Durante los meses de la emergencia sanitaria del Covid-19, la administración de los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) ha dispuesto de poco más de 80,000 millones de pesos en apoyos para sus acreditados mediante diversas medidas, en beneficio de los intermediarios financieros que atiende y que se enfocan a la actividad agroalimentaria del país.

De acuerdo con Alán Elizondo Flores, director general de FIRA, durante estos meses, de las medidas implementadas por este organismo ante la emergencia del Covid-19, la modalidad más demandada ha sido la del crédito y garantías destinados a intermediarios financieros que han requerido dar apoyos a empresas, con nuevos préstamos y reestructuras.

“Este fue uno de los productos más demandados, porque nuestros intermediarios acreditados vivieron un escenario de baja liquidez en los mercados de deuda… Y nos permitió que el fondeo para estos intermediarios estuviera disponible para que pudieran descontar créditos al sector objetivo, en este caso el sector agro, con recursos de nuestra institución”, detalló Elizondo Flores.

Durante su participación en el encuentro de la Red Iberoamericana de Garantías, Elizondo Flores destacó que, si bien el sector agro no ha tenido un impacto tan grave como consecuencia de la pandemia, sí ha sido así con la industria de servicios relacionada con la actividad rural, como el rubro restaurantero, proveedores de la construcción y automotriz e incluso el microcrédito.

“El sector agro ha sido uno de los sectores menos afectados por esta pandemia. En México, fue declarado un sector esencial por su relevancia en la producción de alimentos…nosotros damos financiamiento en el medio rural asociado a todos los servicios que se ofrecen en él, que fueron los más afectados con el cierre de la infraestructura”, declaró el directivo de FIRA.

Elizondo Flores apuntó que, desde abril pasado, FIRA comenzó con la implementación de sus medidas en apoyo a los intermediarios que atiende para reducir el impacto de la emergencia sanitaria; sin embargo, acotó que desde antes se tuvo que hacer un análisis de riesgo para saber en qué sectores habría un mayor impacto y cómo serían las afectaciones.

Reestructuras en servicios

“Los altos riesgos para nosotros, eran empresas que tenían que pasar por un proceso de reestructuración… El sector servicios, no es predominante en un portafolio como el que atiende FIRA, pero es el medio rural, en particular el sector de servicios, donde vimos las mayores condiciones para las reestructuras”, acotó el funcionario.

Derivado de este análisis, la administración de FIRA creó varias vertientes como medidas de apoyo para atender a los intermediarios financieros en el contexto de la emergencia, tales como la reestructura de créditos, extensiones líneas crediticias o garantías para facilitar el reinicio de actividades; los préstamos adicionales en beneficio de empresas no atendidas por el organismo y un esquema de garantía de hasta 80% para intermediarios bancarios que fondean a no bancarios.

De acuerdo con información de FIRA, hasta el 15 de octubre pasado, este organismo había dispuesto de 80,646 millones de pesos en estas medidas, mismos que se han visto reflejados en 49,654 financiamientos.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx