Inicio » Noticias » Internacionales » Inaceptable para México plan de investigar prácticas desleales

Inaceptable para México plan de investigar prácticas desleales

SUSANA GONZÁLEZ Y ALEJANDRO ALEGRÍA. LA JORNADA.

Posible, que el país se levante de la mesa del TLCAN, advierte presidente del consejo empresarial

Para México es totalmente inaceptable la propuesta de Estados Unidos de rediseñar el mecanismo de investigaciones sobre prácticas desleales de comercio y aplicarla sólo a ciertos productos agropecuarios por temporadas de cosechas, advirtió el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.

Obviamente es clarísimo que se está aplicando para los productos defensivos de Estados Unidos. En principio, la lista tendría que ser completa y no debería de existir esta recomendación porque, por su naturaleza, no cumple con los requisitos de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en términos de investigaciones, sostuvo el funcionario, entrevistado tras reunirse con su homólogo de Australia, Steven Ciobo.

En tanto, por primera vez desde que inició la renegociación, Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), admitió abiertamente que sí existe una posibilidad de que México se levante de la mesa por causas que el país no pueda cumplir como buscan los otros dos socios comerciales.

El presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), Bosco de la Vega, explicó que cuando inició el proceso, el ramo agropecuario era el más seguro, pero en la tercera ronda que se realizó en Ottawa, Canadá, recibió la embestida más grande por el plan de temporalización propuesto por Estados Unidos.

Es mejor aguantar 4 por ciento de arancel, como lo establece la OMC, dijo, a un mal acuerdo y esperar a que salga el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para iniciar otra negociación. Además, aseguró que sin Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), los más afectados serán los consumidores de Estados Unidos, pues el arancel que paguen ellos puede ser de 12 por ciento.

Guajardo previó que en la cuarta ronda de la renegociación del TLCAN, que inicia en Washington dentro de una semana; es decir, el miércoles 11 de octubre, “la mayor parte de los capítulos estarán en blanco y negro, definiendo y contrastando las posiciones… Estamos acercándonos a una etapa donde el universo de diferencias comienza a ser más claro”.

Sostuvo que, como se anunció, se avanzó de una manera rápida en ciertos capítulos, como pequeñas y medianas empresas, telecomunicaciones, competencia y prácticas comerciales. En la tercera ronda se aterrizaron textos que ya esperábamos, como los objetivos que entregó el gobierno de Estados Unidos a su Congreso.

Foto

Ildefonso Guajardo, secretario de EconomíaFoto María Meléndrez Parada

Para la cuarta ronda se espera que los equipos negociadores presenten nuevos textos de alto nivel de complejidad en temas de reglas de origen o la aplicación de la llamada cláusula sunset que Estados Unidos pretende que se incorpore al TLCAN para que éste sea revisado cada cinco años pero que Guajardo insistió en que no tiene definición clara en tratados comerciales de esta naturaleza.

El sector industrial mexicano manifestó estar dispuesto a ampliar el tiempo de renegociación del TLCAN, siempre y cuando se logre un buen tratado, indicó el vicepresidente de comercio exterior de la Canacintra, Arturo Rangel. En un escenario donde faltan cuatro de siete rondas calendarizadas, hay temas pendientes como el automotriz y la posición de la industria es dejar las reglas de origen como están por ahora y no abordar el tema de salarios.

Si Estados Unidos cumple su amenaza de abandonar el tratado el costo económico que tendrá que pagar será muy alto y recaerá principalmente en sus consumidores, advirtió Cristina Tomás, experta en economía global, así como vicedecana y responsable de la Escuela de Posgrado de la EAE Business School, considerada como una de las 15 mejores escuelas de negocios del mundo.

Recordó que el sector agropecuario ha sido uno de los rubros donde el comercio trilateral se ha visto más favorecido y aunque Estados Unidos sea deficitario con México, éste depende de las importaciones de granos básicos. En caso de que se afecte el flujo comercial entre ambas naciones es previsible que el precio de los alimentos se encarecerá para los estadunidenses.

Además, será muy difícil y llevará mucho tiempo que el gobierno del presidente Donald Trump pueda generar empleos y el regreso de varias industrias a su país, como las del sector automotriz, porque fueron desmanteladas desde hace años a partir de que consideraron que resultaba más barato importar productos de otros países que fabricarlos, comentó la académica en un encuentro con medios. De instalarse nuevas empresas en territorio estadunidense no tendrán la misma ventaja que México de contar con mano de obra barata, comentó la académica de la EAE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *