Para que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) integre la propuesta de paquete económico que entregó al Poder Legislativo en la Cámara de Diputados el pasado 8 de septiembre, necesita contar anualmente con un diagnóstico que cada una de las dependencias federales debe de realizar para conocer el status de su sector.

En el caso ambiental, en el Plan Nacional de Desarrollo (PND 2019-2024) queda establecido que SEMARNAT debe incorporar criterios e instrumentos que permitan alcanzar la meta nacional de un país con bienestar y desarrollo sostenible, bajo la premisa de “producir conservando y conservar produciendo”.

Por razones de espacio, decidí dividir esta colaboración en dos partes, iniciando con esta primera sobre el tema del agua, ya que es al que se destinará la mayor parte del presupuesto en programas y proyectos con recursos asignados.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) es la responsable de hacer la evaluación anual y entregar a Hacienda el diagnóstico del sector ambiental, con base en el cual se estructura la estrategia programática anual en la que se indican las metas a alcanzar.

Inicio afirmando que, para la estrategia de este próximo 2022, se confirma que se fortalecerán las actividades de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) para la realización de los inventarios biológicos del país, que deberán de finalizar con la difusión sobre la riqueza biológica con la que contamos. El que CONABIO sea la dependencia responsable es una buena noticia para el sector, frente a las noticias que se tenían sobre su posible desaparición.

Con el incremento presupuestal asignado al ramo 16 de Medio Ambiente y Recursos Naturales para 2022, el mayor porcentaje de dicho incremento se destinará a la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), con lo que se pretende desarrollar más obras de infraestructura, contemplando la modernización del Acueducto Río Colorado Tijuana, lo que permitirá el suministro de agua potable en Tecate, Tijuana-Rosarito, así como el sistema de saneamiento en la Cuenca del Río Tijuana. También se considera el abasto de agua potable en 18 localidades rurales y la cabecera localizada en Calakmul, así como en 50 comunidades del pueblo Yaqui en Sonora. El programa designado como Agua Saludable para la Laguna, contempla la construcción de la Presa Libertad en la Zona Metropolitana de Monterrey, así como la rehabilitación del Sistema Cutzamala con sus respectivas obras de mantenimiento para el PAI Norte y Sur en la zona metropolitana del Valle de México, que abarca pozos y plantas de bombeo para garantizar el suministro de agua a más de 20 millones de personas.

Sin especificar, se reconfirma seguir con la política de saneamiento, y se tiene contemplada la realización de 205 obras en diferentes lugares del país, 100 obras de alcantarillado y la rehabilitación de 18 plantas de tratamiento de aguas residuales.

El programa que más recursos de CONAGUA obtendrá, será el de PROHTAB en Tabasco, destinado a la protección ante la inundación de centros de población y áreas productivas en dicha entidad. Otro de los programas emblemáticos de la presente administración es el del rescate del Lago de Texcoco en las tierras designadas a lo que iba a ser el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, donde ahora se realizan obras para la conservación y mantenimiento del Lago Nabor Carrillo y la recuperación de cuerpos de agua, humedales y lagunas.

En cuanto al sector productivo, se destinarán recursos para mantenimiento, rehabilitación, modernización y equipamiento de los Distritos y Unidades de Riesgo en todo el país. Además, se realizarán obras de modernización y rehabilitación en Sinaloa con Baluarte – Presidio, Presa Santa María, el Canal Centenario en Nayarit y la rehabilitación de 126 presas a lo largo de la República.

La siguiente semana se especificarán las metas planteadas para el resto de las dependencias del sector ambiental.