Director General: Eduardo Goycoolea Nocetti. Subdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
lunes , 27 septiembre 2021
Inicio » Noticias » Nacionales » Grandes marcas alimentan el cambio climático: reporte de Greenpeace

Grandes marcas alimentan el cambio climático: reporte de Greenpeace

Compartir es bueno:

COMUNICADO DE PRENSA GREENPEACE.

El ciclo de vida de sus envases de plástico genera gran cantidad de GEI.

Sin compromisos de reducción ambiciosos, la producción de plástico podría triplicarse para 2050 y las emisiones globales del ciclo de vida del plástico aumentarían más del 50 % para 2030.

WASHINGTON, DC. Coca-Cola, Nestlé y PepsiCo están propiciando la expansión de la producción de plástico y alimentando el cambio climático. Los empaques de plástico de un solo uso son motor clave en la expansión del sector y las grandes empresas de bienes de consumo están fracasando en reducirlos de manera importante.

Más del 99% del plástico es fabricado utilizando combustibles fósiles[1] y  en cada etapa del ciclo de vida del plástico: extracción del gas y el petróleo, el refinado y la producción, su incineración y llegada a rellenos sanitarios, incluso al reciclarlo se emiten grandes cantidades de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Un informe publicado hoy por Greenpeace USA En las entrañas de la emergencia climática: cómo las empresas de bienes de consumo están impulsando la expansión de los plásticos de las grandes petroleras (The Climate Emergency Unpacked: How Consumer Goods Companies are Fueling Big Oil’s Plastic Expansion), expone los vínculos comerciales entre las marcas más grandes del mundo y las compañías de combustibles fósiles, y la falta de transparencia en torno a las emisiones de los envases y empaques de plástico.

“A pesar de sus mejores esfuerzos para parecer amigables con el clima, compañías como Coca-Cola, PepsiCo y Nestlé están trabajando junto a la industria de los combustibles fósiles para expandir la producción de plástico, lo que podría poner al mundo en niveles de emisiones catastróficos. Las mismas marcas conocidas que están impulsando la crisis de la contaminación plástica están contribuyendo a alimentar la crisis climática”, dijo Graham Forbes, líder del Proyecto Global de Plásticos de Greenpeace USA.

Si bien la cadena de suministro de plásticos es opaca en gran parte, el informe identificó relaciones entre las nueve principales empresas de bienes de consumo investigadas y al menos una importante empresa de combustibles fósiles y / o petroquímica. Según el reporte, Coca-Cola, PepsiCo, Nestlé, Mondelēz, Danone, Unilever, Colgate Palmolive, Procter & Gamble y Mars compran envases de fabricantes suministrados con resina plástica o productos petroquímicos de empresas conocidas como ExxonMobil, Shell, Chevron Phillips, Ineos y Dow. Sin transparencia en torno a estas relaciones, las empresas de bienes de consumo pueden en gran medida eludir la responsabilidad por las violaciones ambientales o de derechos humanos cometidas por las empresas que suministran plástico para sus envases.

El informe muestra que las empresas de bienes de consumo también se han asociado con empresas de combustibles fósiles durante décadas para promover el reciclaje de plástico a pesar de sus fracasos. Explica cómo estas industrias han trabajado juntas para oponerse a legislaciones que restringirían los envases y empaques de un solo uso y han abogado por los llamados proyectos de “reciclaje químico o avanzado”, el cual genera grandes impactos ambientales El informe también encuentra que las industrias de combustibles fósiles y bienes de consumo a menudo trabajan a través de grupos de fachada que abogan por estas soluciones falsas, incluidas la Alliance to End Plastic Waste, The Recycling Partnership, y el  American Chemistry Council.

“La colusión entre las grandes marcas de bienes de consumo y las empresas de combustibles fósiles/petroquímicas resaltada en este informe es relevante para México porque refuerza el llamado hecho por Greenpeace México y la Alianza México sin Plástico (AMSP) a los legisladores a incluir la Responsabilidad Extendida de los Productores (REP) en la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR). Por mencionar un ejemplo relevante para el país,  el informe menciona cómo Alpek/DAK Americas, una empresa con sede en Nuevo León que es uno de los principales productores de PET del mundo, contribuye al abastecimiento de envases plásticos para satisfacer la demanda de las nueve empresas de bienes de consumo analizadas en el informe.  Es decir, se trata de una relación estrecha entre empresas que no sólo inundan los ecosistemas con residuos plásticos sino que además exacerban el cambio climático. Por ello, ambos tipos de empresas deben asumir la responsabilidad que les corresponde en dejar de impulsar una economía fósil y en dejar atrás el uso de plásticos desechables a través de alternativas más sostenibles para las personas consumidoras, para lo cual la REP es esencial”, recalcó Ornela Garelli, especialista en Consumo responsable y  cambio climático de Greenpeace México .

“Está claro que muchas empresas de bienes de consumo quieren ocultar sus estrechas relaciones con las empresas petroquímicas y de combustibles fósiles, pero este informe revela hasta qué punto están trabajando para lograr objetivos comunes que contaminan el planeta y dañan a las comunidades de todo el mundo”, continuó Forbes. “Si estas empresas realmente se preocuparan por el medio ambiente, pondrían fin a estas alianzas y se alejarían de los plásticos de un solo uso de inmediato”.

Sin una acción urgente, la producción de plástico podría triplicarse para 2050, según estimaciones de la industria. Según estimaciones de CIEL, este crecimiento proyectado aumentaría las emisiones globales del ciclo de vida del plástico en más del 50 por ciento con respecto a los niveles de 2019 para 2030, lo que equivale a casi 300 centrales eléctricas de carbón. Este es el mismo período de tiempo en el que el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático advirtió que las emisiones causadas por los seres humanos deben caer casi un 50 por ciento para limitar el calentamiento a 1,5 ℃.

Greenpeace está pidiendo a las empresas de bienes de consumo que avancen urgentemente hacia sistemas de reutilización y productos sin empaque. Las empresas deben eliminar gradualmente todos los plásticos de un solo uso y ser más transparentes sobre su huella plástica, incluida la huella climática de sus envases. Se insta a las empresas que han trabajado juntas para oponerse a legislaciones que restringirían los envases y empaques a apoyar un ambicioso tratado mundial sobre plásticos que aborde todo el ciclo de vida del plástico y enfatice la reducción.

Notas:

Resumen ejecutivo en español disponible en el siguiente enlace https://www.greenpeace.org/mexico/publicacion/49056/en-las-entranas-de-la-emergencia-climatica/

Reporte completo En las entrañas de la emergencia climática: cómo las empresas de bienes de consumo están impulsando la expansión de los plásticos de las grandes petroleras, en inglés https://www.greenpeace.org/usa/reports/the-climate-emergency-unpacked/

[1]  CIEL. 2019. Plastic & climate: The hidden costs of a plastic planet (Plástico y clima: Los costos ocultos de un planeta plástico). https://www.ciel.org/wp-content/uploads/2019/05/Plastic-and-Climate-FINAL-2019.pdf

 

Compartir es bueno:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *