Un rubro comprometido con el objetivo del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para alcanzar la autosuficiencia alimentaria es el avícola.

La Unión Nacional de Avicultores (UNA), que preside Juan Manuel Gutiérrez Martín, ya presentó un plan ex profeso a la Sader, que comanda Víctor Villalobos, para aumentar su crecimiento y multiplicar el consumo de granos al campo.

Esta industria produjo, en el 2018, 6.3 millones de toneladas de pollo y huevo, con un valor de 152,000 millones de pesos, lo que significó un avance de 2.8 por ciento.

Hay la convicción de la UNA, que lleva Arturo Calderón, que, a través de acciones de promoción bien encaminadas, se puede subir la dinámica de esa industria a un ritmo de 5% anual.

De momento, una preocupación de los avicultores está en el derrotero de un cupo de importación de pollo a terceros países que se abrió en el 2013 y que básicamente aprovecha Brasil. Desde mayo ya se ocuparon 55,000 toneladas y lo que ahora se busca es que Economía, de Graciela Márquez, ya no lo renueve, máxime que ese país no da facilidades al comercio mexicano.

La UNA ya se entrevistó con el subsecretario Ernesto Acevedo y pronto presentará información detallada con respecto al impacto que generan esas importaciones, básicamente pechuga, que llega en condiciones poco competitivas. Hay la posibilidad de que pronto se renueve la cuota para el 2020. El argumento oficial es un riesgo de desbasto latente por la fiebre aviar. La industria ha comprobado que ya no hay brotes sustanciales, sobre todo, en la producción intensiva.

El negocio avícola mexicano también se ve afectado por importaciones desde Estados Unidos (pollo y pierna) que, se acusa, se hacen en condiciones de dumping. Recién se ganó un amparo y vía judicial se busca detenerlas. Éste es un viejo expediente que se arrastra desde el sexenio pasado. Vía una investigación se comprobó al gobierno el dumping existente.

Se calcula que, de frenarse las importaciones desde EU y Brasil, esto se traduciría en un aumento de 250 millones de pollos en la producción nacional, pero Economía aún deshoja la margarita y sigue abierta la posibilidad de un nuevo cupo para el 2020. Habrá que ver.