Como parte del acuerdo para reducir importaciones de maíz, la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y la industria, en la que participa Grupo Maseca (Gruma), para este año se prevé el incremento del grano en 7.4% en México, impulsado por iniciativas de apoyo al campo.

La firma encabezada por Juan González Moreno y la dependencia al frente de Víctor Villalobos han impulsado diversos programas para garantizar el abasto del maíz blanco y ayudar a los productores a eficientar sus procesos agrícolas.

Tan solo con el Programa de manejo integral de maíz blanco del norte de TamaulipasGruma tiene el reto de reducir, en el mediano plazo, sus importaciones de maíz y comprar a productores del estado cerca de 400,000 toneladas que son adquiridas en Estados Unidos.

Actualmente, la empresa importa 600,000 toneladas de maíz al año, que representan 24% de las 2.5 millones de toneladas de maíz que procesa en México. Con este programa, las importaciones se reducirían al 8% y beneficiaría a los productores de grano del estado.

A la par, la empresa continúa con su férreo apoyo al incremento de la producción y conservación del maíz nativo en el México, que cuenta con la mayor cantidad de variedades de este cereal de todo el mundo.

En el país existen más de 300 variedades derivadas de 64 razas de maíces nativos, que miles de familias campesinas han cultivado ininterrumpidamente por generaciones.

Existe el compromiso de la industria del maíz con la Sader de trabajar de manera conjunta para mejorar la productividad de los agricultores de maíz nativo en el estado de Chiapas, la cual podría duplicarse en el mediano plazo.

Gruma se comprometió a comprar 2,000 toneladas de maíz nativo blanco producido por agricultores de Guerrero; 2,000 toneladas de maíz nativo azul, proveniente de Puebla; y 1,000 toneladas de maíz nativo azul de Oaxaca. Mientras que  fortaleció la compra de maíz azul nativo en el Estado de México, donde anualmente compra 7,000 toneladas del grano.

rrg