Inicio » Noticias » Estatales » Golpe a criadores: roban 380 pavos en 3 meses

Golpe a criadores: roban 380 pavos en 3 meses

FRANCISCO TRIANO Y JESÚS GÓMEZ JIMÉNEZ. TABASCO HOY.

La nula vigilancia policíaca y la falta de alumbrado público obligan a criadores a unirse en los pueblos.

Golpe a criadores: roban 380 pavos en 3 meses
Ante el alarmante índice de robo buscan electrificar las mallas y hacer grupos de vigilancia.

Criadores de pavos criollos de los municipios de Jalpa, Nacajuca y Cunduacán alertaron a las autoridades municipales debido al alto índice de robos; según lo documentado por el gremio chontal, los ladrones se han llevado en tres meses 380 aves de corral y ahora se las tienen que ingeniar para que sus aves lleguen a la cena de Navidad y año nuevo.

Y es que a la fecha, un guajolote se llega a cotizar en el mercado local entre 700 y mil pesos, dependiendo el tamaño y los meses que tengan de edad.

De acuerdo a informes de delegados municipales y Comisarios ejidales, en las comunidades de Cunduacán existen 400 pequeños criadores de pavos criollos, los cuales “adelantan” (crían) un promedio de tres mil aves anualmente.

Desde octubre, noviembre y diciembre, el robo de pavos se incrementa en las más de 130 comunidades, llegándose a contabilizar el robo de unos 50 mensualmente, donde los afectados ya no acuden a interponer denuncia ante la Fiscalía, porque aseguran que nunca detienen a los ladrones y sólo los hacen perder tiempo y dinero.

María Josefa García, de Libertad, explicó que ella vive en una de las regiones más inseguras, donde desde hace unos diez años ha venido dedicando su tiempo a la cría de pavos criollos, ya que al final del año con su venta, representan una “entradita” de dinero.

En Jalpa se llevan 120

En Jalpa de Méndez los pobladores de la villa de Jalupa, están sufriendo un serie de robos de las aves de traspatio, tan solo esta semana los ladrones se han llevado 120 pavos por las noches, dejando a las familias sin su sustento y ventas en las próximas semanas. Los afectados acusan que es la falta de vigilancia policíaca, pues debido a su ausencia, los ladrones entran a las granjitas y viviendas a llevarse los animales criollos.

Según los afectados de los tres barrios y del área del centro de villa Jalupa, por más que encierran sus animales junto con aves de traspatio por las noches, los ladrones aprovechando la oscuridad y la falta de vigilancia policíaca, que nunca la hay en este lugar, se aprovechan y se llevan los animalitos que con tanto sacrificio las familias crían y desarrollan para alimentarse y vender algunos en la época de Navidad como la venidera.

Se llevan hasta los pollitos

Por último, en Nacajuca, Carlos Cerino, Juana Jiménez, entre otras personas que viven en los barrios locales, explican que la ola de robos de estos animales está disparada en esta villa, debido a que muchas personas campesinas, al dormirse por estar cansadas por su trabajo rudo en el campo, son víctimas de los ladrones que aprovechan para llevarse las aves.

Dicen que tan solo esta semana, según cifras concentradas, robaron unos 90 pavos, sin sumar las gallinas y patos criollo y hasta los pollitos.

“En un día me robaron 25 animalitos”

Doña Rebeca Linares denunció que le robaron 25 pavos hace un mes, los cuales resguardaba en un cuarto de su casa, los dejaba con candado y aun así los delincuentes se le metieron y se los llevaron todos, originándole una pérdida económica de casi 20 mil pesos.

Por eso, agregó que ellos como pequeños criadores de pavos criollos se las tienen que ingeniar para poder proteger a sus parvadas de los ladrones, cuidándolos de noche, haciendo guardias.”Es la única forma de hacerle frente a la delincuencia que pretende tomar de rehén a la zona indígena”. Dijo.

Tres claves de la noticia:

CÓMO
Los afectados exigen mayor patrullaje por las noches y madrugadas en las comunidades rurales.

CUÁNDO
Los delincuentes envenenan a los perros para ingresar a las parcelas y llevarse los pavos tranquilamente.

DÓNDE
Los muncipios más afectados por esta actividad son Nacajuca, Jalpa de Méndez y Cunduacán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *