Director General: Eduardo Goycoolea Nocetti. Subdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
domingo , 28 noviembre 2021
Inicio » Noticias » Estatales » Es la mujer rural un pilar para bienestar
Doña Calixta, como muchos la conocen, califica a la mujer rural o indígena como un gran pilar en Tlaxcala. FOTO: Eduardo Tlachi. El Sol de Tlaxcala.

Es la mujer rural un pilar para bienestar

Compartir es bueno:

EDUARDO TLACHI. EL SOL DE TLAXCALA.

Su trabajo y esfuerzo es poco valorado y carecen de suficiente apoyo oficial.

La mujer rural de Tlaxcala se ha convertido en un agente clave para el desarrollo. Con el transcurrir de los años, y gracias a su trabajo, han logrado cambios económicos, ambientales y sociales en el estado.

Su lucha contra la pobreza, el hambre y desnutrición son sus principales fundamentos, pero en la actualidad son un importante eslabón del campo, donde mueven la economía de una comunidad.

No solo eso, también son referente de una cultura propia, cuyos valores son los cimientos de una sociedad rural. En el campo son reconocidas por el cuidado de la tierra y su medioambiente.

Sin embargo, su esfuerzo es poco valorado y no es bien remunerado, ya que en la actualidad este sector de la población carece de suficientes apoyos o programas sociales de los tres niveles de gobierno, que les ayude a mejorar su calidad de vida.

A propósito, este 15 de octubre se conmemora el Día Internacional de las Mujeres Rurales. La fecha quedó instituida por Asamblea General de las Naciones Unidas el 18 de diciembre 2007 y su primera conmemoración fue un año después (en 2008).

El objetivo es reconocer tanto las funciones como contribuciones decisivas de la mujer rural, incluida la indígena, en la promoción del desarrollo agrícola, la mejora de seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza.

A 13 años de este inicio, Calixta Muñoz Corona sostiene que este tipo de mujeres han superado cualquier reto por cuenta propia, pues su necesidad económica es el principal motor por el que buscan mejores condiciones, mas no por el respaldo de sus gobernantes.

lla tiene 64 años de edad y es originaria de San Felipe Cuauhtenco, comunidad del municipio de Contla y anclada en las faldas de la Malinche, la cual destaca por la elaboración de diversas artesanías.

Desde los ocho años esta mujer desempeña labores de campo, pero también realiza actividades como elaborar ropa y otras artesanías, además obtuvo una capacitación en una Clínica Rural y gracias a sus conocimientos ingresó a la Secretaría de Educación para prestar servicios indígenas.

Doña Calixta, como muchos la conocen, califica a la mujer rural o indígena como un gran pilar en Tlaxcala, toda vez que su labor es relevante y a la fecha tiene presencia en la mayoría de comunidades del estado.

No obstante, considera que su vida es difícil y hasta frustrante en comparación a una mujer que radica en zonas urbanas, ya que ellas son víctimas de discriminación que, incluso, las obliga a abandonar su cultura.

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad, en México hay un promedio de 27.4 millones de personas que radican en zonas rurales. La mitad de ellas, es decir el 50.7 por ciento, son mujeres.

Por su parte, el Consejo Nacional de Población coloca a las entidades federativas del sur como las de mayor población rural y, en el caso de Tlaxcala, más de la cuarta parte de los habitantes viven en zonas rurales.

MUJER RURAL, LUCHA POR EQUIDAD

En entrevista, Calixta Muñoz refirió que la equidad de género entre las mujeres rurales ha mostrado un ligero avance, pero esto es gracias a que a diario luchan en su entorno social.

A pesar de que en muchos casos no reconocen su trabajo, una gran parte de ellas sobresale porque se abren brecha por sí mismas y, en la actualidad, existen jóvenes y adultas que se superaron profesionalmente.

Dentro de su misma equidad de género, relató que la participación de la mujer rural aumentó porque “siempre anda activa por necesidad o sus actividades”, de ahí que ahora coordinan cargos eclesiásticos, comités de comunidad o escuelas, entre otros profesionales, cuyo objetivo es cumplir como su familia y parte de la comunidad.

«La mujer rural cumple varios roles, ella es ama de casa, cocinera, lavandera y hasta doctora o psicóloga porque desempeña un gran papel en la familia y sociedad, que a veces no es valorado», comenta.

¿QUÉ PEDIRLE AL GOBIERNO?

Desde niña, a Calixta le enseñaron a trabajar el campo, pero su desempeño le dio la oportunidad de integrarse en otras actividades dentro y fuera de la comunidad de San Felipe Cuauhtenco.

En ese sentido, dijo que es necesario solicitarle al gobierno estatal y municipales que reconozcan a la mujer rural, pero además que destinen presupuesto para crear espacios donde sean impulsadas, promovidas y difundidas.

Reconoce que a la fecha un porcentaje de esta población sigue sufriendo pobreza y baja alimentación, porque la pandemia disminuyó sus ingresos por la falta de trabajo, empero, siempre hacen lo posible por salir adelante.

Deben dar mayor oportunidad a las mujeres rurales dentro de los proyectos o programas, pero sobre todo atención para ayudarlas en ciertos temas, pues en ocasiones se limitan por falta de conocimiento,finaliza.

«En necesario crear políticas públicas en beneficio de este sector de la población», destaca Calixta Muñoz Corona, mujer rural de San Felipe Cuauhtenco, municipio de Contla.

 

Compartir es bueno:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *