Inicio » Noticias » Internacionales » Estados Unidos procede a proteger 20 especies coralíferas
El coral acropora globiceps, original de las aguas indopacíficas, está registrado para ser protegido por la Ley de Estados Unidos de especies en peligro de extinción.

Estados Unidos procede a proteger 20 especies coralíferas

Comunicado de prensa IIP Digital. Embajada de los Estados Unidos de América.

WASHINGTON. El 27 de agosto Estados Unidos anunció que concederá protección bajo la Ley de especies en peligro de extinción a 20 especies coralíferas. Las 20 especies serán registradas como “amenazadas”, una clasificación menos grave que “en peligro”.

Quince de las especies recién registradas están en las aguas indopacíficas, y cinco son nativas del Caribe, según la Administración Nacional de Asuntos Oceánicos y Atmosféricos (NOAA)

“Los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas biológicamente más diversos de la Tierra y dan vivienda a muchas especies marinas. Es esencial proteger y conservar estos ecosistemas biológicamente ricos, y la Ley de especies en peligro de extinción nos da las herramientas para conservar y recuperar los corales más necesitados de protección”, dijo Eileen Sobeck, viceadministradora de la NOAA para asuntos de pesquerías. “La decisión final es resultado del más amplio dictado de reglamentos jamás antes realizado por la NOAA. La cantidad de información científica buscada, obtenida y analizada, fue algo sin precedentes”.

La decisión final es un cambio importante en relación a la reglamentación propuesta en noviembre de 2012. Dado que la reglamentación fue sometida al comentario público, desde entonces se publicaron muchas nuevos artículos científicos sobre el cambio climático y el hábitat de los corales, su distribución y abundancia, y la NOAA los tomó en cuenta e incorporó información nueva en la decisión final.

El organismo dijo que también tomó en cuenta los amplios comentarios del público como parte de la determinación final del reglamento.

Los nuevos datos presentados luego que fuera propuesto el reglamento, reforzaron la información específica sobre especies disponible para la que la NOAA hiciera su determinación final, de acuerdo a la agencia.

La nueva información también mejoró la comprensión por parte de la NOAA de la diversidad y la abundancia en la distribución del hábitat de los corales, la exposición específica de las especies a las amenazas y su relativa vulnerabilidad o resistencia.

La NOAA indicó que tiene previsto seguir trabajando con las comunidades para ayudarles a entender la forma en que la decisión de la agencia puede afectarles o no. La agencia dijo que los métodos para lograr el cumplimiento de la Ley de especies en peligro son suficientemente flexibles para que puedan usarse para crear asociaciones con las jurisdicciones costeras, de manera que se permita que las actividades sigan adelante sin poner en peligro los corales incluidos en las listas.

Los arrecifes de coral son decisivos para la salud de los ecosistemas marinos y enfrentan graves amenazas, según la NOAA. Los arrecifes de coral han disminuido significativamente en todo el mundo, y algunas especies individuales han declinado en por lo menos un 90 por ciento desde las décadas de las cuales los científicos tienen historiales.

El coral oribicella faveolata, ahora bajo protección federal, se halla en el Caribe, incluyendo los cayos de la Florida y Puerto Rico.
El coral oribicella faveolata, ahora bajo protección federal, se halla en el Caribe, incluyendo los cayos de la Florida y Puerto Rico.

Los arrecifes de coral sanos brindan protección en la costa a las comunidades del entorno y dan habitación a una variedad de especies, incluyendo pesca de importancia comercial. Esos beneficios se pierden cuando los corales se degradan.

Durante el proceso para tomar decisiones la NOAA identificó varias amenazas a los ecosistemas coralíferos. Algunos de los más graves incluyen impactos relativos al cambio climático (aumento de temperaturas del océano, acidificación de las aguas marinas y enfermedades), efectos ecológicos debido a la pesca y mala gestión de la tierra.

La NOAA dijo que trabajará con sus asociados en medidas de mitigación y en planes de recuperación para los corales recién incluidos en las listas. Ello posiblemente incluya enfoques que hayan tenido éxito en otros lugares, como es el manejo de cuencas acuíferas, para trabajar en el tema de la contaminación con sedimentos provenientes de la tierra en las Islas Vírgenes de Estados Unidos y en Hawái y en los esfuerzos de restauración al sudeste de Estados Unidos, donde la NOAA y sus asociados están trasplantando corales cultivados en viveros para ayudar a recuperar los arrecifes dañados.

Desde hace mucho tiempo que Estados Unidos es líder en la conservación medioambiental y las especies de coral recién incluidas en las listas se suman a cientos de otras plantas y animales protegidos por la ley federal de Estados Unidos.

La Ley de especies en peligro de extinción de 1973 pretende conservar los ecosistemas de los que dependen las especies en peligro o amenazadas, establece programas para conservar las especies amenazadas y en peligro y aplica convenciones internacionales con el fin de proteger a las especies en peligro.

Complementa y mejora las protecciones acordadas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), uno de los primeros acuerdos internacionales para enfrentar el clamor de las especies en peligro, que también fue promulgada en 1973.

CITES protege a la especies principalmente por medio de restricciones al comercio. El sistema de CITES para el control internacional del comercio de especies en peligro de extinguirse depende de la adopción y puesta en vigor de las restricciones a las exportaciones e importaciones por los países signatarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *