Inicio » Noticias » Nacionales » Especulación e incertidumbre en la disponibilidad de productos agrícolas: CEFP

Especulación e incertidumbre en la disponibilidad de productos agrícolas: CEFP

COMUNICACIÓN SOCIAL CÁMARA DE DIPUTADOS…

PALACIO LEGISLATIVO. El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados señaló que no obstante la menor volatilidad que han mostrado en los últimos dos meses los precios de los granos, las leguminosas y el costo de la tortilla, éstos aún no se encuentran lejos de cualquier riesgo al alza.

Lo anterior, abundó, debido a la menor rentabilidad del sector agrícola por las recurrentes variaciones climatológicas y la prevaleciente especulación del costo de insumos como combustibles, fertilizantes y transporte.

A través del “Análisis mensual de productos básicos. Mayo de 2012”, explicó que a estos factores se agrega la expansión de las grandes cadenas de comercialización que han modificado las formas tradicionales de comercio y que actualmente aumentaron la especulación e incertidumbre sobre la disponibilidad de productos agrícolas.

Refirió que de acuerdo con la “Revista Industrial del Campo 2000AGRO”, en el país participan más de tres mil 500 establecimientos, de los cuales 60 son centrales y módulos de abasto especializados en acopio, almacenamiento y comercialización mayorista de productos del campo.

Por lo que, “hoy en día la oferta alimentaria, la cobertura de infraestructura y los mecanismos de intermediación en México se encuentran más cerca de la demanda alimentaria de la población”, afirmó.

El CEFP destacó que, conforme a esa Revista, la disponibilidad de alimentos en algunas regiones y ciudades no representa un problema grave, ya que en estas zonas la mayor oportunidad de acceso está más en función del nivel de ingreso de las personas que de la oferta colocada por los distintos canales del comercio.

“Así, el nivel de ingreso es un factor determinante para facilitar el acceso a los alimentos, por lo que condicionar la cantidad y calidad se convierte, por tanto, en un elemento determinante del equilibrio o deterioro nutricional y del nivel de vida de cualquier población”, subrayó.

De igual modo, añadió que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) creció 3.41 por ciento anual, por lo que sigue subiendo por debajo del índice de la Canasta Básica que aumentó 5.78 por ciento anual y del índice de los alimentos, que en abril se incrementó 4.50 por ciento respecto al mismo mes de 2011.

Este comportamiento se explica en parte por el aumento en los precios de los alimentos procesados, bebidas y tabaco, los cuales se vieron compensados por una reducción moderada en los costos de productos agropecuarios como frutas y legumbres, resaltó.

Además, el índice de precios de algunos alimentos derivados del maíz, trigo y arroz sigue creciendo a tasas superiores a dos dígitos. Ello, a pesar de que diversos productos de consumo básico como la tortilla, el bolillo, pan dulce, los pasteles y pastelillos a granel han entrado en un proceso de menor presión inflacionaria, en contraste con la ejercida el primer bimestre de 2012, cuando se alcanzaron tasas de crecimiento superiores al 18 por ciento anual.

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas también mencionó que durante abril los precios al productor hicieron una pausa en su ritmo de crecimiento debido a la disminución en el incremento de los costos de los combustibles e insumos agrícolas; situación que se explica por la menor incertidumbre sobre el desabasto de productos agrícolas y la especulación de la creciente oferta de hidrocarburos.

Por ello, afirmó que en abril el Índice de Precios al Productor del sector económico primario con petróleo aumentó 5.12 por ciento respecto al mismo mes de 2011, mientras que el índice de los fertilizantes aumentó 9.34 por ciento anual.

Detalló que los indicadores de algunos combustibles derivados del petróleo como la gasolina y el diesel, aumentaron 10.67 y 10.65 por ciento anual, respectivamente. Los menores crecimientos de éstos están en línea con el bajo desplazamiento al alza de la mezcla mexicana de exportación, que en abril alcanzó un precio promedio de 111.13 dólares por barril, para una reducción de 3.04 por ciento respecto a marzo y un crecimiento de 1.51 por ciento en cuanto a abril de 2011.

El Centro enfatizó que “esta tendencia podría mantenerse en los próximos meses debido al desequilibrio que existe entre la oferta y la demanda, por la debilidad de la economía global y la posibilidad de que disminuya el riesgo de suministro de crudo, ante las expectativas de una pronta solución a los problemas geopolíticos que existen entre Irán y Occidente”.

Mencionó que es fundamental redoblar los esfuerzos en favor de un campo fuerte, orientado a garantizar la disponibilidad oportuna de alimentos básicos y de materias primas para la industria.

Subrayó que además de los recursos financieros, en algunos casos la reconversión productiva de una región es necesaria, ya que el cambio climático, demográfico (producto de la migración) y la erosión del suelo, entre otros factores, hacen que su adopción por parte de los productores mexicanos sea fundamental en el incremento de la productividad.

Análisis mensual de productos básicos. Mayo de 2012
Tamaño: 1069.921Kb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *