miércoles , 12 agosto 2020
Inicio » Carrusel » Inclusión y asociatividad, fórmula viable para alcanzar la seguridad alimentaria: Agricultura

Inclusión y asociatividad, fórmula viable para alcanzar la seguridad alimentaria: Agricultura

BOLETÍN DE PRENSA SADER.

Anuncian Esquema de Financiamiento Emergente para Café, que forma parte de una estrategia de Producción para el Bienestar; se prevé atender a 20 mil cafeticultores de pequeña escala, para que sostengan su actividad en el marco del COVID-19.

​El secretario Víctor Villalobos Arámbula aseguró que la asociatividad con fines productivos entre los agricultores de pequeña escala en el sector rural representa una formula factible para desarrollar mejores esquemas de financiamiento, usar tecnologías apropiadas, certificar producción y abrir nuevos canales de comercialización.​

​Resaltó el subsecretario Víctor Suárez el avance en apoyos a productores indígenas, quienes representan 35.3% de los beneficiarios de PpB; se ha rebasado la meta del Anexo 10 del PEF sobre Erogaciones para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

CIUDAD DE MÉXICO. Las acciones de inclusión y asociatividad con fines productivos entre los agricultores de pequeña escala en el sector rural representan una fórmula viable para potenciar los programas prioritarios e instrumentar mejores esquemas de financiamiento en el campo mexicano, afirmó el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula.

Permiten también a los productores el uso de tecnologías apropiadas, certificar la producción, abrir nuevos canales de comercialización e incluso participar en el mercado de exportación, destacó el funcionario federal.

Al participar en la conferencia de prensa de los Programas de  Bienestar de este día, aseguró que la Secretaría de Agricultura es la responsable de garantizar la seguridad alimentaria con soberanía, a través del impulso de una agricultura productiva, sustentable e incluyente, con la entrega de apoyos directos a los productores que más los requieren, acompañamiento técnico y su integración asociativa para vincularse de manera efectiva en las cadenas productivas.

En Palacio Nacional, el titular de Agricultura señaló que estas acciones se apoyan y gestionan con los Sistema Producto Agrícolas, como los de granos básicos (maíz, frijol, arroz y trigo), café, caña de azúcar, oleaginosas y perennes, (incluidos forrajes y frutas), hortalizas, legumbres, flores y ornamentales, con énfasis en los rubros de contratación de cosechas, acopio y distribución.

Entre los ejemplos de trabajo asociado para el desarrollo territorial y bienestar, apuntó, está el café, enfocado a buscar las mejores condiciones de comercio para los productores pequeños de Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Guerrero; oleaginosas, con el desarrollo de transferencia de tecnologías; vainilla, por su producción y fomento al consumo, y plátano, que fomenta el desarrollo a nivel de ejido en zonas de Chiapas.

El subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria, Víctor Suárez Carrera, y la directora general del ramo, Mariel Karina Zamora, dieron a conocer el Esquema de Financiamiento Emergente para Café, que atenderá con créditos blandos a alrededor de 20 mil productores de café arábiga de pequeña escala del país, muchos de ellos de zonas indígenas que nunca han recibido créditos formales.

El esquema se inserta en una de las estrategias del programa Producción para el Bienestar (PpB): la estrategia de fomentar el acceso al financiamiento formal de los productores beneficiarios del PpB para complementar los apoyos directos del programa con financiamientos adecuados a sus condiciones.

Mariel Zamora precisó que el esquema consiste en créditos anuales de 10 mil pesos por hectárea, con un límite de tres hectáreas por productor, con posibilidad de renovación anual; los créditos se otorgarán por medio de las organizaciones.

El propósito es que los productores organizados cuenten con liquidez y puedan sostener su actividad productiva, ante los impactos sanitarios y económicos derivados del COVID-19, señaló.

Dijo que el esquema se ejecutará de manera coordinada entre la Secretaría de Agricultura, Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND) y la Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café (Amecafé).

Los créditos, agregó, están dirigidos a productoras y productores de organizaciones económicas de café que se encuentren al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones crediticias (organizaciones) y sean elegibles de la garantía del fideicomiso que ha establecido la Amecafé en beneficio de sus asociados.

El esquema tiene el respaldo de ese fideicomiso y de otro más constituido con recursos del programa Producción para el Bienestar, el FONAGA-ProBienestar, administrado por FIRA, indicó.

Este esquema es novedoso porque reconoce a los productores de pequeña escala como actores productivos que pueden hacer frente a un financiamiento formal y además se adapta a sus condiciones, con montos suficientes para atender sus necesidades y sin riesgo de comprometer su patrimonio, dijo la funcionaria.

Subrayó que los productores deberán cumplir en tiempo y forma con sus obligaciones de pago del crédito, pues, de otra manera, perderían su derecho a recibir los apoyos de PpB.

Destacó que los créditos tendrán tasas competitivas, de TIIE más seis puntos porcentuales, que disminuirán en cuatro puntos porcentuales por pago oportuno de los créditos; los recursos del reembolso llegarán directamente a los productores.

Así, comentó, la tasa final que podría alcanzarse sería de alrededor de siete por ciento anual, y los vencimientos de capital e intereses también serían anuales (acorde con los tiempos de cosecha del café). Los productores acreditados contarán con acompañamiento técnico para impulsar su productividad con prácticas agroecológicas.

Mariel Zamora expuso que el esquema es uno de los resultados que ha dado la negociación y el diálogo logrados en el Grupo Intersectorial del Café (GIC), en el cual participan la AMECAFÉ y directivos de las secretarías de Agricultura, Medio Ambiente, Economía y Bienestar, así como del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP); la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco); el organismo Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex); el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), y de la banca de desarrollo rural, FIRA y la FND.

Aclaró que en el GIC se abordan, en reuniones periódicas y de forma integral, los temas de la cafeticultura: promoción del mercado interno, ordenamiento del mercado internacional, precios justos, sanidad vegetal, normas oficiales mexicanas y compras de Segalmex, entre otros.

Metas cumplidas en pago a productores indígenas

Por otra parte, el subsecretario Víctor Suárez reiteró la importancia del programa Producción para el Bienestar, que entrega apoyos directos a productores de pequeña y mediana escala de granos, caña de azúcar y café.

Dijo que al 10 de julio PpB lleva un avance de metas de 86.2 por ciento en términos de monto (nueve mil 82 millones de pesos de un presupuesto de 11 mil millones) y de 94.5 por ciento en cuanto a número de productores atendidos (un millón 984 mil 351 de un total previsto de 2.1 millones).

Resaltó en su exposición que del total de un millón 984 mil 351 productoras y productores que han recibido sus apoyos de PpB, 35.3 por ciento, esto es, 700 mil 436, son indígenas; están presentes en 17 estados y pertenecen a 53 pueblos indígenas de un total de 68 existentes en el país.

Explicó que, en este año, esos productores han recibido dos mil 472.8 millones de pesos, con lo cual el programa cumplió ya e incluso rebasó su meta establecida en el Anexo 10 del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), sobre Erogaciones para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas.

Los productores indígenas apoyados se ubican en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Puebla e Hidalgo (que concentran el 81 por ciento del total de estos beneficiarios) y en Yucatán, Chihuahua, Estado de México, Campeche, San Luis Potosí, Quintana Roo, Michoacán, Durango, Nayarit, Jalisco y Querétaro, precisó.

Recordó que el PpB incorporó en 2019 a 236 mil 755 productores indígenas que nunca habían sido objeto de apoyo de un programa de fomento productivo; ellos ya recibieron sus apoyos en el actual ejercicio 2020, con un monto de 780.1 millones de pesos.

Informó el subsecretario que otros 41 mil 500 productores indígenas (de Campeche, Jalisco, Michoacán, Quintana Roo y Yucatán) son objeto de incorporación en procesos que están en marcha actualmente.

El cumplimiento de meta del Anexo 10 se da al tiempo que el PpB también atendió ya prácticamente, con 99.5 por ciento de avance, la meta establecida en el Anexo 13 del PEF sobre Erogaciones para la Igualdad entre las Mujeres y Hombres, tal como se reportó en la Conferencia de Programas Bienestar del 28 de junio pasado, especificó.

Hasta ahora, 616 mil 167 productoras mujeres han recibido sus apoyos de PpB; representan 31.1 por ciento del total y el monto recibido asciende a dos mil 732.2 millones de pesos, refirió el funcionario.

VERSION ESTENOGRÁFICA. Conferencias sobre Programas del Bienestar. Producción para el Bienestar.

DESCARGA PRESENTACIONES

Producción para el Bienestar. Avances al 10 de julio de 2020. Esquema de Financiamiento Emergente para el Café.

Producción para el Bienestar. Inclusión y Asociatividad.

VIDEO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *