Inicio » Noticias » Estatales » Aguascalientes » Faltan más lluvias para echar las campanas al vuelo

Faltan más lluvias para echar las campanas al vuelo

Jaime Arteaga Novoa. El Sol del Centro…

Aguascalientes, Ags.- Para echar las campanas a vuelo en cuanto al presente temporal de lluvias falta todavía mucho, según comentarios de los campesinos de la región de El Llano, donde a pesar de que el panorama ha cambiado para bien de manera radical, todavía “se necesitan otros seis o siete semanas más de lluvias constantes”.

Ese fue el comentario que nos hicieron en Los Conos, municipio de El Llano, donde ha llovido de manera regular, pero aún falta mucho para asegurar que habrá cosechas abundantes. Cuando mucho ha llovido la mitad de lo que debe llover en lo que pudiera considerarse un buen año.

Entre los campesinos viejos de la región hay optimismo pero no se desbordan y es que ellos todavía alcanzaron a ver los silos de Los Conos llenos de maíz y frijol, allá por los años cuarentas del siglo pasado. Hoy esos silos se utilizan para hacer peleas de gallos y bailes porque cosechas importantes hace mucho que no se dan.

Durante un recorrido por El Llano el pasado fin de semana pudimos observar que hay sembradíos de maíz con un tamaño ya importante, pero los campesinos, que son los que saben de esto, consideran que “todavía les falta mucho”, otro tanto cuando menos de lo que ya llovió, de lo contrario…

Por lo pronto algunos bordos están con agua suficiente para que los animales sobrevivan varios meses; sin embargo las presas no han recuperado su nivel, lo ideal sería que ahora que comienza la parte fuerte de la temporada de huracanes, se dieran lluvias intensas para que los escurrimientos comenzaran a bajar a las presas hasta llenarlas.

Cuando menos ya no se ven las tolvaneras de hace unos meses, producto de dos largos años sin lluvias. El panorama es verde y eso ya resulta alentador, además de que ya se cosecharon algunas toneladas de tunas y los nopales presentan buena cara, no como en los dos años anteriores que no hubo nada de nada.

Si en agosto y septiembre hay suficientes huracanes que hagan llover en el altiplano, los campesinos de Aguascalientes y la región estarán del otro lado; de lo contrario quien sabe que vaya a pasar con ellos porque ya no hay grano alguno almacenado y se han perdido muchos animales, a los que tuvieron qué sacrificar antes de que murieran de hambre.

La esperanza sigue viva en el agro aguascalentense, todo es cuestión de que no deje de llover y las presas comiencen a captar agua en abundancia y así tener para futuras siembras, para darles a los animales y para sobrevivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *