domingo , 20 septiembre 2020
Inicio » Noticias » Ciencia » Habrá suficiente semilla certificada de chile habanero

Habrá suficiente semilla certificada de chile habanero

semillas-de-chile-habanero-var-chichen-itza-certificado-7374-MLM5195919708_102013-FVerónica Martínez. Por Esto…

En septiembre próximo, la primera cosecha en la Planta Productora de Chile Habanero del Parque Científico arrojará unos 250 kilogramos de semillas certificada, suficiente para cubrir toda la demanda de la Península de Yucatán y de otras regiones.

Así lo aseguraron ayer Nancy Santana Buzzy, investigadora y titular del programa de mejoramiento del chile habanero en el CICY, y Guillermo Zetina Rosado, responsable de la planta productora en el citado parque.

Las variedades de semilla que se tendrán son la Mayan Ba’alché, Mayan Kisín y Mayan Chac en 5 de los 6 invernaderos que hay en el parque y el precio de venta será de 20 mil pesos por kilo.

POR ESTO! publicó el lunes el reclamo de productores por el desabasto de semilla certificada de chile habanero, lo que les ha impedido cubrir la demanda del mercado.

También se informó que el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural del Gobierno del Estado, Felipe Cervera Hernández, previó que esa semilla estaría disponible hasta el próximo año.

Sin embargo, ayer en un recorrido por la Productora de Semillas del Parque Científico de Yucatán, la titular del programa de mejoramiento genético del chile habanero y el responsable de la planta productora afirmaron que la semilla estará lista en septiembre, ya que se sembró a principios de mayo y se calcula que de los 5 invernaderos se obtengan 250 kilos de semilla disponible para los productores de la Península y cualquier otro interesado.

La compra se hará a través del área de vinculación del CICY en Mérida y el precio es de 20 mil pesos por kilo.

La investigadora relató que desde el 2012, productores, estudiantes e investigadores iniciaron el proceso de producción de semilla, ya que la productora del Parque Científico aún no operaba y que del 2012 al 2013 lograron una producción de 20 kilogramos, que fueron vendiendo paulatinamente; en el primer año fueron 3 kilos, en el siguiente 12 kilos y de enero a mayo de este año vendieron 5 kilos, con lo que se agotó lo que se había producido y ahora hay que esperar a septiembre, cuando se obtendrá la nueva cosecha.

La Productora de Semilla del Parque Científico fue inaugurada en el 2013, pero no fue sino hasta mayo de este año cuando se empezó con la siembra de la semilla de habanero; el retraso, explicó el responsable, fue por el proceso de ir recibiendo la maquinaria de Holanda y de adaptar la tecnología.

Origen

“Yucatán es centro de origen genético del chile habanero y no es posible que importe la semilla; vimos las posibilidades, así que se hizo la colecta, la selección, la evaluación, la caracterización, contemplamos el desarrollo de la diversidad genética, porque ya se tiene la huella genética, y cómo protegerla de la piratería, usar la biotecnología y así logramos el banco de germoplasma del chile habanero, donde hay 250 variedades diferentes, de las cuales 60 están caracterizadas; el resto no se ha hecho porque falta recurso y nadie quiere dar para eso.

“De las 60 caracterizadas, 38 fueron para mejoramiento genético y, de ésas, 6 ya tenemos certificadas por el SNICSS; nuestro compromiso es con los productores para que tengan la semilla certificada disponible y, como nosotros no teníamos terreno para producir la semilla, trabajamos con los productores en el 2012 y 2013, al tiempo que se iba trabajando la productora”, dijo.

Destacó que la tecnología está lista para producir híbridos de lo que la Península requiera, pero se necesitan recursos que no están disponibles a pesar de tener el número uno para el género en el mundo.

Fábrica de semilla

La Productora de Semillas del Parque Científico se diseñó desde el 2011, pues la investigadora planteó que de nada servía caracterizar y desarrollar la semilla si no le llega al productor.

“No es nada más tener variedades certificadas y una denominación de origen y que no se le entregue al productor, y en lugar de eso compren a las transnacionales y por eso dijimos que debía haber una productora de semillas; se diseñó en el 2011 y se inauguró el año pasado, se hicieron las pruebas y ahora es la primera vez que se siembra, ésos son los invernaderos”, dijo la investigadora.

Comentó que mientras la productora estaba lista, ella y su equipo de trabajo sembraron en menos de 10 hectáreas con productores de Izamal, Ixil, Chicxulub Pueblo, Tzucacab, Muna y Oxkutzcab las 6 variedades certificadas y obtuvieron los 20 kilogramos que vendieron desde el CICY en 2012, 2013 y hasta mayo del 2014.

Este año la producción será en 5 de los 6 invernaderos del Parque Científico: 2 invernaderos con Mayan Kisín, 1 con Mayan Chac y 2 con Mayan Ba’alché.

Cada invernadero mide 500 metros cuadrados y hay 1,280 plantas en cada uno y se obtendrán 50 kilos de semilla de cada invernadero, lo que suman los 250 kilogramos de semilla que estará disponible para los productores en septiembre.

Resaltaron que en Yucatán hay 400 hectáreas disponibles para la siembra de habanero para lo cual se requieren 50 kilos de semilla; esto significa que habrá 200 kilos adicionales para compradores de otros Estados.

¿Por qué el retraso?

La planta productora se inauguró en el 2013, pero empezó a trabajar en mayo pasado. Zetina Rosado explicó que el retraso se debió a los procesos de adaptación y prueba de la maquinaria, así como al protocolo de importación y manejo, aunado a que no estaba todo listo.

“Aunque se inauguró en el 2013, los invernaderos no estaban listos, el laboratorio no estaba concluido y eso fue atrasando, además de las pruebas y que la maquinaria tuvo que traerse de Holanda.

“Ya una vez operando se busca que esta Productora trabaje de manera cíclica, si nos dan semilla del CICY pues con la del CICY o con otras semillas que nos traigan, puede ser la del Inifap. Esta Productora depende por ahora de recursos, principalmente federales, pero está proyectado que para el 2016 sea autosuficiente”, dijo Zetina.

La investigadora comentó que una vez que los productores tengan acceso a la semilla certificada, ellos podrán reproducirla, pero deberá ser en ciertas condiciones para evitar la contaminación y, además, se harán pruebas de esas semillas en cada región del Estado.

Con respecto a las exportaciones de semilla a países y Estados, se trabaja para que sean variedades híbridas, a fin de proteger las variedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *