miércoles , 12 agosto 2020
Inicio » Opinión » Impactos ambientales inesperados

Impactos ambientales inesperados

JOSÉ SARUKHÁN. EL UNIVERSAL.

contaminación-de-plásticoBuscando los efectos que el aumento de la temperatura del aire en el mundo puede tener sobre la estabilidad de las corrientes marinas, me topé con la información sobre un fenómeno conocido, pero impactante por su dimensión: la contaminación por plásticos en todos los océanos del mundo.

La basura plástica, surgida del desagüe de los ríos al mar, forma remolinos o vórtices gigantescos de desechos causados por el movimiento de las corrientes marinas; hay cinco de ellos en los grandes mares del globo, el más grande de ellos en el Océano Pacífico. Su tamaño es difícil de estimar, pues está formado de particulado plástico de muy pequeño tamaño —como si fuese confeti— imposible de detectar en imágenes de satélite; esto requiere muestrear por barco ingentes extensiones marinas; las estimaciones de su superficie varían entre 700 mil y 15 millones de km2 . En este mismo espacio, el 16/08/2013, describí la situación de estos grandes vórtices. La contaminación por plásticos se ha incrementado 500% en las últimas tres décadas.

Hace poco se publicó un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Dublín (M. A. Browne et al. Environ. Sci. Technol., 2011, 45 [21], 9175–79) que hace aun más alarmante la situación de contaminación plástica marina. Los investigadores encontraron en 18 sitios muestreados en todo el planeta que la mayor parte del material contaminante son fibras plásticas de tamaño microscópico, producidas por ciertas prendas de vestir al ser lavadas y que acaban, después de pasar por el drenaje, en los océanos. Este es el primer estudio acerca del impacto ambiental global de las fibras textiles; en opinión del Dr. Browne, “un tercio de la comida que ingerimos está contaminada con este material”; no sé si el cálculo es correcto, el hecho es que los micro-plásticos han invadido toda la cadena trófica marina afectando a los organismos marinos y a quienes los consumimos, y esto es un asunto preocupante.

Muchas industrias de ropa utilizan fibras plásticas , como polyester y nylon, en la confección de sus prendas de vestir, de manera que cada vez que se lavan, se desprenden cantidades de microfibras del material plástico que acaban en el mar y son ingeridos por los peces más pequeños, y esos materiales se mueven en la cadena trófica a los peces de mayor tamaño, que son los que comemos. Muchas de esas fibras plásticas son fácilmente combustibles y son usadas en la confección de ropa deportiva, cobijas, almohadas, etc. Los retardantes de fuego usados para tratar estas prendas tienen también efectos nocivos para la salud humana, pues varios de ellos (en especial los llamados PBDE) son agentes cancerígenos, afectan el desarrollo neuromotor y producen problemas tiroidales. Aunque ya se han tomado medidas para reducir el uso de estos materiales, siguen siendo utilizados profusamente por muchas industrias.

Esta información debe servirnos no como un elemento amarillista para generar alarma social, sino para aprender a actuar como consumidores informados en la adquisición de los bienes, alimentos y servicios que a diario obtenemos. Existen grandes volúmenes de información en internet sobre estos temas; la recomendación a mis [email protected] es acceder a los sitios de instituciones respetables y reconocidas por su seriedad y credibilidad. Lo que no debemos hacer es continuar siendo consumidores ciegos y sordos a la información científica seria que apunta a problemas que nos afectan seriamente a nosotros y a nuestras familias.

Investigador emérito de la UNAM y coordinador nacional de la Conabio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *