tardaba una hora y cuarto para llegar a la cabecera municipal de Valle de Bravo y poder comercializar sus flores.

Hoy, sus flores las convirtió directamente y sin intermediarios en frijol, harina, y aceite…

Y también curó un poco el miedo de estos días, pues cuatro meses y medio de trabajo dice que los cambiaron por 20 días de comida, dependiendo de cómo esté integrada cada familia.

Calcula que del intercambio realizado en la cabecera municipal lograron conjuntar alrededor de 250 despensas, las cuales ya se repartieron entre los 126 productores para resistir la cuarentena.

Así como está la situación le vamos a seguir, quién quite y se pare esta epidemia”, dice con esperanza Mario, quien con ansia espera volver a las calles para vender sus flores.

En Puebla, Floricultores se ven obligados a regalar sus flores por la pandemia

Por otra parte, floricultores de la región de Izúcar de Matamoros y Atlixco viven tiempos desesperados por la pandemia del Covid-19, ya que algunas florerías han tenido que rebajar los precios o incluso regalar los ramos.

Por ejemplo, el ramo de gladiolas se vendía hasta en 200 pesos, hoy se tienen que ofrecer entre 50 a 30 pesos. Incluso algunos productores prefieren abandonar sus campos sin cosechar.

José Luis, quien es productor de flores, desesperado por sacar adelante algo para su familia y trabajadores, se dispuso a cortar para de su sembrado de girasol y gladiola, repartiendo casa por casa los ramos.

Sin importar la cuarentena o el gasto de gasolina, cargó su camioneta Suburban de flores para vender casa por casa, y así ganar un peso en el bolsillo.

“Todo esto que estamos pasando es por la pandemia del Coronavirus, lo que nos está afectando, ya que las familias no tienen dinero, porque prefieren comprar para comer que gastas en flores”, dijo José Luis.

“Muchos compañeros en Atlixco prefirieron dejar abandonados sus campos, pero yo no quiero hacer eso, porque hay más familias que dependen de mí, como son los contadores y quienes ponen los fertilizantes”, dijo.

En Morelos, se secó un 70% venta de flores

La venta de flores han reducido hasta en un 70 por ciento al ser considerados como productos no esenciales, señaló David Padilla Marín, presidente del Barzón en Morelos al señalar que las familias que dependen de la comercialización de flores.

“Se abarató por falta de comercio, tenían la esperanza de que este 10 de mayo se recuperaran pero como no son considerados producto esencial, se cayó. La mayoría de la producción de flores se encuentra en la zona sur poniente”, comentó.

Gabriela, comerciante de girasoles señaló que incluso se ha tenido que regalar algunas flores y días atrás se remató el producto.

“Tengo flor ya muerta, hubo personas que si querían esa flor se las regalaba pero a comparación del terreno ahí se ve claramente la flor ya tirada. La gente no quiere la flor tan floreada y me vi en la necesidad de apartarla ya que es prácticamente basura; por ejemplo en el caso de la gladiola es cuando empieza a abrir flor por flor y a la gente les conviene comprar la gladiola nueva o cerrada”, comentó.

Por temporada, la gladiola tendrá más presencia estos días y menos girasol, por la falta de mercado.

“Días antes estuvimos rematando el girasol, el fin de semana elevó un poco el precio y aún había gente que quería girasoles del precio pasado pero era imposible darles ese precio e incluso se molestaban. No entendían que subió el precio por la fecha del 10 de mayo”, comentó al tiempo de agradecer a quienes comprendieron y adquirieron el producto al precio establecido aunque no tiene nombre su punto de venta, ofrece su servicio al número.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *