Si la reciente sentencia emitida por la SCJN eventualmente podría dañar las expectativas del etanol y también el plan que trae en la mira Sader, de Víctor Villalobos, para beneficiar con dicho producto a la industria azucarera, se puede decir que este último rubro en general tiene una mejor cara este 2020.

Nada que ver con el 2019 con bloqueos a los ingenios por algunos grupos cañeros, dada la sobreoferta de azúcar, limitaciones para exportar a EU y la presencia de la fructosa, combinación que golpeó los precios de la caña.

Fue necesario que Agricultura orientara subsidios a los pequeños productores, decisión que incluso sorprendió a la CNC, de Daniel Pérez, y la CNPR, de Carlos Blackaller, lo que a la postre desactivó la presión.

Ahora, por la sequía que afectó a la Huasteca y el sureste, se espera una zafra más acotada que andará sobre 5.7 millones de toneladas.

Las mismas circunstancias climatológicas igual dañaron a EU, y en particular la producción de remolacha, lo que mermó su capacidad en unas 500,000 toneladas y beneficiará las exportaciones mexicanas de azúcar.

Ya los expertos consideraban esta situación y se espera que este año se puedan exportar 1 millón 500,000 toneladas contra 800,000 del 2019.

Estas ventas se realizarán con una cotización muy favorable. Mejor que en México y no el mercado spot, lo que mejorará las remuneraciones en el campo.

Hasta la semana pasada sólo faltaba resolver el nuevo Acuerdo de Suspensión con EU. Éste que se firmó por primera vez en el 2014 para detener la fijación de aranceles contra nuestro país y que se revisó en el 2017.

Bueno, pues fíjese que casi simultáneamente con la aprobación del T-MEC por el Senado de EU, el miércoles 15 de enero se firmó el nuevo convenio para el azúcar.

Por México lo suscribió Juan Cortina Gallardo, presidente de la cámara azucarera (CNIAA), y por el Departamento de Comercio de EU, Jeffrey L. Kessler.

Como se esperaba en el texto de cuatro cuartillas, no hubo modificaciones para lo que había pactado, otra buena noticia para el rubro azucarero.

Además, no pesó una sentencia que dictó en octubre el juez de NY Leo M. Gordon a favor del fabricante CSC Sugar LLC y que fue una variable que retrasó este expediente.

Así que se esclarece el horizonte de la industria azucarera para este año que recién comenzó.