Estados Unidos planea investigar presuntos subsidios en la producción de frutas y verduras de México, pero la realidad es que estas subvenciones cumplen con las reglas internacionales y, más aún, están enfocados a otros bienes como el maíz, la leche y el ganado, cuestionó la principal asociación de importadores estadounidenses de frutas y hortalizas. En la víspera, el Representante Comercial de Estados Unidos publicó un plan que incluye investigaciones de la Sección 201 -salvaguardas- sobre arándanos y potencialmente sobre fresas y pimientos morrones.

“Esta acción motivada políticamente socava directamente el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, posicionando a los Estados Unidos como un socio comercial poco confiable a pesar de cualquier acuerdo comercial que negocien”, dijo la Asociación de Productos Frescos de las Américas (FPAA, por su sigla en inglés).

México es el socio comercial más grande de Estados Unidos, con un clima ideal para frutas y verduras frescas.

“Lamentablemente, la política partidista no tuvo en cuenta los mejores intereses de los agricultores, las empresas y los consumidores estadounidenses que probablemente verán un aumento en los costos de los alimentos”, agregó.

La FPAA argumentó que incluso el propio análisis del Departamento de Agricultura de los programas de subsidios recientes en México “muestra cuán insignificantes” son las inversiones en comparación con la agricultura estadounidense.

“Además, estos programas se enfocan en maíz, trigo, ganado, leche, frijoles secos y otros productos básicos de granos para los pequeños y medianos productores de las regiones más pobres del país”, enfatizó.

[email protected]