Inicio » Carrusel » Greenpeace presenta queja ante CNDH por omisiones del gobierno federal en la preservación de la vaquita marina

Greenpeace presenta queja ante CNDH por omisiones del gobierno federal en la preservación de la vaquita marina

BOLETÍN DE PRENSA. GREEN PEACE.

Gobierno saliente de Enrique Peña Nieto tendrá que rendir cuentas por extinción de más del 70 por ciento de ejemplares de vaquita marina en sólo dos años.

Próxima administración deberá atender con plan integral esta emergencia.

Ciudad de México, 1 agosto 2018.- Titulares de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), así como de otras dependencias, serían responsables de violar diversas garantías por no lograr la conservación de la vaquita marina, de acuerdo con una queja que presentó Greenpeace México el día de ayer 31 de agosto de 2018, ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

La queja también señala la responsabilidad de las autoridades al frente de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas; de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente; de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca; y el Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura, por haber cometido omisiones en su responsabilidad de protección, conservación y recuperación de la especie vaquita marina que habita en el Alto Golfo de California, y que está a punto de extinguirse.

Greenpeace señaló principalmente la ausencia de coordinación entre las instituciones y la evasión de responsabilidades para cumplir con lo que les mandata varias leyes nacionales y tratados internacionales en materia de preservación de biodiversidad y otros derechos. Estas omisiones conllevaron a que en sólo 20 años, la especie pasará de 567 a 30 vaquitas marinas que sobreviven al menos hasta 2016. Durante la administración del actual gobierno representó una caída del más de 70% en el número de ejemplares desde 2015.

Las medidas emprendidas por el gobierno para salvar a la vaquita marina han sido insuficientes a pesar de que esta especie está enlistada en la NOM-059-SEMARNAT-2010, y en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (conocida como CITES por sus siglas en inglés) como especie en peligro de extinción, así como en la Lista Roja de Especies en peligro crítico de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

En concreto, las instituciones habrían violado los derechos a: un medio ambiente sano para el desarrollo y bienestar de las personas; un desarrollo sustentable; que se preserve y se restaure el equilibrio ecológico; que se conserven los elementos naturales; la conservación de la diversidad biológica por su valor intrínseco y por su importancia para la evolución y para el mantenimiento de los sistemas necesarios para vida de la biosfera; así como a la conservación de la diversidad biológica in situ o en sitio de los ecosistemas y hábitats naturales, y el mantenimiento y la recuperación de poblaciones viables de especies en sus entornos naturales.

Estas dependencias, entre otras responsabilidades establecidas en diversos documentos oficiales, debieron desarrollar e implementar estrategias que erradicaran o disminuyeran la utilización de artes de pesca no selectivas como las redes de enmalle o agalleras; artes de pesca que capturan a la vaquita de manera incidental.

Asimismo, debió atender con urgencia la falta de ordenamiento pesquero en la región del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, y en el área de refugio de la vaquita; la falta de observación del orden jurídico en general, y en particular en materia de pesca y de protección al ambiente; la falta de inspección y vigilancia; y la falta de coordinación entre las diversas dependencias federales.

A unos meses de acabar su gobierno, la administración federal que encabeza Enrique Peña Nieto deberá rendir cuentas sobre el desarrollo y ejecución de estrategias y acciones durante su administración, así como del ejercicio del presupuesto público destinado para la protección, conservación y recuperación de la especie vaquita marina, ya que en las partidas presupuestales no hay claridad sobre los montos específicos asignados anualmente a esta tarea, ni existen documentos oficiales que desglosen claramente cómo se ha ejercido ese dinero.

Por otro lado, Greenpeace exhorta a la administración entrante del virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a que en el manejo integral de zonas costeras y marinas ponga énfasis en establecer los términos y condiciones bajo los cuales se atenderá la situación de la vaquita marina en el Alto Golfo de California, esto con el fin de que haya oportunidades de desarrollo pesquero para las y los pobladores de la zona y al mismo tiempo se garantice la máxima protección que necesita la vaquita marina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *