Inicio » Carrusel » Fortalecen diputados protección de uso de suelo de terrenos forestales incendiados

Fortalecen diputados protección de uso de suelo de terrenos forestales incendiados

COMUNICACIÓN SOCIAL. CÁMARA DE DIPUTADOS / GACETA PARLAMENTARIA.

Modifican Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, para tipificar uso de estas superficies sin acreditar ecosistema regenerado.

Alarmante, la cantidad de zonas afectadas por incendios forestales en la última década.

Actividades agrícolas y ganaderas representan factores centrales del cambio de uso de suelo: Álvarez Angli.

PALACIO LEGISLATIVO. La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad, con 416 votos, el dictamen para evitar que se otorgue autorización de cambio de uso del suelo en terreno incendiado, sin que hayan pasado 20 años posteriores al siniestro y sin que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) acredite fehacientemente que el ecosistema se ha regenerado totalmente.

El dictamen modifica la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, con la finalidad de tipificar como infracción el realizar, en terrenos incendiados, cualquier actividad o uso distintos a la restauración o al manejo forestal sustentable, dentro de los 20 años siguientes a que haya ocurrido un incendio, cuya acción será sancionada con multa de 150 a 30 mil días de salario.

Con ello, se fortalece la protección de uso de suelo de terrenos forestales incendiados. Además, el Ejecutivo federal podrá decretar vedas forestales cuando tengan como finalidad la regeneración de terrenos incendiados, y se sustituye el término “veces”, con el de “días”, en referencia al salario mínimo estipulado para determinar el monto de las multas establecidas en la ley.

El documento, remitido al Senado de la República para sus efectos constitucionales, indica que en los últimos 10 años la superficie afectada por incendios forestales es alarmante, ya que se han registrado de 2005 a 2015 un total de 87 mil 544 incendios, con una afectación de 3 millones 234 mil 41.88 hectáreas.

La deforestación durante el año de 2014 fue de 5 mil 261 incendios que afectaron a 154 mil 678 hectáreas. De incendios forestales intencionados o por errores humanos que se tuvieron en ese año, a octubre de 2015, suman 3 mil 720 con un total de 87 mil 948.21 hectáreas.

Por ello, señala, es necesario un marco jurídico más contundente para disminuir la cifra de los incendios forestales a su mínima expresión, con la finalidad de salvaguardar en forma ordenada y responsable el capital natural con el que cuenta el país.

Al fundamentar el dictamen, el presidente de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, diputado Arturo Álvarez Angli (PVEM), expresó que México es uno de los cinco países más ricos en diversidad biológica y la gran mayoría se encuentra en sus ecosistemas forestales; sin embargo, las actividades agrícolas y ganaderas han representado los factores centrales del cambio de uso de suelo en el país.

Precisó que uno de los graves problemas que enfrenta el campo mexicano es el que representan los incendios forestales, que generalmente son ocasionados por el uso indebido e irresponsable del fuego en esas áreas del país.

“Hemos destruido una gran cantidad de nuestros recursos forestales en aras, generalmente, de darle un uso diverso al suelo, principalmente en actividades productivas o simplemente con el propósito de mantener ociosa la superficie siniestrada, para justificar el cambio en aprovechamiento o explotación de otro tipo de recursos diversos de los forestales”, alertó.

El dictamen, expuso, tiene la finalidad de hacer más drástica la medida legal para lograr el objetivo de regenerar el suelo siniestrado; por ello, debe transcurrir el periodo de los 20 años y demostrar la regeneración absoluta y total del ecosistema, para autorizar el cambio de uso de suelo.

Álvarez Angli mencionó que estos cambios permitirán lograr la regeneración de los bosques y selvas que son afectados por el mal manejo de fuego, y se pretenden erradicar las nocivas prácticas de incendios de predios que generan un pasivo ambiental considerable en las áreas forestales del país.

En los posicionamientos, el diputado José Alfredo Ferreiro Velazco (Encuentro Social) resaltó que el objetivo es inhibir los incendios forestales provocados, en razón de las grandes afectaciones que se producen a los bosques y selvas del país. “Se hace necesario reforzar y endurecer el marco jurídico para disminuir el número de quemas”, manifestó.

Los procesos de remediación y restauración resultan onerosos y tardados; se necesitan de 15 a 25 años para lograr la reforestación de un área afectada por un incendio forestal. El manejo incorrecto de los usos de suelo de las áreas incendiadas, se traduce en la mayoría de las ocasiones, en la imposibilidad de lograr la restauración natural de los sitios afectados, precisó.

Francisco Javier Pinto Torres, diputado de Nueva Alianza, mencionó que México es un país forestal, porque un 70 por ciento de su territorio, es decir, poco más de 140 millones de hectáreas tienen el potencial ecológico para sostener recursos forestales; sin embargo, todos estos se encuentran en grave peligro y tienden a desaparecer a una velocidad de 600 mil hectáreas por año.

Por ello, dijo, se tiene la responsabilidad de controlar, subsanar y prevenir los factores que destruyen los recursos. “Al establecer mejoras en la norma, se crean las condiciones para disfrutar un medio ambiente más sano. La norma se fortalece ante un severo panorama de deterioro ambiental, explotación inadecuada e incremento acelerado de factores que contribuyen al cambio climático”, explicó.

De Movimiento Ciudadano, la diputada Angie Dennisse Hauffen Torres celebró que se apruebe un dictamen que busca modificar los usos de suelo de los terrenos forestales afectados por incendio en los 20 años posteriores al siniestro, al inhibir su práctica e incrementar las sanciones de conductas vinculadas a atentar contra el patrimonio forestal de México.

“En estos días en que se desarrolla en París la XXI Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático, es de celebrarse que esta soberanía contribuirá así a la salvaguarda del medio ambiente global, pues la protección de los ecosistemas forestales es una de las más sensibles agendas pendientes en la materia”, añadió.

La diputada María Chávez García (Morena) consideró que las zonas forestales son imprescindibles para la vida en el planeta. De acuerdo con el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México, cada año se pierden alrededor de 500 mil hectáreas de bosques y selvas; el país ocupa el quinto lugar de forestación a nivel mundial, lo que “coloca en riesgo de extinción a una gran variedad de plantas y animales, así como a muchas comunidades”.

Indicó que los incendios constituyen una causa significativa de deforestación y los recursos para combatirlos son reducidos. Tan sólo el año pasado, en México se registró un total de 5 mil 325 incendios forestales, afectando 155 mil 533 hectáreas. “Tomemos en cuenta que el 99 por ciento de los incendios forestales son causados por el ser humano y buena parte son premeditados, con la intención de poder cambiar el uso de suelo”.

Alma Lucía Arzaluz Alonso, diputada del PVEM y proponente de la reforma, señaló que este dictamen garantizará la protección de los recursos ambientales más vulnerables e indispensables, pero “desafortunadamente los recursos ambientales se ven amenazados por diversos factores, siendo los incendios una de las causas que más afecta a su preservación”.

Recordó que México cuenta con innumerables aportaciones y riquezas de índole cultural y biológica. Su ubicación geográfica hace que se considere uno de los países denominados megadiversos, siendo una de las principales naciones con mayor superficie forestal a nivel internacional, por su privilegiada extensión de bosques y selvas, comentó.

El diputado Juan Fernando Rubio Quiroz (PRD) expresó que uno de los mayores problemas a nivel mundial y de México, es la deforestación y degradación de los bosques y selvas a causa, principalmente, de las actividades agropecuarias, seguidas por los desmontes ilegales y los incendios forestales. La pérdida, agregó, trae como consecuencia daños en el aspecto social, a la salud humana y al medio ambiente.

Con estas reformas, continuó, se busca contribuir a generar un modelo de desarrollo forestal que promueva el aprovechamiento de forma sustentable y preservar el medio ambiente. “Debemos construir una estrategia que logre frenar el acelerado deterioro de los ecosistemas y revertir la tendencia que ha significado la pérdida de áreas durante un prolongado periodo de tiempo, lo cual ha profundizado el empobrecimiento de muchas comunidades rurales”, afirmó.

Por Acción Nacional, el diputado René Mandujano Tinajero, puntualizó que la deforestación de los bosques y la degradación endémica de los ecosistemas son una amenaza para el equilibrio ecológico.

Agregó que la principal causa de la deforestación de los bosques son los incendios forestales que varían en su magnitud. Por ello, sostuvo, el dictamen garantizará que no se autoricen cambios en el uso de suelo sin que hayan pasado 20 años.

El diputado Andrés Aguirre Romero (PRI) relató que la meta es alcanzar un bienestar social con calidad; sin embargo, dijo que México ocupa los primeros lugares a nivel mundial en materia de deforestación, representando el 8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Destacó que las cifras de incendios son alarmantes, pero es más preocupante la responsabilidad de los tres órdenes de gobierno y la poca eficiencia del conjunto de normas jurídicas vigentes.

Del PVEM, la diputada María Ávila Serna se pronunció a favor del dictamen por considerar que atiende la problemática de los incendios forestales y prioriza la salvaguarda de los bosques y selvas en nuestro país. Además, dijo, con esta reforma se reducirá la destrucción y fragmentación de ecosistemas, al mismo tiempo que protegerá la biodiversidad que contiene.

Norberto Antonio Martínez Soto, diputado del PRD, mencionó que el tema de incendios forestales se agrava cuando se comprueba que en la mayoría de los casos son recurrentes, afectando la misma superficie en periodos cortos de tiempo, lo que impide que la masa forestal alcance su pleno desarrollo, su turno biológico y económico y, en consecuencia, deterioren el entorno ambiental.

Finalmente, la diputada priista María del Carmen Pinete Vargas comentó que el país ocupa, a nivel internacional, los primeros lugares en deforestación, lo cual debe ser motivo de preocupación y análisis. Estimó que las reformas son un importante paso en la promoción de un desarrollo sustentable, respetuoso de las presentes y futuras generaciones.

Dictamen que modifica la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *