Inicio » Carrusel » Industria Agroalimentaria: la más afectada por sequía atípica en Sonora

Industria Agroalimentaria: la más afectada por sequía atípica en Sonora

ROBERTO BAHENA. EL SOL DE HERMOSILLO.

La prolongada sequía viene precedida de otro evento extraordinario, como lo fueron las lluvias atípicas de noviembre y diciembre del 2019, que hacen que el panorama no sea tan desolador

La sequía que actualmente se vive en la entidad, es calificada por todos los sectores como algo verdaderamente atípico, pues se ha extendido a lo largo del verano y salvo algunas ligeras lluvias, hasta el momento no ha habido precipitaciones de consideración.

Esto ha puesto en predicamentos a los sectores agroalimentarios de la entidad, como lo son la ganadería y la agricultura, esta última con una planeación para el ciclo de cultivo en puerta, que inicia en octubre

Esto hace que la falta de agua sea un factor realmente preocupante, a lo que se suma que no se pudo cultivar la cantidad de sorgo que se requiere para el alimento del ganado, se tiene que recurrir a forrajes más caros, lo cual ante los problemas económicos que ha dejado la contingencia por Covid-19, se agrava.

Cortesía | @ansalatina

Sin embargo, la prolongada sequía viene precedida de otro evento extraordinario, como lo fueron las lluvias atípicas de noviembre y diciembre del año pasado, que hacen que de momento el panorama no sea tan desolador.

José María Martínez Rodríguez, director general del Organismo de Cuenca Noroeste (OCNO) de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), explicó que aunque efectivamente no ha llovido ni de cerca lo que se esperaba, el sistema de presas tiene más captación que el año pasado debido a las lluvias de fin de 2019.

“Tenemos una situación verdaderamente atípica, porque por un lado las presas se encuentran en niveles que no teníamos el año pasado, es decir, estamos en condiciones, prácticamente en todas ellas por arriba de los registros del año pasado”, indicó.

Foto: Carlos Villalba | El Sol de Hermosillo

A nivel estatal en 2019 se tenía el 47% de acumulado en las presas, pero hasta septiembre de este año se cuenta con el 66.3%, es decir, las presas todavía reflejan los buenos registros de lluvia que se registraron en noviembre del 2019 y en marzo de este año.

“En términos de las presas podría decir que el sistema más importante que es el del Río Yaqui, tenemos ahorita comparados con el año pasado, 17% superior; es decir el año pasado estábamos casi con el 52% de llenado y en este momento encontramos casi al 70% de llenado”, subrayó.

Sin embargo, el titular de OCNO de Conagua enfatizó que en términos de precipitaciones sí hay un déficit muy considerables, pues en junio, julio y agosto han sido meses muy malos comparados con la media histórica.

“Para poner un ejemplo, en junio, julio y agosto debimos haber acumulado 190.8 milímetros de precipitación, como media; y solamente registramos en esos tres meses de este año 92.1, es decir poco menos del 50% de lo debimos haber tenido de precipitaciones”, aseguró.

Hay esperanza y posibles buenas noticias

Históricamente el mes de septiembre es de los más llovedores en Sonora y los pronósticos marcan que se compondrá la situación con precipitaciones por encima de la media, pero en los últimos años han ocurrido cuestiones extraordinarias en cuestión de captación de lluvia.

“Se han movido mucho los patrones de lluvia desde hace dos, tres años; y si tenemos un cierre de año como el que esperaríamos o al menos sea cercano al del año pasado, sí garantizaríamos que las presas se sigan comportando al nivel que tenemos actualmente”, manifestó.

¿En caso de que no?

Si de nuevamente no se cumplen los pronósticos, se tendría que evaluar la situación, por el ciclo agrícola que ya está encima, más la cuestión ganadera, pero el consumo humano debe estar garantizado.

“El cierre de este año tendríamos que hacer una valoración de cómo se comportó el agua y qué tanto acumulamos al final del año en las presas, que ya inicia el mes que entra la actividad en los valles del Mayo y del Yaqui”, argumentó.

Aun así, de momento el vital líquido acumulado hasta el momento alcanzaría para iniciar con las siembras, pero sí preocuparía seriamente el que no se registren lluvias y se tendrían que evaluar las medidas a tomar.

“Para arrancar el próximo ciclo agrícola estamos en muy buenas condiciones, pero nos siguen haciendo falta los registros normales que esperamos cada año en la época de verano, ahí sí tenemos problemas que se pueden hacer muy serios si continuamos tal como está en este momento”, puntualizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *